Internacional
Mi茅rcoles 17 abril de 2019 | Publicado a las 00:02 路 Actualizado a las 00:03
Bidones para agua y disparos en primera entrega de ayuda humanitaria en Venezuela
Por Jonathan Flores
La informaci贸n es de Agence France-Presse
驴Encontraste alg煤n error? Av铆sanos visitas

Rosa Torres logr贸 hacerse de un bid贸n en la primera entrega de ayuda humanitaria de la Cruz Roja ayer martes en Caracas, durante la cual se vivieron momentos tensos cuando desconocidos hicieron disparos al aire.

Unos 15 voluntarios trataban de ordenar una multitud que rode贸 un cami贸n del organismo en la barriada de Catia, donde arranc贸 la entrega del primer cargamento de ayuda humanitaria que lleg贸 a Venezuela.

El env铆o incluye insumos m茅dicos y plantas el茅ctricas que ser谩n distribuidas en hospitales.

“Estamos muy agradecidos de que nos ayuden en este momento tan dif铆cil”, dijo Rosa a la Agence France-Presse mientras aguardaba la entrega del recipiente con capacidad para 20 litros y 50 pastillas purificadoras.

Momentos despu茅s de la llegada del veh铆culo se escucharon disparos a pocos metros. “Son los colectivos, es para amedrentar”, expres贸 un testigo al referirse a grupos de civiles armados afines al oficialismo que la oposici贸n denuncia como “paramilitares”.

Matias Delacroix | Agence France-Presse
Matias Delacroix | Agence France-Presse

“Fueron disparos, pero no se preocupen que hay bastantes guardias (militares)”, afirm贸 sin inmutarse Mirna Perdig贸n, de 64 a帽os. Algunas personas se llevaron las manos a la cabeza, otras corrieron, pero la entrega no se detuvo.

Adem谩s de enfrentar la peor crisis econ贸mica de su historia contempor谩nea, con escasez de medicamentos y otros bienes b谩sicos, los venezolanos sufren por un suministro de agua precario, agravado tras apagones masivos registrados desde el 7 de marzo.

Habitante del vecino barrio 23 de Enero, basti贸n tradicional del chavismo, Rosa recibe agua cada ocho d铆as, pero ese no es su 煤nico problema: es diab茅tica y requiere tres f谩rmacos.

“Son muy costosos y no puedo pagarlos”, cont贸 la mujer, que se desempe帽a como vendedora de golosinas.

“Que no se politice”

En tanto la cola se hac铆a m谩s larga, H茅ctor Morillo, trabajador independiente de 43 a帽os, intentaba escoger un bid贸n de su color favorito. Hab铆a verdes, azules y naranja.

“Yo quiero uno anaranjado”, brome贸 Morillo, al afirmar que, con suerte, recibe agua una vez por semana.

Al ratificar que la ayuda se distribuir谩 bajo los principios de “neutralidad, imparcialidad e independencia”, Mario Villarroel, presidente de la Cruz Roja Venezolana, pidi贸 evitar la “politizaci贸n de este gran logro”.

“La gente est谩 alegre, creo que las necesidades humanitarias est谩n a la vista y la gente est谩 contenta, al final esta es una ayuda que no distingue credo religioso, ni pol铆tico, ni social, no discrimina”
- Voluntario Cruz Roja venezolana.

Desde la oposici贸n, liderada por el jefe parlamentario Juan Guaid贸, reconocido como presidente interino por m谩s de 50 pa铆ses, la perciben como un reconocimiento de la crisis humanitaria por parte del gobierno.

Pero para el gobernante socialista Nicol谩s Maduro es una forma de “sortear el bloqueo criminal” del presidente estadounidense, Donald Trump, a quien acusa de promover una intervenci贸n militar en Venezuela.

“El pueblo la est谩 recibiendo con mucho cari帽o, esperamos que no lo politicen, que no lo pasen por las redes (sociales) como una ayuda que viene de la oposici贸n”, expres贸 la chavista Mirna Perdig贸n.

“Nos lanzaban besos”

Mar铆a Matos, jubilada de 62 a帽os, dej贸 de tomar su tratamiento para la hipertensi贸n hace dos a帽os, adem谩s de lidiar con la falta de medicinas para su madre de 82, hospitalizada por un accidente cerebrovascular.

“En el hospital no hay nada, mi mam谩 lleg贸 el s谩bado y el lunes fue cuando le dieron medicina porque la compramos entre varios familiares”, cont贸 Matos a las afueras del centro m茅dico Domingo Luciani, en la populosa barriada de Petare, en Caracas.

El cargamento de 24 toneladas de ayuda que arrib贸 este martes fue trasladado desde el aeropuerto internacional de Maiquet铆a hasta Caracas en una treintena de camiones.

En el trayecto de unos 30 kil贸metros los miembros de la caravana recib铆an aplausos de personas que los ve铆an pasar. Unos tocaban bocinas para animarlos, otros sal铆an por las ventanas de los carros para hacerles fotos y videos.

“Nos felicitaban y nos lanzaban besos”, relat贸 uno de los voluntarios. La log铆stica incluir谩 3.100 de ellos.

“La gente est谩 alegre, creo que las necesidades humanitarias est谩n a la vista y la gente est谩 contenta, al final esta es una ayuda que no distingue credo religioso, ni pol铆tico, ni social, no discrimina”, cont贸 emocionado.

Unos 7 millones de personas, casi un cuarto de la poblaci贸n de Venezuela, necesita ayuda humanitaria urgente, seg煤n un reciente informe de la ONU.

Tendencias Ahora