Región de los Lagos
Viernes 17 mayo de 2019 | Publicado a las 10:30 · Actualizado a las 12:04
El crudo relato sobre v√≠ctimas de sectario instructor de 56 a√Īos que embaraz√≥ a decenas de ni√Īas
Por Catalina Díaz
Con información de Nicole Briones y Diego Barría.
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Mentiras, enga√Īos, impotencia y la incompetencia de organismos del Estado, son conceptos que se repiten al conocer m√°s detalles del estremecedor caso del falso instructor, que es investigado por abuso sexual, estupro y violaci√≥n de menores de edad en la regi√≥n de Los Lagos.

Las madres de dos v√≠ctimas entregaron sus testimonios a los micr√≥fonos de Radio B√≠o B√≠o en Puerto Montt y dieron m√°s luces del actual del imputado: V√≠ctor Guti√©rrez, de 56 a√Īos.

Pecamos de inocentes…y nos enga√Ī√≥ a todos

“A √©l lo conozco desde 2010, cuando fue a dar una charla al colegio Las Camelias del sector Mirasol de Puerto Montt” relata la apoderada de una de las afectadas.

Asegura que V√≠ctor Guti√©rrez habl√≥ con el director, buscando obtener autorizaci√≥n para dictar una charla a todos los ni√Īos… Y lo logr√≥.

Seg√ļn su relato, ese d√≠a su hija de 10 a√Īos lleg√≥ a casa muy entusiasmada, ya que “un militar” hab√≠a ido a su colegio para contarles del recinto que √©l dirig√≠a: el Club de Alta Aventura, d√≥nde hab√≠an cerca de 100 j√≥venes matriculados.

El establecimiento promet√≠a ense√Īar disciplina militar y, entre otras cosas, podr√≠an tener la posibilidad de salir a campa√Īas, lo que llam√≥ la atenci√≥n de su hija y de muchos de sus compa√Īeros.

Ante las ansias de participar de los peque√Īos, los apoderados conversaron con Guti√©rrez, quien en ese entonces se presentaba como un militar activo de las FFAA, lo cual era una absoluta mentira.

En esa oportunidad, Guti√©rrez les asegur√≥ que su escuela traer√≠a muchos beneficios para los ni√Īos, y adem√°s su discurso de convencimiento se fortalec√≠a con la ayuda de j√≥venes que ya integraban el establecimiento. “Se ve√≠a lindo por fuera…pecamos de inocentes, pero nos enga√Ī√≥ a todos” lamenta ahora la apoderada.

Ya que todo se “ve√≠a bien” comenzaron a impartir clases cada d√≠a viernes en la misma escuela Las Camelias, porque el √ļltimo d√≠a h√°bil de la semana era cuando los alumnos sal√≠an m√°s temprano de clases.

“Mi hija particip√≥ en la escuela de Guti√©rrez entre los 10 y los 17 a√Īos…Recuerdo que a ella le gustaba mucho ir, pero no s√© en qu√© momento cambi√≥“.

La primera se√Īal que ignoraron

Entre 2013 y 2014 el ahora detenido -que impartía clases en la Escuela Robert PaceРllamó a los apoderados a una reunión, ya que estaba siendo acusado de violación.

La madre denunciante contó a Radio Bío Bío que, en esa oportunidad, Gutiérrez desmintió las acusaciones, para lo cual incluso mostró conversaciones dónde la víctima decía que todo era mentira.

El acusado tenía una gran facilidad con las palabras, por lo que sus argumentos sonaban tan convincentes, que los apoderados le creyeron ciegamente todo y no volvieron a sospechar.

El autodenominado instructor adem√°s realizaba peri√≥dicas reuniones con los apoderados, donde los dejaba conformes. “C√≥mo pod√≠amos sospechar de √©l”, se√Īala la mujer.

Durante el primer tiempo los estudiantes s√≥lo sal√≠an los fines de semana, un d√≠a s√°bado o domingo, pero de a poco las salidas se fueron extendiendo. Varias veces fueron a campa√Īas a Cun Cun. Su hija siempre le contaba cosas buenas de esas instancias.

Luego cambiaron de ruta y empezaron a ir al parque Alerce Andino, fueron varias veces, en los veranos de 2016 y 2017 viajaron a Co√Īaripe a hacer las campa√Īas.

Escuela premilitar
Escuela premilitar

Cuando me enteré que mi hija estaba embarazada de él, recién abrí los ojos

Durante las vacaciones de invierno de 2017 la mujer comenz√≥ a notar algo extra√Īo por primera vez.

Su hija -de entonces 17 a√Īos- que siempre fue delgada, ahora ten√≠a “guatita”, lo que llam√≥ su atenci√≥n y tras conversar con la adolescente, √©sta le confes√≥ que estaba esperando un hijo de su “instructor”.

Cuenta que en ese momento recién abrió los ojos, de ahí en adelante empezó a ver y escuchar muchas cosas. Y todas las piezas del rompecabezas empezaron a calzar.

Pese al espanto, comenzaron a salir a la luz otros problemas: la menor le aseguró a su madre que Víctor Gutiérrez no la había obligado a nada, que él no tenía la culpa, que eran pareja y que era bueno con ella.

“Se arrodill√≥, pidi√≥ perd√≥n y dijo que quer√≠a casarse con mi hija”

El mismo día que se enteró de todo, Gutiérrez pasaría a buscar a su hija porque debían ir a clases. Por lo que la madre de la adolescente le pidió que entrara a la casa, ya que necesitaba hablar con él.

Una vez al interior de la vivienda, la mujer le exigi√≥ explicaciones por lo ocurrido con la menor. Pero √©l se defendi√≥, “como siempre”, relata.

Seg√ļn cont√≥, el falso instructor arrodill√≥, le pidi√≥ perd√≥n y dijo que nunca quiso hacer da√Īo, ya que amaba a su hija, le confes√≥ que ten√≠an una relaci√≥n y que se quer√≠a casar con ella, y expres√≥ que un beb√© era “una bendici√≥n”.

Sin embargo, la madre de la afectada le respondi√≥ que, por su edad, perfectamente pod√≠a ser el abuelo y no la pareja, y que no lograba entender que un viejo tuviese una relaci√≥n con una ni√Īa de 17 a√Īos. “Le dije muchos garabatos…lo m√°s suave que dije es que √©l era un perro”.

Tras esto, el imputado comenz√≥ a alejarse poco a poco de la menor, “cuando empezaron a traerle otras ni√Īas, la hizo a un lado, pero a√ļn as√≠ la enga√Īaba y manipulaba. Mi hija le cre√≠a todo“.

Contexto | Pixabay
Contexto | Pixabay

Las instituciones me dieron de espalda

Entre julio y agosto de 2017 se interpuso la denuncia por este caso. La madre de la víctima confiaba en que el falso instructor pagara por lo que había hecho. Pero recibió un portazo en la cara de los organismos que debían ayudarla.

Reci√©n en octubre de ese a√Īo llamaron a la madre para hacer una declaraci√≥n.

Pero una vez en la Fiscal√≠a le dijeron que no pod√≠an hacer nada, porque su hija y V√≠ctor Guti√©rrez ten√≠an “una relaci√≥n“…Esta respuesta se repiti√≥ en el Sename, cuando golpe√≥ las puertas en busca de orientaci√≥n.

En ese entonces, ya existían denuncias por hechos similares contra el encargado de la escuela premilitar.

Hoy dice estar segura que hay m√°s ni√Īas que pasaron por situaciones como la de su hija, pero que no se atreven a contar a sus familias por verg√ľenza.

Para ella Gutiérrez es un monstruo, y no sabe qué pasa por su cabeza.

Pero de lo que s√≠ est√° segura es que se trata de una persona manipuladora, ya que “si √©l ten√≠a la facilidad para manipularnos a nosotros que somos adultos, que pod√≠amos pensar, era m√°s que obvio que pod√≠a hacerlo con las ni√Īas y ni√Īos menores”.

Y agrega que “√©l ten√≠a el tiempo suficiente como para conocer a las ni√Īas, porque para eso tiene mucha inteligencia, para estudiarlas”.

Sin embargo, no pierde la esperanza que se logre hacer justicia. “Mi hija es una de las ni√Īas que m√°s ha sufrido”, sentencia.

Fiscalía de Puerto Montt
Fiscalía de Puerto Montt

Mi hija también fue abusada por el falso instructor

El segundo caso al que accedi√≥ Radio B√≠o B√≠o, es el que afect√≥ a una adolescente de entonces 14 a√Īos tambi√©n de la capital de Los Lagos, cuya madre en 2015 interpuso una denuncia por abuso sexual contra el encargado de la escuela premilitar.

Existen muchas similitudes en los testimonios de ambas madres, que entregan más datos del modus operandi de Gutiérrez, ya que, tal como en el anterior caso relatado, el falso instructor dictó entre 2013 y 2014 una charla en un colegio de Puerto Montt: Robert Pace.

Misma jugada

En aquel tiempo el hombre se presentaba como teniente coronel en retiro del Ejército e imponía respeto entre los escolares.

Los chicos quedaban “embobados” -describe la apoderada- ya que se les promet√≠a una escuela de alta monta√Īa, donde llevar√≠an a cabo campa√Īas y emprender√≠an muchas aventuras.

En esa oportunidad los padres de los menores se reunieron con el supuesto instructor, quien -asegura la mujer- “ten√≠a el don de la palabra” y respondi√≥ a todas las interrogantes de los padres.

Ambas madres se√Īalaron lo mismo: lo que m√°s cautivaba a los menores era que Guti√©rrez -jugando con las expectativas- les ofrec√≠a la posibilidad de entrar de manera directa a las ramas de las Fuerzas Armadas. “S√≥lo bastaba una llamada” con el nombre del estudiante, para que estos ya tuvieran un futuro asegurado.

La mujer cuenta que su hija de 14 asisti√≥ por dos a√Īos a la escuela premilitar de monta√Īa dirigida por el ahora detenido.

Seg√ļn cuenta, durante el primer tiempo la adolescente mostraba gran entusiasmo. Sin embargo, con el correr de los meses su actitud comenz√≥ a cambiar, hasta que un d√≠a la joven le dijo a su madre que no quer√≠a continuar, ya que era v√≠ctima de abusos por parte de V√≠ctor Guti√©rrez.

Víctor Gutiérrez
Víctor Gutiérrez

Víctimas con carencias emocionales

De acuerdo a los antecedentes entregados por la mujer, Gutiérrez le decía a su hija que estaba enamorado de ella y que él era el hombre con quien debía estar. Tras esto, denuncia, comenzaron las tocaciones y abusos hacia la menor.

La apoderada comenta que el sujeto buscaba a ni√Īas con carencias emocionales, a las cuales manipulaba, abusaba y en algunos casos manten√≠a “una relaci√≥n” con las adolescentes. “Era casi una secta” asegura.

Nuevamente frente a organismos que no funcionaron

Luego de conocer la preocupante situación, la mujer en 2015 acudió a la PDI para interponer la denuncia por los abusos. Sin embargo, asegura que fue una situación muy incómoda para ella y su hija, ya que la menor debió declarar ante la PDI, entrevistarse con psicólogos y la Fiscalía, donde debió recordar cosas que no quería.

Adem√°s critic√≥ fuertemente a la justicia, ya que pese a los procedimientos adoptados, en este caso, la denuncia no lleg√≥ a ning√ļn lado.

El relato de la madre coincide en varios puntos con el caso anterior: al momento de interponer la denuncia, desde la PDI también le dijeron que existían antecedentes de abuso por parte del ahora imputado, en la comuna de Osorno.

En ese momento la apoderada sinti√≥ que “todo se aplastaba” y que el tema quedaba ah√≠. Asimismo lamenta no haber conocido los otros casos, ya que cree que se podr√≠a haber ejercido presi√≥n para avanzar en las indagatorias.

Ambas madres dicen tener rabia e impotencia, puesto que aseguran que no existió una buena investigación y no pueden entender por qué la justicia actuó tan mal.

Además coinciden en que si se hubiese adoptado el procedimiento de rigor -ya que la primera denuncia fue interpuesta en 2011- habrían evitado más víctimas, las que ahora se elevan a 11 y no se descarta que existan más afectadas.

Al igual que en el caso anterior, la madre de esta segunda v√≠ctima no pierde las esperanzas de que las cosas se hagan de la manera correcta y finalmente V√≠ctor Guti√©rrez enfrente a la justicia y pague con c√°rcel los delitos, “para mi es un depredador de ni√Īos” y utiliz√≥ los colegio como fachadas para abusar, sentenci√≥.

Esta nota se hizo con información recopilada por el periodista de Radio Bío Bío, Diego Barría.

Tendencias Ahora