Internacional
Uruguay recibe a primeros refugiados sirios en inédito plan de asilo en la región
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Tras un viaje de dos d√≠as y recorrer m√°s de 12.000 kil√≥metros, 42 refugiados sirios -en su mayor√≠a ni√Īos- arribaron el jueves a Uruguay, en la primera etapa de un plan de reasentamiento in√©dito en la regi√≥n, promovido por el presidente Jos√© Mujica.

“Ya llegaron”, confirm√≥ a la AFP una fuente de la Presidencia poco despu√©s que el avi√≥n de una aerol√≠nea privada que los transportaba aterriz√≥ en el aeropuerto internacional de Carrasco, que sirve a Montevideo.

La llegada estuvo rodeada de un estricto operativo de seguridad que impidió el ingreso de la prensa a la Base Aérea vecina al aeropuerto, a donde fueron trasladados los refugiados sirios y donde los esperaba el presidente Mujica.

En la puerta de la base, una solitaria pareja de uruguayos esperaba con la esperanza de saludar a los recién llegados y respaldar el plan de Mujica.

“Yo fui emigrante tambi√©n, estuve en Australia 40 a√Īos y s√© que es dif√≠cil. Es todo nuevo, el idioma es diferente, es bravo adaptarse”, dijo a la AFP Oscar Zamora, actualmente jubilado.

“Estamos muy felices porque en Uruguay hacen falta ni√Īos”, acot√≥ a su lado Ivana Riveiro.

El 69% de los uruguayos est√° de acuerdo con la llegada de las familias sirias, seg√ļn una encuesta de la consultora Cifra difundida el jueves por el semanario B√ļsqueda.

Mayor√≠a de ni√Īos

El grupo est√° integrado por cinco familias: una de 14 integrantes, otra de 12, dos familias con seis integrantes cada una y una √ļltima de cuatro, informaron en los √ļltimos d√≠as fuentes del gobierno.

La mayor parte de ellos son ni√Īos y adolescentes, el principal requisito del gobierno a la hora de la selecci√≥n.

El primer destino de las familias ser√° un hogar de los hermanos Maristas de Uruguay, donde seg√ļn el plan vivir√°n durante dos meses, periodo en el que recibir√°n clases de espa√Īol y se buscar√° que conozcan la cultura uruguaya, al tiempo que se capacitar√° a los adultos para que puedan sumarse al mercado laboral.

El ambicioso programa -que implica ayudarlos a conseguir trabajo y vivienda y asistirlas durante dos a√Īos- costar√° al peque√Īo pa√≠s sudamericano entre 2,5 y 3 millones de d√≥lares.

En una segunda etapa, est√° prevista la llegada de otros 80 refugiados a fines de febrero de 2015.

Uruguay es el primer país latinoamericano en implementar un plan de reasentamiento de este tipo, que elaboró en coordinación con Acnur (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados) y con el respaldo de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM).

“Una vida tranquila y en paz”

Ubicada a aproximadamente media hora del centro de Montevideo, en un barrio humilde, el primer hogar de los refugiados es una casa de 14 habitaciones y amplios salones comunes rodeada de un parque arbolado y canchas de f√ļtbol.

En la zona, los vecinos cuentan que se enteraron de la llegada de los sirios a través de la prensa.

“Me parece bien” que el pa√≠s los reciba, dijo a la AFP Fernando Silva, un empleado de 44 a√Īos, mientras que Claudia Rodr√≠guez, ama de casa de 41 a√Īos, conf√≠a en que puedan salir adelante en Uruguay.

“Despu√©s de todo lo que han sufrido, pienso que ac√° se les puede dar una vida tranquila y en paz, que pueden tener una vida normal, como todos”, se√Īal√≥.

Menos optimista es Manish, un indio de 30 a√Īos que instal√≥ su empresa en el barrio y advierte que no es una zona segura para los reci√©n llegados.

Las instalaciones de los maristas “podr√≠an ser un buen lugar” para quedarse un tiempo, pero el barrio “no es muy seguro”, sostuvo.

En l√≠nea con el pensamiento de Mujica, William Emilio Ara√ļjo, alba√Īil de 60 a√Īos, cree en tanto que “todos los pa√≠ses deber√≠an hacer lo mismo” que Uruguay y recibir a refugiados de guerra.

Tras m√°s de tres a√Īos de sangrienta guerra civil y el m√°s reciente avance de los yihadistas del grupo Estado Isl√°mico (EI), el n√ļmero de refugiados sirios ya super√≥ los tres millones, seg√ļn cifras de Acnur.

Tendencias Ahora