Un exdiácono de la Iglesia Católica, que hasta 2017 trabajó como orientador del Colegio Don Bosco de Rancagua, fue formalizado durante el fin de semana por almacenamiento y distribución de pornografía infantil.

De acuerdo a información de La Tercera, una antigua víctima de Julio César Barahona Rosales de 58 años, fue quien alertó a las autoridades por lo que se determinó iniciar un proceso de investigación.

Fue entonces que tras una orden de entrada y registro gestionada por el Ministerio Público y llevada a cabo por Carabineros, se incautaron a Barahona dos teléfonos y un disco duro en los que se encontraron 708 archivos con fotografías de niños y adolescentes de índole sexual, detalló el mismo medio.

El propio denunciante advirtió a la Fiscalía Regional de O’higgins que Barahona había sido expulsado del estado clerical e imposibilitado de continuar la carrera de sacerdote, tras un juicio canónico realizado en 1991, consigna el matutino.

Las medidas le fueron impuestas al exdiácono debido a actos de connotación sexual que habría cometido en contra de cuatro menores de edad por esos años en la ciudad de Arica, según detalla el rotativo.

El resultado de aquel juicio canónico jamás fue remitido a la justicia, ni tampoco al colegio donde Barahona se desempeñó además como profesor.

A través de un escueto comunicado colgado en su página web, la dirección del Colegio Don Bosco señaló que “en virtud de noticias publicadas recientemente por medios de comunicación, como institución queremos informar que el señor Julio César Barahona Rosales no pertenece a nuestra comunidad educativa desde el año 2017″.

BioBioChile intentó comunicarse con el colegio para conocer si la desvinculación de Barahona tendrían relación con algún tipo de conducta impropia, pero el llamado no fue atendido.

De acuerdo a la carpeta investigativa a la que tuvo acceso el matutino, tras la revisión de los aparatos incautados al imputado, se comprobó que había tenido conversaciones con doce adolescentes a los que les pedía llevar a cabo un concurso de masturbación.

Como él sería quien iba a elegir al ganador, le solicitaba a los concursantes el envío de material audiovisual y además, les pedía grabarse con sus respectivas parejas.

Barahona también tenía en su poder imágenes de carácter sexual de una niña, las que posteriormente compartió con un grupo de exalumnos (que actualmente son adultos) advirtiéndoles: “Ojo, que esta niña es menor”.

A raíz de las pruebas que presentó la Fiscalía se determinó que Barahona quedara en prisión preventiva mientras dure la indagatoria.

Este artículo describe un proceso judicial en curso
Existe la posibilidad de que los cargos sean desestimados al finalizar la investigación, por lo cual NO se debe considerar al o los imputados como culpables hasta que la Justicia dicte sentencia en su contra.
(Artículo 04 del Código Procesal Penal)