Internacional
Miércoles 15 mayo de 2019 | Publicado a las 14:44
Buenos Aires y el misterio de por qué su transporte colectivo no está rayado como en Santiago
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

¬ŅPor qu√© las micros no est√°n manchadas, ac√°? Fue la pregunta inmediata en la mente, pisando el acelerador a fondo para encontrar una respuesta.

Era mi segunda vez en Buenos Aires en menos de dos meses. Abrí bien los ojos en los barrios en los que veía pasar la locomoción colectiva y hasta me animé a tomar registro para que constara en lo real y no fuera atribuido a un imaginario de comparaciones entre sociedades, que al final desgastan.

¬ŅSer√° bueno contarlo? Un nuevo freno en mi mente. ¬ŅC√≥mo lo tomar√°n los chilenos? ¬ŅSe molestar√°n a caso si lo hacemos notar?. Luego, pas√≥ otro colectivo, sin un solo rayado y comprend√≠ que era hora de conducir la comparaci√≥n por la calle de lo evidente.

Los argentinos la est√°n pasando realmente mal debido a la crisis econ√≥mica, en pleno a√Īo electoral. Para ofrecer un ejemplo: dos personas pueden tomar alimentos (no en restaurantes ostentosos) con 150 mil pesos chilenos durante 5 d√≠as y en casi todos los tiempos de comida.

Eso, brinda una idea de lo que se invierte en territorio chileno. En una sola visita a un restaurante, puedes gastar hasta 25 mil pesos, sin que el lujo sea un aliciente. Se trata de un malestar causado por el tipo de cambio desfavorable para los vecinos suramericanos.

Pero les favorece lo visual. La capital argentina tiene algo que en Santiago u otras ciudades hace tiempo dejamos de apreciar: una locomoci√≥n colectiva que es digna de admirar, respetando tiempos en los que la gente sube y baja, sin asientos que muchas veces est√°n m√°s “grafiteados” que pared en el Bronx o choferes que he visto estresados m√°s de una vez y en honor a la verdad, por culpa de uno que otro usuario desatinado.

Paola Alem√°n / Buenos Aires
Paola Alem√°n / Buenos Aires

¬ŅCultura general? ¬ŅEstrategia para guardar las unidades lejos del “arte callejero”? Un colega me hizo referencia que en Chile, las unidades de locomoci√≥n colectiva se guardan en predios, donde quedan a merced de los que gustan de “mensajear” al mundo con su descontento.

En Argentina, tambi√©n. Camino al aeropuerto El Palomar, en las afueras de Buenos Aires, un predio con decenas de unidades guardadas haciendo fila para operar. El momento “perfecto” para “expresarse”, pero no pasa.

Una situación más a destacar: no son rayadas cuando están guardadas; tampoco nadie lo hace mientras están en marcha, transportando a gente descontenta por la crisis, Macri, Cristina y sus ganas de volver a la Casa Rosada, o por la variedad de situaciones diarias.

¬ŅQu√© clase de sortilegio permite que tanta rabia expresada por los ciudadanos en las calles, entre estas, una renovada Corrientes, (la versi√≥n bien elaborada de Broadway) no se derive en da√Īos a esa propiedad del estado tan necesaria?

Paola Alem√°n / Buenos Aires
Paola Alem√°n / Buenos Aires

Expresiones “culturales”… con √°cido

Algunos medios se han dado a la tarea de informar sobre las condiciones sobre las que opera el transporte colectivo en la capital chilena. No tiene que ver con las enormes jornadas de sus choferes, el pago que reciben por un servicio de los m√°s vitales u otras condiciones adversas diarias.

La radio Concierto ya hacía alusión a los rayados con materiales que pasaron de ser gráficamente inapropiados, hasta peligrosos, entre estos ácido.

Sin embargo, hay una particularidad a la hora de efectuar los rayados a las micros. Resulta que no ocurre cuando las unidades est√°n guardadas en alg√ļn predio. Sucede en plena marcha de estas, o cuando los sem√°foros se tardan tanto como para darles las oportunidad de hacer lo que para ellos es un “arte” en la carrocer√≠a.

Incluso, en diciembre de 2018, cuando el bus eléctrico del Transantiago fue rayado, sin haber entrado en funcionamiento.

Para poner otro ejemplo, a toda velocidad, de lo que ocurre en el transporte colectivo santiaguino, dos carros de la l√≠nea del metro 2 fueron sacados de circulaci√≥n el pasado 8 de mayo, debido a los da√Īos que dejaron las expresiones que literalmente rayan en lo vand√°lico y afectan al colectivo.

Archivo RBB
Archivo RBB

La situación se vuelve casi exclusiva de esta gran urbe. En regiones y otras ciudades como Concepción, los rayados en las micros son menos notorios y frecuentes.

“Si el otro lo hace, tambi√©n yo”

La psicóloga clínica Daniela Troncoso, responde sobre el dilema que es social, claro está, dados los resultados en el diario vivir.

¬ŅPor qu√©, viviendo realidades que si bien no son iguales, son parecidas en cultura, los chilenos se expresan en rayados no solo en las micros, sino en otro tipo de propiedad ya sea p√ļblica o privada?

Los diagnósticos, aunque no escritos en rayados imborrables, asoman.

“La mayoria de chicos y chicas que realizan rayados de micros no son adultos. Son j√≥venes o adolescentes. Pudiese ser un sentimiento de b√ļsqueda de identidad y similitudes o parentescos en sus grupos an√°rquicos, sin animo de generar impacto de concientizaci√≥n a su posici√≥n. Es una especie de intento de similitud contra el grupo que representan (radicales y anarquistas) tiene que ver con la b√ļsqueda de identidad personal. Si el otro lo hace, yo tambi√©n lo hago.Si el otro raya, yo tambi√©n”.

Pero en Argentina el usuario del transporte colectivo no se limita al p√ļblico adulto. Los j√≥venes tambi√©n abordan las unidades y pertenecen a grupos con los que se identifican. Es una edad ideal para hacerlo.

Concierto.cl
Concierto.cl

Al respecto, la psicóloga Troncoso asocia también la realidad argentina y las micros en circulación, al hecho de que el argentino promedio, de cualquier edad, se expresa concretamente sobre las situaciones que le disgustan. Incluso lo hacen a gritos.

Es muy com√ļn verlos en las calles capitalinas y pensar que se est√°n gritoneando. Pero nada de eso. Simplemente se est√°n expresando con ese movimiento de manos que nos recuerda al italiano apasionado en una charla. Una ni√Īa de unos a√Īos, apuraba a su madre en Bariloche (en 2016) Le recriminaba con ese acento tan particular con un “¬Ņvamos o qu√©?” el hecho de que no se apuraran a seguir su itinerario.

“Con argentina es diferente. Son formas de expresi√≥n diferente. Puede incluir que los chilenos no se expresan con claridad cuando algo les molesta”, dice Troncoso.

La auto-crítica respalda la tesis. Muchos chilenos se quejan de lo poco expresivos que son cuando llega la hora de manifestar una molestia y prefieren callarlo o bajar el reclamo, por temor a la confrontación.

Lo anterior podría ser una oportunidad de dar marcha atrás a las formas de expresión gráficas en los lugares que son usados por el resto y transitar de una vez por la calle de la cultura, el ornato y la expresión, por sinceridad ciudadana.

Paola Alem√°n / Buenos Aires
Paola Alem√°n / Buenos Aires
Tendencias Ahora