En preparación está el juicio contra el único imputado por el incendio que transformó en cenizas la Iglesia San Francisco de Ancud.

El siniestro, destruyó por completo el templo católico construido -por primera vez- en 1845 y que ha sido consumido en 3 ocasiones por el fuego.

Fue el 22 de enero del 2020 cuando, en el amanecer, parte del cielo ancuditano fue tapado por una columna de humo que movilizó a todo el Cuerpo de Bomberos de la comuna, e incluso de otras en apoyo.

Pasados unos minutos se conocía la detención de Darío Chacón, quien pasó por varias situaciones durante el inicio del proceso, ya que debió ser evaluado en el servicio psiquiátrico del Hospital Regional donde se reveló y confirmó, con peritajes, que era imputable.

El hombre está formalizado por el incendio en el lugar no habitado, en el caso de la iglesia San Francisco, pero también por los daños que sufrió la casa parroquial y las lesiones del sacerdote.

Vanessa Pérez, abogada querellante, representante jurídica del Obispado de Ancud, explica que la Fiscalía está esperando una pena de 10 años y un día, sentencia a la que los querellantes se adhieren.

Asimismo, agregó la iglesia quiere saber qué fue lo ocurrido, independiente de la cuantía de la pena y del enjuiciado.

Según datos a los que accedió Radio Bío Bío, existirían pruebas visuales que sitúan a Chacón en el sitio del suceso a la hora de ocurrido el hecho investigado, el tercero en la historia del templo construido en el Siglo XIX.

La primera iglesia San Francisco de Ancud data de 1854, sufriendo un incendio tiempo después de inaugurada, siendo erigida la segunda en 1851, y luego destruida por el fuego en 1925, construyéndose la tercera y última terminada en 1933.

Este artículo describe un proceso judicial en curso
Existe la posibilidad de que los cargos sean desestimados al finalizar la investigación, por lo cual NO se debe considerar al o los imputados como culpables hasta que la Justicia dicte sentencia en su contra.
(Artículo 04 del Código Procesal Penal)