Notas
Nuevo envío de militares norteamericanos intensifica combates e irrita a los afganos
Publicado por: Karen Vergara
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Símbolo de la estrategia ofensiva de la administración Obama, los refuerzos norteamericanos enviados recientemente a la región de Wardak, cerca de Kabul, intensificaron los combates, con la consiguiente irritación de la población, que podría inclinarse a favor de los talibanes.

El jueves, cerca de 300 afganos manifestaron gritos de “Muerte a Am√©rica” en el distrito de Sayedabad, al d√≠a siguiente de una operaci√≥n mort√≠fera de la OTAN en el pueblo de Zarin Jil.

El mi√©rcoles de noche, las fuerzas de la coalici√≥n asaltaron la casa de un habitante del pueblo, Nimhajuddin, y mataron a sus tres hijos. La OTAN afirm√≥ que sus soldados hab√≠an matado a “tres rebeldes”. “Por lo que sabemos, no hubo v√≠ctimas civiles”, a√Īadi√≥ este viernes uno de sus portavoces.

“Los hijos de Nimhajuddin son estudiantes en Kabul y no tienen nada que ver con los talibanes”, respondi√≥ el jefe del distrito de Sayedabad, Nimatul√° Mirjel, citando los nombres de las escuelas frecuentadas por las tres v√≠ctimas.

Error o no, el asunto es molesto para las fuerzas de la OTAN, encargadas de pacificar Wardak pero cada vez más acusadas por la población de alimentar la violencia. El pasado 30 de enero, la OTAN mató por error en esta zona a cuatro soldados afganos.

Cerca de 4.000 militares estadounidenses llegaron desde hace un a√Īo y medio a las dos provincias de Wardak y Logar, vecinas y claramente infiltradas por los talibanes.

Wardak, una provincia rural, conservadora y tradicionalmente reticente a toda autoridad central, m√°s a√ļn extranjera, es un terreno propicio para los talibanes. Al igual que ellos, los habitantes son en su mayor√≠a de etnia pashtun (en un 70%), y est√°n influidos por una rigurosa escuela de pensamiento sunita.

A fines de 2001, los talibanes salieron huyendo de la invasión internacional, pero a partir de 2005 regresaron a Wardak, aprovechando la falta de desarrollo y la debilidad del gobierno, pese a que Kabul está a menos de 50 km de la capital provincial, Maydan Shar.

“El gobierno ya no controla nada, exceptuando uno o dos edificios oficiales, en cinco de los nueve distritos de la provincia”, explica Waheedul√° Qarimzai, un empresario local candidato a las elecciones parlamentarias del pr√≥ximo septiembre. De hecho, actualmente el ejecutivo considera “de alto riesgo” la mayor parte de la provincia.

La instalaci√≥n de nuevas unidades estadounidenses desde hace un a√Īo y medio ha intensificado los combates. “Hemos constatado un fuerte aumento de los incidentes, en particular en los distritos pashtunes”, apunta un responsable occidental de seguridad en Kabul. Esos incidentes son m√°s frecuentes en Sayedabad y Jaratu, donde las fuerzas afganas y de la OTAN se ven constantemente atacadas.

Mohamad Atik, de 50 a√Īos, parti√≥ recientemente de su casa familiar en Jaratu para instalarse en Kabul, harto ya de verse “constantemente entre dos fuegos”.

“La poblaci√≥n tiene miedo. Los cohetes de los talibanes destruyen nuestras casas, y tememos que la OTAN nos bombardee o venga a capturarnos o matarnos en sus operaciones nocturnas”, cuenta.

“La gente no siempre quiere a los talibanes, pero los respetan porque les tienen miedo”, explica Jan Mohamad, de 35 a√Īos, tambi√©n procedente de Jaratu.

“Vista la situaci√≥n, si tenemos que elegir, preferir√≠amos que los estadounidenses se marchen y nos dirijan los talibanes”, confiesa Mohamad Atik.

Tendencias Ahora