Sociedad
Miércoles 31 julio de 2019 | Publicado a las 12:33 · Actualizado a las 13:26
Joven de 18 a√Īos encontr√≥ rentable manera de pagar sus estudios: saliendo con "sugar daddies"
visitas

Si bien existe hace algunos a√Īos, en 2019 la tendencia de los Sugar Daddies y Sugar Babies cobr√≥ m√°s fuerzas que nunca. No s√≥lo se habilitaron plataformas sociales en decenas de pa√≠ses, sino que tambi√©n el t√©rmino ya es empleado habitualmente.

Si a√ļn no sabes qu√© significa, un Sugar Daddy es un hombre adulto con buena situaci√≥n econ√≥mica que busca una mujer mucho m√°s joven que √©l (Sugar Baby) para formar una relaci√≥n en la que ella lo acompa√Īa y √©l le da dinero y -ostentosos- regalos a cambio (por ejemplo, suelen formarse parejas entre j√≥venes de 20 y tantos a√Īos, con hombres sobre 45 a√Īos).

Una estudiante de psicolog√≠a de Londres (Inglaterra) vio un gran beneficio en esta tendencia. Chloe Hyams cont√≥ al medio brit√°nico DailyMail que entr√≥ al mundo “sugar” para relacionarse con hombres mayores y obtener dinero. Con los beneficios econ√≥micos de estos encuentros, prefiri√≥ pasar de gastar en lujos y opt√≥ por ahorrar para pagar totalmente su carrera universitaria.

Chloe Hyams
Chloe Hyams

La alumna de 18 a√Īos, cont√≥ al medio que entr√≥ a estudiar psicolog√≠a y neurociencia y que pretende convertirse en una profesional experta cursando un doctorado. “Decid√≠ ser una sugar baby durante las vacaciones de verano antes de empezar la universidad, ya que estaba muy preocupada por el dinero y esto me pareci√≥ una opci√≥n muy atractiva”, expres√≥.

Para su ambicioso plan universitario, Chlo√© fija altas tarifas a sus sugar daddies y sale hasta con seis de ellos. “La cantidad que veo en un mes depende de mi horario de la universidad, mientras estoy estudiando voy a ver entre uno y dos al mes, sin embargo, cuando no estoy en la universidad, esa cantidad puede variar de cuatro a seis por mes”; detall√≥.

La joven realiza un trato mensual, en el que los hombres le pagan entre 1.500 y 3 mil libras al mes, o sea entre 1 mill√≥n 300 mil y 2 millones y medio de pesos chilenos. Chloe asegur√≥ que sale entre dos y cuatro veces al mes con cada uno de los hombres. Respecto a sus sugar daddies, los describi√≥ como “hombres entre 35 y 50 a√Īos que trabajan en finanzas y/o el banco, que gustan de restaurantes caros”.

Chloe Hyams
Chloe Hyams

Tambi√©n asegur√≥ que ella se ve a s√≠ misma como una mujer joven, ambiciosa y atractiva, que tiene “clara sus metas y deseos y disfruta de la compa√Ī√≠a de los hombres mayores y sabios, de quienes se puede aprender”.

Pero eso no es todo. La estudiante adem√°s es invitada a salir compras, a cenar y de vacaciones por sus sugar daddies, como tambi√©n pide regalos ocasionales de muy alto costo. “Me han regalado art√≠culos de lujo, incluyendo numerosas carteras de dise√Īador, zapatos, relojes, ropa y joyas”, cont√≥ y dijo que su firmas de joya favoritas son Tiffany & Co y Swarovski.

Chloe cont√≥ que ama el yoga, leer y los viajes. Para este √ļltimo punto, ser sugar baby le ha ayudado: “Mi vida ha mejorado gracias a la cantidad de oportunidades de viaje que he experimentado desde que entr√© al ‘azucarero’, he viajado a varios lugares incluyendo Las Vegas y Asia”.

“Por ejemplo, fui a Grecia con un sugar daddy de alrededor de 35 a√Īos. Lo acompa√Ī√© en un viaje de negocios, a alojarse en un hotel de lujo y a recibir una gran cantidad de dinero para gastos”, cont√≥.

Chloe Hyams
Chloe Hyams

A√ļn as√≠, no todo es “dulce” en la vida de la estudiante de psicolog√≠a. Si bien admite que “la mejor parte es la libertad financiera” que su trabajo le permite, asegur√≥ que “lo peor es recibir constantemente el juicio de amigos y familiares que no entienden completamente el concepto de estas citas”.

Tambi√©n aclar√≥ que su papel como sugar baby es s√≥lo de “compa√Ī√≠a” y que, si bien actualmente est√° soltera, a futuro le gustar√≠a entablar una relaci√≥n amorosa “pero no con un hombre adinerado”.

Respecto a los peligros de su ocupaci√≥n, la joven asegur√≥ que en las primeras citas, siempre se re√ļne en lugares p√ļblicos con sus citas, y que constantemente comparte su ubicaci√≥n a sus amigos durante estas reuniones.

En tanto, la joven destac√≥ que la importancia de estas relaciones es el “beneficio mutuo” y que se debe ser muy selectiva a la hora de elegir un sugar daddy para no pillarse con un salt daddy (“papi” salado), t√©rmino que ella misma invent√≥ para los hombres que no califican como “sugar”.

Tendencias Ahora