Notas
5 absurdos casos de derecho de autor que impactaron a la opini√≥n p√ļblica
Publicado por: Guido Focacci
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La Unesco eligió el 23 de abril como el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor, por ser una fecha muy significativa para los amantes de las letras, ya que corresponde con la fecha de muerte de Miguel de Cervantes, William Shakespeare y otros reconocidos autores.

Mientras nadie se opone a celebrar el fomento a la lectura y el acceso a la literatura, proliferan quienes se muestran contrarios a conmemorar con cari√Īo a la propiedad intelectual, neg√°ndose, seg√ļn la versi√≥n de la Unesco, “a respetar la insustituible contribuci√≥n de los autores al progreso social y cultural”.

Debe recordarse que, a grandes rasgos, con los derechos de autor los creadores de obras art√≠sticas o intelectuales adquieren los beneficios patrimoniales respecto de la reproducci√≥n, explotaci√≥n, aplicaci√≥n, difusi√≥n y licencias de sus trabajos, que se traducen en ganancias econ√≥micas para ellos y prohibiciones para terceros. Se identifica a un producto bajo las restricciones de derechos de autor, por el s√≠mbolo ¬© que los acompa√Īa.

De seguro, algo que irrita a muchos usuarios globalizados de hoy no es el justo beneficio que pueda obtener un autor por su trabajo, sino que la rigidez algo arcaica de licencias legales que suelen llegar al absurdo cuando se analizan en contextos actuales.

A continuaci√≥n, te dejamos con algunos ejemplos que impactaron a la opini√≥n p√ļblica.

Demanda contra LimeWire

La industria de la m√ļsica estadounidense demand√≥ en 2012 a la compa√Ī√≠a de internet LimeWire por infracci√≥n masiva de derechos de autor, debido a las miles de descargas en la web de temas musicales protegidos con copyright.

La demanda pretend√≠a miles de millones de d√≥lares por conceptos indemnizatorios. Tan fuera de √©poca result√≥ el litigio, que el mismo juez a cargo no dud√≥ en tildar el proceso de absurdo. “Las demandas de las discogr√°ficas supondr√≠an m√°s dinero que todo lo que ha hecho la industria desde la invenci√≥n del fon√≥grafo de Edison”, ironiz√≥ seg√ļn lo consignado por Alt1040.

El hit promocional de Megaupload

Como informó FayerWayer, el golpeado sistema de descargas Megaupload tuvo un hit musical que lo promocionaba en 2011. En éste participaban varios cantantes conocidos como Snoop Dog y Kanye West.

Una vez que se public√≥ en la web, Universal Music Group oblig√≥ a YouTube a prohibir la difusi√≥n del material y Megaupload lo demand√≥ por considerar ilegal la acci√≥n. ‚ÄúPerm√≠tannos ser claros: Nada en nuestra canci√≥n o el video pertenece a UMG. Firmamos acuerdos con todos los artistas apoyando a Megaupload‚ÄĚ, dijo el due√Īo de la compa√Ī√≠a.

Esta vez, el video nunca fue repuesto.

El bebé bailando

Este polémico caso fue un ejemplo perfecto de exageración. Otra vez Universal obligó a bajar un video de YouTube por considerar que violaba los derechos de autor, afirmó FayerWayer.

Se trataba de una l√ļdica grabaci√≥n subida en 2007, en la cual un beb√© bailaba ingenuamente y que fue un √©xito en las redes sociales… ¬ŅEl problema? que el peque√Īo lo hac√≠a con un tema de Prince de fondo, protegido por los Copyright. El resultado fue nuevamente una exagerada prohibici√≥n temporal en la difusi√≥n de un material cuyo principal aporte no era precisamente la obra protegida. Finalmente, el video fue repuesto.

El caso del reciente y exitoso Vine

A poco del lanzamiento de Vine, aplicaci√≥n que permite grabar peque√Īos videos de 6 segundos y compartirlos por redes sociales, √©sta ya tiene su primera demanda.

La casa disquera NPG, del artista pop Prince, le mand√≥ una solicitud a Twitter para bajar un par de videos de Vine que ten√≠an m√ļsica del cantante, seg√ļn inform√≥ Enter.

Esta denuncia reafirma la dura posición del cantante respecto a sus canciones. Twitter no se manifestó formalmente sobre esta solicitud, pero los materiales en cuestión ya no se encuentran disponibles.

El caso chileno, “Vamos a decir que No”

Los videos de la franja del ‚ÄúNo‚ÄĚ, que antecedieron al plebiscito de 1988, son parte del acervo chileno y se pueden encontrar en Internet como material disponible libremente. Pero Sony Pictures sorprendi√≥ a fines de enero de este a√Īo, cuando se encarg√≥ de que este material fuera prohibido por YouTube, ya que a su juicio violaban sus derechos de propiedad intelectual.

Al parecer, la compa√Ī√≠a crey√≥ que se trataba de fragmentos de la pel√≠cula “No” y, como es com√ļn en su pol√≠tica, envi√≥ la solicitud a la compa√Ī√≠a de videos aparentemente sin revisar a fondo el problema.

Tendencias Ahora