Sociedad
Joven que buscaba a la chica que lo "enamoró" en un tren recibe una inesperada respuesta
Publicado por: Emilio Contreras
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La historia comienza as√≠: un joven de Murcia (Espa√Īa), empapel√≥ su ciudad con una carta en la que expone su deseo de buscar a una mujer que vio en un tranv√≠a, aduciendo que se hab√≠a “enamorado” de ella. El texto, pegado en postes y vitrinas, se hizo viral en instantes. Algunos hablaron de “tierna historia” y otros incluso se atrevieron a definir al joven como un “rom√°ntico”.

‚ÄúLa noche, sobre las 22:00h, subiste al √ļltimo vag√≥n del tranv√≠a en la parada de la Plaza Circular‚ÄĚ, escribi√≥ Sergio Moreno, nombre del pasajero que qued√≥ embobado ante la belleza de la “chica del tranv√≠a”. En el texto describe su vestimenta, con el fin de encontrarla y concretar alg√ļn encuentro. Incluso se toma ciertas licencias que, en concreto, son especulaciones.

‚ÄúMe gustar√≠a haber reunido el valor para sacarte el infierno por el que estabas pasando y alegrarte la noche. Ojal√° te hubiera tendido la mano‚ÄĚ, escribe en la carta, con aparente conocimiento de la susodicha.

El hecho desencaden√≥ un debate en Espa√Īa, a ra√≠z del l√≠mite entre “acoso” y “romanticismo”, entre “obsesi√≥n” e “inter√©s”. Psic√≥logos y colectivos feministas han expuesto sus puntos sobre la mesa. Faltaba la opini√≥n de alguno de los testigos de la historia. Y aquello ocurri√≥: una mujer se identific√≥ como la ‘chica del tranv√≠a’, y a trav√©s de una carta explic√≥ sus motivos para no responder las miradas de Sergio.

Seg√ļn el portal de la cadena televisiva Antena 3, la f√©mina respondi√≥ con un texto en redes sociales, y por los detalles que entrega, su relato se condice con los hechos acontecidos.

“Yo soy la chica del tranv√≠a”, se titula el texto. “Solo quer√≠a llegar a casa a dormir despu√©s de las fiestas. Estaba agotada. Sin embargo, no hay descanso para las mujeres, ni siquiera en el transporte p√ļblico”, cuenta.

Para ella, lo vivido en el tranv√≠a fue una clara situaci√≥n de acoso. “No es la primera vez (que me miran en el tranv√≠a), pero nunca te acostumbras (…) Prestas atenci√≥n a tu alrededor, valoras el riesgo de la situaci√≥n, esperas que no se te acerque y cuando llegas a casa escribes a tus amigas para que sepan que est√°s bien”, escribe.

“No dejabas de mirarme, y eso asusta. As√≠ que cuando te miraba, te desafiaba”, apunta el texto. Seg√ļn ella, todo el tiempo intent√≥ demostrar hostilidad pata que el curioso dejase de mirarla. “¬ŅEst√°s loco? Te ignor√©. Te rechac√©. ¬ŅQu√© esperabas?”, apunta.

“Si de verdad quieres sacarme una sonrisa, deja de buscarme. D√©jame. No insistas m√°s”, concluye el texto, que por estas horas se viraliza en redes sociales al mismo ritmo que la supuesta “carta de amor”.

Tendencias Ahora