El periodista habló de los complejos momentos que vivió reporteando la guerra en Irak, incluso con miedo por su amigo.

Santiago Pavlovic estuvo invitado al estelar Buenas Noches a Todos, donde recordó sus años como corresponsal de guerra y rememoró algunas anécdotas de reporteo; una de ellas tiene relación con Rafael Cavada, su amigo.

Ambos estuvieron en la cobertura del conflicto armado entre Estados Unidos e Irak hacia 2003, específicamente en la ciudad de Bagdad. Sin ir más lejos, alojaron en el mismo hotel.

En este sentido, Pavlovic sostuvo que aquel edificio fue impactado por un proyectil estadounidense, justo en un sector donde Cavada se alojaba con su equipo. Por lo anterior, pensó que había muerto.

“El proyectil de un tanque norteamericano impactó en el hotel palestino en que estábamos nosotros. Rafa estaba dos pisos más arriba”, recordó.

Pavlovic y Rafael Cavada

“Eso fue tremendo, porque tú estás con otros 100 periodistas extranjeros, y de repente ves la guerra, la muerte. Para mí esa fue una visión bien tremenda, porque cuando llegó el impacto al hotel, ya había pasado el fragor del combate. Mi preocupación era el Rafa, porque yo le había dicho que se instalara ahí para tener un ángulo distinto del combate”, agregó.

Sin ir más lejos, comentó, el momento de mayor susto lo vivió cuando vio que trabajadores sacaron a un profesional gravemente herido desde aquel lugar.

“Siempre pensé que era Cavada, hasta que me di cuenta de que no era. Venía con los ojos abiertos, el mentón desgarrado, y el fémur asomando. Murió 15 minutos después”, explicó.

Ambos se reencontraron horas más tarde. “Después nos abrazamos con Rafael. Él había participado ayudando a un periodista ruso que murió”, concluyó.