Sociedad
La incre√≠ble historia de amor que vive “la pelirroja del Metro” y el joven que la busc√≥ por Twitter
Publicado por: Eduardo Woo
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Como un cuento de hadas puede calificarse la historia que hace dos a√Īos se tom√≥ matinales, redes sociales y hasta portadas de diario, y que hoy contin√ļa con un pr√≥spero porvenir.

Era el a√Īo 2012 cuando Felipe, un joven abogado de 26 a√Īos, comenz√≥ toda una campa√Īa -con el hashtag #buscoapelirroja- para dar con una chica que le flech√≥ y que le√≠a el mismo libro que √©l: “Ampliaci√≥n del Campo de batalla”, de Michel Houellebecq.

Esta situaci√≥n ocurri√≥ a la salida del vag√≥n, cuando ambos se toparon, se rieron, y no se vieron m√°s. Desde entonces, se dio inici√≥ a una b√ļsqueda de “la pelirroja del Metro” que termin√≥ con un mensaje interno de ella en Twitter, respondi√©ndole “soy yo”.

“Lo que pas√≥ ese d√≠a en el Metro fue un momento tan profundamente buena onda que pens√© ‘qu√© ganas de haberla conocido’, y me dio mucha lata porque no le dije nada, s√≥lo me qued√© ah√≠ parado mir√°ndola, mostr√°ndole el libro. Despu√©s de que las puertas se cerraron estuve un par de minutos pensando si perseguirla, o si quiz√° ella iba a volver, pero ninguna de las dos cosas ten√≠a sentido (…) Entonces me acord√© de la idea de los seis grados de separaci√≥n: si yo ten√≠a mil y tantos amigos en Facebook y cada uno de ellos ten√≠a otros cientos, r√°pidamente ten√≠a cubierta toda la poblaci√≥n joven que vive en Santiago y alguien la deb√≠a conocer, era matem√°ticamente posible”, record√≥.

Elisa, la misteriosa chica que era buscada en todas partes, lo recuerda as√≠: “Iba en el Metro abrigada, leyendo esta historia (…) Entonces este ni√Īo me dice ‘¬°Oye!’ y yo lo miro y est√°bamos leyendo el mismo libro. Fue un momento muy lindo, incluso las personas que iban en el vag√≥n se dieron cuenta y se rieron. Me fui pensando si devolverme, pero tambi√©n dici√©ndome que no ten√≠a sentido. Ya en los Andes les cont√© a mis amigos, y ellos ni me pescaron. Dec√≠an que era algo normal, uno siempre ve gente que le gusta en los espacios p√ļblicos”.

Pero como Felipe pens√≥, comenz√≥ la b√ļsqueda que tuvo un final exitoso, cuando un familiar de Elisa le coment√≥ la particular historia.

“Pas√© el fin de semana lejos de mi casa, y me qued√© sin bater√≠a del celular. Estuve incomunicada hasta el domingo. En la noche cuando llegu√© a mi departamento estaban mis pap√°s de visita en Santiago (viven en el sur) y mi mam√°, que desde que yo ten√≠a el pelo rojo me le√≠a noticias sobre colorinas, me dice ‘Oye Eli, hay un tipo que est√° buscando a una colorina’ y me ley√≥ la publicaci√≥n. De hecho me la s√© de memoria: ‘#buscoapelirroja le√≠a el mismo libro que yo en el metro, la salud√© y las puertas se cerraron, ay√ļdenme a encontrarla’. Yo no lo pod√≠a creer. Le dije que esa era yo“.

Así fue como se inició esta historia, que fue revivida por el sitio Galio, que logró conocer lo que ambos hacen actualmente.

Lo primero a saber es que siguen como pareja, consolidada, tanto que ya han fijado casamiento.

“Ahora que nos vamos a casar la gente nos pregunta c√≥mo vamos a manifestar esta historia en la ceremonia, si por ejemplo no nos gustar√≠a hacer el matrimonio civil en el Metro‚Ķ Al principio yo estaba reacio a todos esos comentarios, porque siento que somos mucho m√°s que lo que pas√≥ en el metro. Necesitamos, para que la relaci√≥n sea real y que trascienda, saber que somos m√°s que esa historia, por m√°s √©pica que sea. Queremos dejar espacio para miles de otras historias que sean tan incre√≠bles como esa” coment√≥ Felipe.

Por su parte, Elisa indic√≥ que “igual el lado bonito, es que es una historia que genera mucha buena onda. La gente siempre lo encuentra incre√≠ble y al tiro nos quieren. Ahora que nos vamos a casar siento que estamos llenos de buenos deseos. Porque es inusualmente rom√°ntico“.

Sin fecha clara, pero si decidida, ambos esperan pronto unirse en matrimonio, con una ense√Īanza que Felipe explica de la siguiente forma: “La forma en que fluy√≥ todo entre nosotros me ha demostrado que si uno se abre con confianza y generosidad al mundo, el mundo es muy generoso de vuelta“.

Tendencias Ahora