El sorpresivo agujero que apareció en la capa de Ozono en la zona del Ártico hace un tiempo finalmente está desapareciendo. Así lo confirmaron desde la red de observación europea Copérnico, indicando que el orificio se está cerrando.

Según recogen medios internacionales como El Mundo, el agujero se formó gracias a las bajas temperaturas registradas en el vórtice polar, lo que generó nubes en las capas altas de la atmósfera en la que se concentran residuos industriales.

No obstante, lo que llamó la atención de los expertos es la rapidez tanto con la que se formó como también con la que desapareció.

De acuerdo a los especialistas, el agujero -tres veces superior al tamaño de la isla de Groenlandia- se esfumó debido a condiciones inusuales que provocaron una ola de calor, con temperaturas de hasta 20ºC por encima de la media en estas fechas, haciendo que se fragmente en dos el vórtice polar.

De esta manera, se descartó que la disminución de la contaminación ambiental producto de la cuarentena tuviera relación con el fenómeno.

El Servicio de Monitoreo de Atmósfera Copernicus indicó que el vórtice polar se dividió, “permitiendo la irrupción de aire rico en ozono en el Ártico, un ciclón persistente a gran escala en la zona ubicado en la media y alta troposfera y la estratosfera”.

A su vez, agrega que aún cuando pareciera que el vórtice polar aún no llegó a su fin y se reformará en los próximos días, los valores de ozono no volverán a los niveles bajos observados a comienzos de abril.

Cabe señalar que usualmente las temperaturas mínimas en el Ártico tienden a ser menores que en la Antártida. No obstante, este año se registraron potentes vientos alrededor del polo norte que atraparon el frío, fenómeno que es conocido como “vórtice polar”.

La capa de ozono, conocida también como ozonosfera, es la zona de la estratosfera terrestre que contiene una concentración relativamente alta​ de ozono. Esta capa reúne cerca del 90% del ozono presente en la atmósfera y absorbe del 97 al 99% de la radiación ultravioleta de baja frecuencia.