Artes y Cultura
Jueves 18 abril de 2019 | Publicado a las 12:08 · Actualizado a las 15:50
Pistas pregrabadas, consignas digitales y pocas palabras: el tibio paso de Pussy Riot por Chile
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Tras un breve cuadro c√≥mico de Jani Due√Īas y Paloma Salas donde recrearon la secci√≥n de su propio programa de radio, y despu√©s de un contundente show de Horregias, la banda local de punk feminista que este a√Īo irrumpi√≥ en los grandes escenarios (Teatro Nescaf√© de las Artes y ahora la Blondie), Pussy Riot debut√≥ en Chile de la mano de Nadya Tolokonnikova, √ļnica fundadora presente.

Con cuatro integrantes en escena (dos bailarinas y dos m√ļsicas), y visuales sobre la historia del grupo que acompa√Īaron toda la presentaci√≥n, Nadya irrumpi√≥ en el recinto de la Alameda a cara descubierta y con uno de los “chalecos amarillos” insignes de las √ļltimas protestas en Francia, en medio de una escenograf√≠a en la misma est√©tica: con los pasamonta√Īas coloridos en las cabezas de sus tres compa√Īeras y se√Īal√©ticas de precauci√≥n repartidas por el escenario.

Pussy Riot
Pussy Riot

Police State, Punk Prayer (la canci√≥n que interpretaron en 2012 en la Catedral de Cristo Salvador de Mosc√ļ y que le vali√≥ a Nadya un paso por la c√°rcel de casi dos a√Īos), Bomb y Heretic marcaron la primera parte del espect√°culo, a veces m√°s perform√°tico que musical, con pistas pregrabadas y playback vocal en buena parte del setlist.

Si bien el tono de la reunión era combativo e insurrecto (la banda se convirtió en un ícono de la oposición a Vladimir Putin, quien ha impulsado discriminatorias leyes contra las comunidades LGBT+), las consignas y la política quedaron relegadas a las características pantallas de la discoteca.

“Vivas nos queremos, ni una menos”, el coro que desde Sudam√©rica gan√≥ notoriedad mundial gracias al movimiento del mismo nombre, fue una de las pocas intervenciones en espa√Īol de Tolokonnikova, que tambi√©n manifest√≥ inter√©s por los conflictos sociales del pa√≠s aunque sin entrar en detalle.

Si bien la primera parte estuvo dedicada al lado crudo y punk, la segunda mostró la cara bailable y electrónica del colectivo, con una Tolokonnikova encapuchada al son de las coreografías de sus bailarinas y animando a la audiencia a replicarlas.

Pussy Riot
Pussy Riot | Andr√©s N√ļ√Īez

En el p√ļblico, que cop√≥ anoche tres cuartos de Blondie, la respuesta fue efusiva s√≥lo en el desenlace, con Bad Apples y Bad Girls como postales.

La cita feminista, que cont√≥ con varias referentes del movimiento en Chile, entre ellas Kena Lorenzini, tuvo una de sus frases m√°s aplaudidas no en la voz de Tolokonnikova, sino en la de Feocia, vocalista principal de Horregias: “Que la Blondie se atreva a hacer m√°s shows feministas”.

Pussy Riot | Andr√©s N√ļ√Īez
Pussy Riot | Andr√©s N√ļ√Īez
Pussy Riot | Andr√©s N√ļ√Īez
Pussy Riot | Andr√©s N√ļ√Īez
Tendencias Ahora