En medio de la polémica sobre el rol que han tenido los fiscales en la persecución de los delitos de saqueos, agresiones, incendios, etc., tras el estallido social del 18 de octubre pasado, aparecen datos concretos que consolidó Gendarmería para la Subsecretaría de Justicia. Información que sirve como antecedente en el debate sobre el trabajo que ha desarrollado la entidad persecutora al demostrar una disminución del 16% de las prisiones preventivas en la región Metropolitana a igual fecha del 2018.

La recopilación y cruce de información que desarrolló Gendarmería se dio en medio de jornadas de violencia que han sacudido a distintas ciudades del país, en que encapuchados han actuado con violencia inusitada saqueando y quemando supermercados, pequeñas tiendas, hoteles, edificios públicos y vandalizando infraestructura vial.

Según el informe – al que tuvo acceso Radio Bío Bío- revela una cifra particular: Tomando en cuenta el mismo periodo 2018 con el 2019, es decir, desde el 18 de octubre al 2 de noviembre, pese al alto número de detenciones que se han registrado en el actual contexto, las prisiones preventivas bajaron en un 16%.

Para la confección, Gendarmería cruzó los datos del número de detenidos que llegaron al tribunal versus los que ingresaron realmente a los centros penitenciarios. El desglose que contiene el informe indica que hubo 5.574 controles de detención, de ellos se descartaron 1.108 por responder a delitos no asociados a la contingencia, quedando la cifra de 4.466 asociados directamente a los hechos descritos.

De esas 4.466 personas que pasaron a control de detención por delitos relacionados con la violencia que se ha registrado, 1.335 tenían antecedentes previos: 848 como condenados y 487 como imputados.

De las 1.335 personas con antecedentes previos, 508 tenían entre tres a 10 ingresos previos a Gendarmería, ya sea como imputados por algún delito o condenados. De hecho, 166 tenían más de 10 ingresos previos.

El informe indica que el resultado es el “cruce que se puede hacer por controles de detención en todas las combinaciones posibles”.

Total de detenidos

En tanto, de las 4.466 personas que pasaron a control de detención, 372 pasaron a prisión preventiva. De esas, 231 tenían ingresos previos en Gendarmería.

El informe indica que a nivel nacional, entre el 18 de octubre y el 2 de noviembre de 2018, versus el mismo periodo de 2019, el número de prisiones preventivas disminuyó. Incluso es más preciso en la cifra al señalar que en ese periodo de 2018 hubo 1.688 prisiones preventivas y en 2019 hubo 1.417, lo que se traduce en una disminución de un 16% aproximadamente.

Cifras del Poder Judicial

El informe de Gendarmería se suma a otros que se han conocido en las últimas horas, todo generado por el debate que se abrió luego que la Fiscalía ofreciera una salida alternativa a 133 detenidos por saqueo.

Es así que el Poder Judicial, según reveló El Mercurio, cifró en un 83% las prisiones preventivas de las causas por saqueo. Según el desglose de esas cifras, se indica que al 5 de diciembre se contabilizaban 3.850 causas por ese delito y en 3.447 de ellas la Fiscalía pidió la medida cautelar de prisión preventiva, todo a nivel nacional. Los jueces las concedieron en 2.873 casos.

Estas cifras, según la publicación, indica que los fiscales pidieron prisión preventiva en un 89,5% de los casos, de ese total los tribunales de garantía otorgaron un 83,4%, que equivale a 2.873, mientras se rechazaron en un 16,6%, que equivale a 574.

Se debe precisar que no en todos los casos la Fiscalía ha formalizado cargos inmediatamente en las audiencias, sino que ha controlado la detención solamente.