Nacional
Experto acusa falta de monitorizaci√≥n tras erupci√≥n del Calbuco: “Un volc√°n siempre avisa”
Publicado por: Eduardo Woo
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Chile se ve nuevamente enfrentado a una catástrofe natural, que a estas alturas, parecen pan de cada día por estas tierras. Fue a principios de marzo cuando el Volcán Villarrica hizo erupción y los ojos del mundo se posaron sobre nuestro país. Luego, a finales de ese mismo mes, varios aluviones y cerca de una treintena de víctimas fatales, centraron la atención y la ayuda en Copiapó y sus alrededores.

A menos de un mes de dicha tragedia, el volc√°n Calbuco, en la regi√≥n de Los Lagos, sorprendi√≥ con una erupci√≥n tras 54 a√Īos de latencia y se ha determinado, por parte de las autoridades, el estado de excepci√≥n constitucional y se decret√≥ alerta roja a 20 kil√≥metros a la redonda del volc√°n y la evacuaci√≥n de m√°s de 4 mil personas, mientras la ‚Äėpluma‚Äô de cenizas amenaza a varias zonas del pa√≠s y tambi√©n de Argentina.

Pero si hace apenas un mes la atenci√≥n estaba centrada precisamente en los cordones volc√°nicos del sur, ¬Ņqu√© explica que lo del Calbuco haya sido tan sorpresivo?

Para el ingeniero experto en geofísica, geología y geotermia de la Universidad de Santiago (Usach), Alonso Arellano, la respuesta está ligada directamente con la cantidad de instrumentos que están monitorizando los distintos volcanes. Tarea nada fácil, dice el académico, ya que Chile posee el 10 por ciento de los volcanes activos de todo el planeta.

El experto comenta que en pa√≠ses como M√©xico o en Centro Am√©rica, √©l ha trabajado con equipos donde se invierten millones de d√≥lares en equipos y en especialistas, en el estudio de los volcanes. “All√° se env√≠an, durante 2 semanas o m√°s, equipos de cient√≠ficos, entre los que est√°n geof√≠sicos, geoqu√≠micos, ge√≥logos, vulcan√≥logos. Adem√°s de toda la instrumentaci√≥n. Entonces hay recursos y personas preocupadas del tema‚ÄĚ.

Sin embargo, advierte Alonso Arellano, ‚Äúla situaci√≥n chilena es bastante precaria. La inversi√≥n en monitorizaci√≥n es muy poca. Primero, porque los volcanes son muchos. Pero adem√°s, como no ha pasado nada tr√°gico, con riesgo para la vida humana, se ha dejado de lado la monitorizaci√≥n‚ÄĚ.

Y al parecer, ah√≠ est√° la clave, ya que, seg√ļn Arellano, ‚Äúun volc√°n siempre avisa‚ÄĚ. Explica que lo tradicional es que haya, al menos un ‚Äėenjambre s√≠smico‚Äô, ‚Äúdebido a la presi√≥n que se genera en la c√°mara magm√°tica. Eso va rompiendo lo que est√° en estado s√≥lido y crea fracturas que, a su vez, generan sismos‚ÄĚ. Es decir, las erupciones volc√°nicas ‚Äúno debieran ser tan sorpresivas, porque si los tuvi√©ramos monitorizados como corresponde, se ver√≠an esos aumentos de sismos‚ÄĚ, lamenta.

Nuevas tecnologías

Sin embargo y entendiendo que el costo de los instrumentos especializados es muy elevado, el experto de la Usach plantea que hoy existen soluciones paralelas.

Aplicaciones usadas en dispositivos móviles o incluso la avanzada tecnología de los drones, podría ayudar a tener registros que aportaran en el cálculo de algunos datos.

Igualmente, finaliza Arellano, ‚ÄúChile deber√≠a aprovechar el sat√©lite FASat- Charlie, cuya informaci√≥n y resoluci√≥n es muy buena para la monitorizaci√≥n de volcanes chilenos. Toda esa tecnolog√≠a unida, nos permitir√≠a tener antecedentes de m√°s bajo costo‚ÄĚ.

Tendencias Ahora