Notas
Lo mejor apareció al final
Publicado por: Patricio Y√°√Īez
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El Blog de Pato Y√°√Īez

 

Sobre el cierre de su ciclo, la Selecci√≥n Nacional ofreci√≥ uno de sus buenos partidos con Marcelo Bielsa en el banco al derrotar a Uruguay, aunque el marco de ‚Äúamistoso‚ÄĚ le puede quitar lustre al resultado obtenido anoche ante el cuarto puesto del Mundial de Sud√°frica, que se vio superado en todas sus l√≠neas por el once chileno.

Bielsa

ANFP.cl

Al inicio del partido se adelantaron √Ālvaro Pereira, Egidio Ar√©valo R√≠os y Walter Gargano buscando copar el centro de la cancha y llegar a la porter√≠a de Bravo. Pero, una vez acomodado Chile en el terreno, se impuso la tenencia del bal√≥n de un once que sali√≥ sin armador (funci√≥n que se repart√≠an Alexis S√°nchez y Fabi√°n Orellana, quienes bajaban alternadamente para generar juego) y que se apoyaba en la recuperaci√≥n de pelota de los volantes Marco Estrada (que aportaba su faceta de lanzador, aunque con defectos en el c√°lculo de sus env√≠os) y de Mauricio Isla, quien tras el Mundial mejor√≥ una enormidad en su desarrollo ofensivo y que en el Monumental form√≥ una sociedad letal con Alexis S√°nchez, reflejada en la jugada del primer gol: pase al vac√≠o de Isla que control√≥ el tocopillano para derrotar a Muslera.

El trabajo realizado por la escuadra nacional retrasó en demasía las posiciones del conjunto uruguayo, que no pudo urdir un juego de conjunto, dejando muy aislados en el área chilena a Diego Forlán, Luis Suárez y Edinson Cavani, quienes aportaron muy poco a la causa visitante.

Y es que lo hecho por la ‚ÄúRoja‚ÄĚ en Macul fue un partido de autor, en el que la mecanizaci√≥n de movimientos aprendida a lo largo de tres a√Īos fue llevada un paso m√°s all√° por los jugadores y avanzaron al crecimiento como apunt√≥ Bielsa en la conferencia luego del encuentro (en donde se le not√≥ muy contenido ya sea con las emociones -que estaban a flor de piel- o para no ahondar m√°s en sus dichos de hace 15 d√≠as sobre Jorge Segovia), brindando una vuelta de tuerca en la que el equipo, dentro del esquema del rosarino y respetando la premisa de atacar siempre, se permiti√≥ incorporar elementos de presi√≥n, rotaci√≥n y posicionamiento en el terreno que constituyen el af√°n de mantener su patr√≥n de juego, llegue quien llegue a la banca de la Selecci√≥n .

En la segunda fracci√≥n, Arturo Vidal tom√≥ las banderas, aprovechando el flanco dejado por la expulsi√≥n de Walter Gargano y el medioterreno nacional volvi√≥ a adue√Īarse del campo con mucha libertad y supo liquidar el pleito con la generosa ayuda del portero uruguayo, aunque el marcador pudo tener una mayor diferencia a favor de Chile si Fabi√°n Orellana cerraba mejor su gran entrada por el centro de la zaga celeste o Esteban Paredes defin√≠a con calma el centro desde la banda derecha. La clave fue hacer rotar el bal√≥n y llevar el juego a las bandas para sacarle rendimiento a los valores del equipo rojo.

Lo que viene trae consigo bastantes signos de interrogaci√≥n: ¬ŅQui√©n ser√° el t√©cnico?, ¬ŅCu√°l ser√° su esquema?, ¬ŅC√≥mo va a jugar?, ¬ŅEn qui√©nes basar√° su oncena titular? Y la m√°s importante de todas: ¬ŅQu√© presidente le elegir√°? Pero, despu√©s de lo visto la noche del mi√©rcoles, vale la pena volver la mirada a la cancha y almacenar en la memoria emotiva lo ocurrido en Macul, desde la incondicionalidad del p√ļblico con la propuesta de Marcelo Bielsa a c√≥mo se reflej√≥ en el c√©sped, que ojal√° sea el punto de partida para el viaje a la identidad del f√ļtbol chileno.

Tendencias Ahora