Opinión
“No m√°s Ezzati en la UCSC”: Estudiantes piden cambiar nombre de edificio con nombre del cardenal
Publicado por: Tu Voz
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El conocimiento p√ļblico de la correspondencia privada entre los cardenales Ezzati y Err√°zuriz, podr√° suscitar encontradas visiones en cuanto aproximaci√≥n de t√©cnica jur√≠dica, altas tertulias sobre el decir com√ļn de “todos sab√≠an” y un tratado de lo que es un secreto a voces, pero nunca ha de ser √≥bice para despertar la capacidad de asombro y la acci√≥n enf√°tica, ni impedimento para observar el problema de fondo: El pol√≠tico, el del poder.

Es a esto a lo que apuntaba el contenido de cada misiva y es en este apartado donde, precisamente, reside la relevancia del intercambio virtual, esto es: Su incidencia y configuraci√≥n de la realidad. Es en ello, adem√°s, donde se juega la sustancia de la comunicaci√≥n privada en cuesti√≥n, vale decir, la profundidad de asuntos de inter√©s p√ļblico.

He aqu√≠, claro est√°, el meollo del asunto: C√≥mo lo de inter√©s p√ļblico, lo com√ļn, se juega en esferas estrechas, antidemocr√°ticas y en esto la iglesia no hace m√°s, como poder integrante de la minor√≠a cuyos intereses si se resuelven, que seguir la receta transicional e hist√≥rica de la decisi√≥n a oscuras.

Cabe destacar que estamos ante una iglesia y su jerarqu√≠a dirigente, (porque hay OTRA que sus feligreces deben salir a rescatar), que no duda en invertir la ecuaci√≥n cuando de conservar sus privilegios se trata, y all√≠ lo privado de su ministerio se intenta naturalizar p√ļblico, de todos.

As√≠, por dar s√≥lo los √ļltimos ejemplos: No dudan en proferir ep√≠tetos generalizantes ante el proyecto de despenalizaci√≥n del aborto en sus tres causales, ni escatimaron en presiones para intervenir el proyecto de inclusi√≥n, selecci√≥n y copago, ni se inhiben tampoco a la hora de impetrar dineros p√ļblicos para sus universidades (pero sin que mermen sus parciales potestades).

Entonces, lo simbólico se vuelve principal y el nombre de un edificio es más que una denominación que facilita la administrativo, es un elogio dispensado a un merecimiento que se alcanza; el homenaje erigido a quien encarne lo hasta acá labrado, es una declaración de principios, la semántica desnuda.

Luego, ¬Ņ√©stas son las conductas, las de Ezzati, que representa la UCSC? ¬Ņ√Čstos son los valores que decimos defender como instituci√≥n? Cualquier silencio es complicidad y ni la FEUCSC, ni los estudiantes de la universidad nos lavamos ni nos ensuciamos las manos en estos temas. Fuerte y claro: No m√°s Ezzati para nuestro edificio principal.

Nos parece m√°s apropiado, comprendiendo la naturaleza jur√≠dica de la universidad, el nombre de Monse√Īor Valech, quien por lo dem√°s don√≥ los terrenos donde se encuentra emplazado y fue el √ļltimo vicario de la solidaridad, o San Alberto Hurtado o Mariano Puga o alg√ļn otro u otra m√°s digno de un inmueble que es la imagen de nuestra casa de estudios y donde se toman y ejecutan sus mayores decisiones (sesiona el Consejo Superior, se aloja la Rector√≠a, Vicerrector√≠as, Secretar√≠a General, entre otras).

Si hay coherencia y somos (como se pregona) leales a nuestra visión y misión, no debieran haber dudas ni problemas. Pero si hay algo privado que lo impida, es hora de que se transparente y tenga fin.

Octavio Abello Segura
Presidente FEUCSC

Tendencias Ahora