Internacional
Domingo 11 marzo de 2018 | Publicado a las 09:30
Xi Jinping: el hombre m√°s poderoso en China desde Mao
Publicado por: Diego Vera La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Xi Jinping, de 64 a√Īos, el m√°s poderoso dirigente chino desde hace al menos un cuarto de siglo, es objeto de una permanente propaganda que linda con el culto a la personalidad y lo presenta como l√≠der infalible.

Xi dirige China con mano de hierro desde hace cinco a√Īos y a partir de ahora podr√° seguir siendo presidente de la Rep√ļblica el tiempo que quiera, gracias a una modificaci√≥n de la Constituci√≥n que suprimi√≥ este domingo el l√≠mite de dos mandatos.

Omnipresente en los medios, Xi es presentado por la propaganda como el rostro tranquilizador de un pa√≠s actualmente seguro de s√≠ mismo y que mira hacia el futuro so√Īando con “un gran renacimiento”, tras un siglo y medio de declive y humillaciones infligidas por los occidentales.

“Representa lo que los chinos quieren en t√©rminos de gobierno: un pa√≠s bien dirigido, una China fuerte y respetada”
, observa el sinólogo Jean-Pierre Cabestan, de la universidad Bautista de Hong Kong.

De rostro redondo y oronda figura, el hombre fuerte de Pek√≠n, apodado afectuosamente “T√≠o Xi” por los medios y el gran p√ļblico, a veces es comparado con el fundador del r√©gimen, Mao Zedong (1893-1976), por el culto que se le rinde y el poder que acumula.

Secretario general del Partido Comunista Chino (PCC), presidente de la Rep√ļblica Popular y de la comisi√≥n militar central, Xi Jinping cumple todas estas funciones al frente de la segunda potencia econ√≥mica mundial.

Casi cotidianamente, su figura abre el gran telediario de la noche: recibiendo a dirigentes extranjeros, discutiendo con ciudadanos corrientes o brindando un discurso en una asamblea de directivos de empresas, quienes lo aplauden con frenesí.

Su omnipresencia medi√°tica recuerda el m√°s puro estilo sovi√©tico, todo ello acompa√Īado por un retorno de la ideolog√≠a, la propaganda y la represi√≥n contra quienes amenazan la estabilidad, empezando por las redes sociales, estrechamente vigiladas.

El antiGorbachov

“Xi Jinping se presenta como el antiGorbachov. Es alguien que qued√≥ traumatizado por la ca√≠da de la URSS, lo que explica la represi√≥n de la sociedad civil y el retorno de la ideolog√≠a tras su llegada al poder”, seg√ļn analiza el periodista Fran√ßois Bougon, autor de un reciente libro sobre el dirigente chino.

“Si nos desviamos del marxismo, o lo abandonamos, nuestro partido perder√° su alma y su rumbo”, advert√≠a recientemente Xi, como si su partido no hubiera dado gigantescos pasos hacia la econom√≠a de mercado desde fines de los a√Īos 70.

Xi Jinping naci√≥ en un entorno acomodado. Es hijo de Xi Zhongxun, uno de los fundadores de la guerrilla comunista y perteneciente a la casta de los “pr√≠ncipes rojos”, descendientes de los revolucionarios que llegaron al poder en 1949, antes de ser purgados por Mao.

Xi intenta hacer olvidar estos or√≠genes y cultiva una imagen de dirigente cercano al pueblo. La prensa oficial insiste en su vida en el √°mbito rural durante la “revoluci√≥n cultural” (1966-76), cuando viv√≠a en una gruta.

Una esposa cantante

Al final de los disturbios de la era mao√≠sta, Xi Jinping se diplom√≥ como ingeniero qu√≠mico en la prestigiosa universidad de Tsinghua en Pek√≠n aunque acab√≥ haciendo carrera en el aparato del partido, en el que entr√≥ con apenas 21 a√Īos.

El presidente chino ya conocía entonces Estados Unidos: estuvo en Iowa en 1985 para estudiar agricultura.

Xi Jinping fue gobernador de Fujian en 2000 y jefe del partido en Zhejiang en 2002, dos provincias costeras que son un escaparate de la China reformista. El presidente Hu Jintao recurrió a él en 2007 para pedirle que pusiera orden en Shanghái, donde el jefe del partido había caído por un escándalo de corrupción.

Ese mismo a√Īo Xi Jinping entr√≥ en el comit√© permanente del bur√≥ pol√≠tico, cen√°culo del PCC, a cuyo mando se puso en noviembre de 2012.

Xi ha convertido la lucha contra la corrupci√≥n en la se√Īa de su gesti√≥n: en los √ļltimos cinco a√Īos, numerosos directivos han sido sancionados y otros est√°n entre rejas. Hay quienes sospechan que esta campa√Īa trata de encubrir una purga de la oposici√≥n interna.

Divorciado, en 1987 se casó con la cantante Peng Liyuan, por aquel entonces mucho más famosa que él. El matrimonio tiene una hija.

Su rostro rubicundo es motivo de bromas de los internautas, que cuelgan fotos suyas junto a otras del osito Winnie the Pooh. A tal punto se ha llegado que todos los comentarios sobre el simp√°tico oso de peluche han sido bloqueados en las redes sociales desde el verano (boreal) pasado.

URL CORTA: http://rbb.cl/jkzg
Tendencias Ahora