Notas
Madre que rechazó donar órganos de su hijo pierde a otro bebé por falta de donantes
Publicado por: Christian Leal
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Lo que damos -o no damos- en la vida, se devuelve. Esa podr√≠a ser la amarga lecci√≥n que aprendi√≥ una madre inglesa cuya negativa a donar los √≥rganos de su hijo reci√©n fallecido la llevaron a transitar la vereda opuesta a√Īos m√°s tarde, cuando perdi√≥ a un segundo beb√© debido a que no recibi√≥ el coraz√≥n que necesitaba.

Se trata de Shelley Wealleans, una mujer de 27 a√Īos que hizo p√ļblica su historia en apoyo a la campa√Īa “Promise life“, como una forma de crear conciencia sobre la importancia de la donaci√≥n de √≥rganos.

Su caso se remonta a 2004, cuando s√≥lo ten√≠a 19 a√Īos y su primer hijo, Lewis, muri√≥ de un problema card√≠aco con apenas 3 meses de edad. Cuando los m√©dicos le preguntaron si donar√≠a los √≥rganos, ella se neg√≥ de forma inmediata.

“Yo no sab√≠a nada acerca de la donaci√≥n de √≥rganos (cuando muri√≥ Lewis). No ten√≠a nada que pensar. Estaba enojada y afligida por la pena”, se√Īal√≥ Wealleans.

En 2011 sin embargo, el destino le cobró cruelmente su decisión. Por una desafortunada casualidad, ya que no se trataba de un problema hereditario, su tercer hijo, Mckenzie, desarrolló también un defecto cardíaco que puso en riesgo su vida. Esta vez fue ella quien necesitó el apoyo de un donante, pero nadie apareció.

“Cuando Mckenzie se enferm√≥ (‚Ķ) me sent√≠ culpable, sabiendo que en el pasado una madre estuvo sintiendo lo que mismo que yo. Dije que no cuando podr√≠a haber salvado la vida de un ni√Īo con un simple ‚Äės√≠‚Äô. Y ahora necesitaba de alguien, de otra mam√° que dijera ‚Äės√≠‚Äô por m√≠. Dese√© que aunque fuera s√≥lo una madre, tuviera m√°s fuerza y coraje que los que yo tuve. Necesit√© de alguien, otra madre que dijera que ‚Äės√≠‚Äô por m√≠; pero nadie lo hizo”, confidenci√≥ a The Cumberland News, seg√ļn recoge Emol.

As√≠, pese a encabezar la lista de prioridades del Reino Unido, el peque√Īo Mckenzie muri√≥ esperando un trasplante, con apenas 2 a√Īos de edad.

“Esperamos en agon√≠a por 60 d√≠as, pero no pudimos encontrar un donante de coraz√≥n. Entonces comprend√≠ la angustia que otra pobre mujer se vio obligada a sufrir cuando me rehus√© a donar los √≥rganos de Lewis”, afirm√≥.

Actualmente, Shelley Wealleans es una activa participante en pro de la donación de órganos, al punto de haber inscrito a su cuarta hija, Madison, en el registro de donantes cuando tenía sólo 52 horas de vida, convirtiéndola en la donante más joven del país anglosajón.

“La culpa estar√° conmigo para siempre, pero espero que al contar mi historia otra gente considere inscribirse en el registro de donantes”, sentenci√≥ la madre.

The Sun

The Sun

Tendencias Ahora