Nacional
Lunes 16 abril de 2018 | Publicado a las 07:58 · Actualizado a las 09:27
La desesperada b√ļsqueda de 4 madres que denuncian adopciones irregulares en dictadura
Publicado por: Catalina Díaz La información es de: Carlos Agurto
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Una duda que las atormenta desde muy j√≥venes une a Jeannette Aguilera (47), M√≥nica Albornoz (52), Cristina Novoa (57) y Nora Ya√Īez (55), luego de dar a luz a sus primeros hijos, los perdieron. Les dijeron que hab√≠an muerto y a pesar de creer, tal vez por falta de experiencia o por los duros a√Īos que se viv√≠an en esa √©poca, nunca quedaron tranquilas.

Estos pueden ser nuevos casos de adopciones ilegales durante la dictadura cívico-militar de Augusto Pinochet, pero en la provincia de Bío Bío. Así al menos lo creen ellas, quienes nuevamente concibieron la incertidumbre reprimida, tras las diversas publicaciones periodísticas y la investigación que encabeza el ministro de la Corte de Apelaciones, Mario Carroza.

Era 1977 y Cristina Novoa Pinto en ese entonces ten√≠a 16 a√Īos, no sab√≠a leer ni escribir, pero estaba esperando a su primer hijo y lo llamar√≠a Jos√©, como su pareja. Las fechas y los detalles los recuerda bien, el parto fue el 2 de enero en el Hospital de Laja, ‚Äúmi beb√© naci√≥ sano y fuerte; pes√≥ 3 kilos 250 gramos; todo en perfecto estado‚ÄĚ, se√Īala.

Hasta ah√≠ iba bien, al menos durante las primeras horas luego del parto, ya que indica que su hijo ‚Äúestuvo solo dos d√≠as a mi lado. De pronto me dicen que mi beb√© estaba enfermo y deb√≠a ser trasladado al Hospital Regional de Concepci√≥n‚ÄĚ. No le qued√≥ m√°s que aceptar y le hicieron firmar un documento que supuestamente autorizaba el traslado a un hospital de Santiago que nunca especificaron.

Cristina continuó en Laja esperando novedades. Un día una funcionaria del recinto asistencial lajino, fue hasta su casa para darle la peor noticia que hasta el momento había recibido.

‚ÄúMe dijo que mi beb√© hab√≠a fallecido y yo le pregunt√© ‚Äė¬ŅC√≥mo pod√≠a hacer para ir a Santiago y buscar el cad√°ver?‚Äô, y me dijo que no val√≠a la pena que fuera, porque lo hab√≠an quemado (sic)‚ÄĚ, record√≥ la mujer de actuales 57 a√Īos.

Pese a su intenci√≥n de viajar a la capital para recuperar lo que quedaba de su peque√Īo Jos√©, no lo logr√≥, debido a la situaci√≥n precaria en la que viv√≠a, y agrega “tampoco me entregaron alg√ļn papel, ni el acta de defunci√≥n, ni nada‚ÄĚ.

Un a√Īo m√°s tarde, tambi√©n en Laja

Cristina tiene una vecina de nombre Nora Y√°√Īez, es dos a√Īos menor que ella (tiene 55) y tambi√©n dio a luz a su primer hijo en el Hospital de Laja. Ten√≠a 15 a√Īos. ‚ÄúMi ni√Īo Jos√© Luis‚ÄĚ -como ella lo recuerda-, naci√≥ con cerca de 8 meses, el 21 de mayo de 1978.

Apelando a su eterna nostalgia, se√Īala que ‚Äúnaci√≥ bien, un ni√Īo sano; era grande; llor√≥ con fuerza, como corresponde‚ÄĚ. Asegura que siempre estuvo a atenta a todo el procedimiento, de hecho recuerda que ‚Äúme lo pusieron en la guatita para cortar su cord√≥n umbilical y tambi√©n vi que est√° bien y sanito‚ÄĚ.

Su primera experiencia como madre hasta ah√≠ iba muy bien, pero de un momento a otro ‚Äúme lo sacan de la sala, porque como era prematuro, me dijeron que lo llevaban para Los √Āngeles, para ponerlo en una incubadora‚ÄĚ de ah√≠ en m√°s ‚Äúno me permitieron verlo‚ÄĚ, pero cuando terminaron el trabajo de parto pudo observar que estaba en una sala y al pasar ‚Äúlo alcanzo a divisar que lloraba y lloraba con una fuerza, porque el ni√Īo naci√≥ s√ļper bien‚ÄĚ, insiste.

Tal vez ese fuerte llanto se adelantaba a lo que vendr√≠a. Mientras estuvo hospitalizada en Laja, Nora consultaba constantemente por tel√©fono sobre el estado de salud de su Jos√© Luis, que ya permanec√≠a en la capital provincial de B√≠o B√≠o, ah√≠ siempre le contestaban: ‚Äús√≠, est√° bien su ni√Īo‚ÄĚ.

Luego del alta, un d√≠a viernes -recuerda-, no llam√≥ pero acord√≥ con su pareja (actual marido) viajar hasta Los √Āngeles para ir verlo y saber m√°s detalles de su estado. Al llegar y consultar por el beb√©, se√Īala que recibi√≥ una dura respuesta: ‚ÄúSu hijo muri√≥ el d√≠a viernes, tuvo un paro card√≠aco‚ÄĚ.

A pesar de su negativa de creer lo que le hab√≠an dicho, pidi√≥ el cuerpo, pero le habr√≠an se√Īalado que no se lo entregaron porque pas√≥ el fin de semana y lo enterraron en una fosa com√ļn. La duda de Nora se acrecent√≥, porque pese a tener un supuesto contacto telef√≥nico constante, nunca le avisaron de alg√ļn problema.

Al igual que en el caso de Cristina, le hicieron firmar un documento justo despu√©s de saber de la muerte del peque√Īo, por lo que con la conmoci√≥n, asegura que no recuerda lo que dec√≠a el papel.

Lo que sí recuerda, es que insistió en que le pasaran a su hijo, pero solo la ingresaron a una sala donde habían muchos bebés, con frustración indica que los pudo ver a distancia y eran todos iguales, así que no logró saber si ahí estaba el suyo.

A 30 a√Īos de lo ocurrido aun no se resigna, actualmente tiene otros 4 hijos pero las dudas la embargan, por eso con convicci√≥n, pero voz temblorosa y quebrada expresa que ‚Äúnunca pude aceptarlo, no lo acept√© jam√°s, porque la p√©rdida de un hijo no se recupera nunca, jam√°s. Aunque se haya muerto como ellos me dijeron, o ahora m√°s aun que estamos con esa esperanza de que est√© vivo, m√°s aun ha crecido nuevamente este dolor‚ÄĚ.

Mismos hospitales y sin cuerpo

1982, M√≥nica Albornoz de actuales 52 a√Īos, ten√≠a 17. Es y era de Renaico, Regi√≥n de La Araucan√≠a, pero recuerda que viv√≠a en un sector rural en las cercan√≠as de Concepci√≥n, aunque constantemente tomaba el tren para visitar a su familia y realizarse controles en la comuna de la Provincia de Malleco. Estaba embarazada y su objetivo era tener a su peque√Īa Mar√≠a Luisa en Angol.

Sin embargo su primera hija adelantar√≠a en algo los planes, en octubre realiz√≥ su tradicional traves√≠a, pero a mitad de camino comenz√≥ con trabajo de parto. El tren se detuvo en Laja y la inernaron en el hospital de esa comuna, sin siquiera saber ni conocer lo que a√Īos antes le hab√≠a ocurrido a Cristina y Nora.

M√≥nica detalla que cuando ‚Äútuve a mi guagua, el doctor me la pas√≥, yo la vi y estaba bien. La tuve como 10 minutos en mis brazos y de repente el doctor me dice que tienen que llev√°rsela porque la van a poner en incubadora para llev√°rsela a Los √Āngeles‚ÄĚ.

La seguridad y el cargo hicieron que ella confiara en la palabra del m√©dico. D√≠as m√°s tarde, tras recibir el alta, fue hasta Los √Āngeles a consultar por su hija, pero tendr√≠a una informaci√≥n en el Hospital angelino que no olvidar√≠a jam√°s.

‚ÄúMe dijeron que mi guagua hab√≠a muerto y no me entregaron papeles, ni una cosa. Tampoco me entregaron cuerpo, nada. Y en esos tiempos no ten√≠a mucha personalidad como para preguntar (‚Ķ) Yo siempre me qued√© con esa angustia en m√≠, de no tenerla donde irla a llorar, una sepultura, pero nunca me imagin√© algo m√°s‚ÄĚ, manifiesta.

Despertó y decidió hacer algo

Un reportaje le hizo aflorar un sentimiento reprimido a Jeannette Aguilera de 47 a√Īos, la publicaci√≥n hablaba de la investigaci√≥n que lleva adelante el ministro de la Corte de Apelaciones, Mario Carroza. Se trata de las adopciones irregulares que quedaron al descubierto en 579 documentos de Telma Uribe, asistente social de 96 a√Īos, inculpada por presuntamente participar de estos hechos.

Todos los recuerdos de Jeannette le cayeron encima. ‚ÄúYo el 18 de marzo de 1989, (ten√≠a 17 a√Īos y) fui a dar a luz a mi primer hijo con 8 meses y medio, en el Hospital de Los √Āngeles. Cuando √©l naci√≥ lo sacaron de la pieza y me dijeron que hab√≠a muerto‚ÄĚ, detalla la madre.

A√Īade que ‚Äúcuatro o cinco horas m√°s tarde, ped√≠ ver el cuerpo y me dijeron que no, que mi hijo hab√≠a muerto porque tra√≠a un bracito doblado hacia atr√°s y ped√≠ el cuerpo y me dijeron que no, porque ya lo hab√≠an sepultado en una fosa com√ļn. Me qued√© con la duda casi 29 a√Īos‚ÄĚ.

Sin embargo, las publicaciones period√≠sticas le hicieron tomar la iniciativa junto a su marido de buscar orientaci√≥n y consult√≥ en la Polic√≠a de Investigaciones de Los √Āngeles, no sin antes publicar a trav√©s de Facebook sus dudas.

Fue ahí donde conoció a Mónica, Cristina y Nora. Se dio cuenta que sus historias son similares, no hubo cuerpo de los supuestos bebés muertos, ni documentos que respaldaran la defunción. Todas eran madres primerizas y menores de edad. Además los episodios transcurrieron en dictadura.

Incompetencia

La orientación recibida por la PDI, la transmitió a las otras madres y juntas volvieron al cuartel para presentar las respectivas denuncias, las que fueron acogidas y enviadas a la Brigada de Homicidios.

El jefe de dicha secci√≥n especializada, comisario Jaime Quiroz, confirm√≥ la recepci√≥n de √©stas y detall√≥ que ‚Äúcomo Brigada de Homicidios, nosotros adoptamos el procedimiento respectivo‚ÄĚ y derivaron los antecedentes al Ministerio P√ļblico.

Consultada la Fiscal√≠a Regional del B√≠o B√≠o, declinaron dar una declaraci√≥n p√ļblica y desde su departamento de comunicaciones, se limitaron a indicar que tuvieron que declararse incompetentes por la fecha en que ocurrieron los hechos y traspasaron los informes al Juzgado del Cr√≠men de Los √Āngeles.

Madres de Bío Bío

La fe se ha restablecido en sus vidas. Sus objetivos solo son saber la verdad y conocer a sus hijos. También esperan que el Instituto Nacional de Derechos Humanos se haga parte en sus casos, como lo ha hecho hasta ahora en Santiago.

Nora Y√°√Īez, madre de Jos√© Luis, tiene esperanza y sue√Īa con que esto llegue a buen puerto. Su voz y semblanza se vuelven a quebrar cuando intenta explicar c√≥mo se siente y qu√© es lo que quiere ella junto a las otras madres de la Provincia de Biob√≠o, cuyos casos ‚Äďsospechan- podr√≠an ser parte de las adopciones ilegales registradas en dictadura.

‚ÄúTengo la esperanza de que pueda aparecer (su hijo), estar en alg√ļn lugar y que pueda encontrarlo. Poder verlo y abrazarlo, y poder descansar de este dolor‚ÄĚ, sostuvo emocionada.

Nelson Ojeda | RBB
Nelson Ojeda | RBB
Nelson Ojeda | RBB
Nelson Ojeda | RBB
 Nelson Ojeda | RBB
Nelson Ojeda | RBB
Nelson Ojeda| RBB
Nelson Ojeda | RBB
URL CORTA: http://rbb.cl/jwrr
Tendencias Ahora