Blogs
S√°bado 03 agosto de 2019 | Publicado a las 11:51
Essal y L√≠nea Azul: ¬Ņpor qu√© nuestro Estado avala empresas "penquitas" que rayan en lo criminal?
visitas

Al parecer, a los chilenos nos gusta quedarnos en la orilla viendo cómo se nos viene encima una ola, hasta que ya es demasiado tarde para correr.

Ver√°n. Aunque de Essal y su fiasco con el servicio de agua potable en Los Lagos ya se ha dicho todo lo esperable (y m√°s), s√≥lo por asombro recordemos un par de absurdos de su servicio. Fue el mismo subsecretario de Obras P√ļblicas, Lucas Palacios, quien declar√≥ que esta era una “amenaza latente” y que “ni Osorno ni ninguna otra ciudad de Chile se merec√≠a una empresa tan ‘penquita’ como Essal”.

Razones no le faltaban. La fiscal Mar√≠a Ang√©lica de Miguel calific√≥ la planta que surt√≠a de agua a los habitantes de la capital provincial como “un poquito artesanal”, debido a una interminable lista de irregularidades en su funcionamiento que iban desde equipos obsoletos o deteriorados, hasta su falta de control sobre los trabajadores que llevaban a cabo los procesos.

Precisamente, el problema que provoc√≥ dejar sin este servicio b√°sico por 10 d√≠as a 150.000 osorninos, fue una negligencia que rivaliza con la del infame puente Cau Cau: el √ļnico operario dejado a cargo de recargar un generador el√©ctrico -sin ninguna supervisi√≥n ni apoyo t√©cnico- simplemente olvid√≥ que estaba realizando el proceso y lo dej√≥ correr por horas hasta derramar m√°s de 1.100 litros de petr√≥leo sobre los filtros de agua.

Contexto | Cedida a RBB
Contexto | Cedida a RBB

La empresa ha tratado de deslindar la responsabilidad en él, pero ya saben: si sujetamos un muro con alambres y luego se viene abajo, no podemos culpar al alambre.

Esta dista de ser la √ļnica pol√©mica de Essal. En los √ļltimos 5 a√Īos la concesionaria ha tenido 85 procesos sancionatorios, siendo el m√°s grave la contaminaci√≥n de la bah√≠a de Ancud en Chilo√© con coliformes fecales (digamos, con caca), situaci√≥n que la empresa atribuy√≥ a algas en un primer momento e incluso pag√≥ a una empresa para emitir un informe que la exculpara.

Henry Burrows | RBB
Henry Burrows | RBB

Y ojo, hablamos de una empresa que sólo en 2018 tuvo ingresos por más de 58.000 millones de pesos, y ganancias para el bolsillo de casi 11.000 millones. No son sueldos reguleques, precisamente.

comillas
“Si sujetamos un muro con alambres y luego se viene abajo, no podemos culpar al alambre”
-

Pero hablando de arreglar cosas con alambres, ¬Ņque m√°s podemos decir del triste caso de L√≠nea Azul? Luego de que uno de sus buses volcara en la Ruta 5 matando a 6 personas, incluyendo una ni√Īa de s√≥lo 9 a√Īos, se destap√≥ una espiral de actos criminales, siendo la principal que el bus siniestrado ten√≠a su patente adulterada. ¬ŅPor qu√©? Para ocultar que la m√°quina ten√≠a prohibici√≥n de circular desde 2016, debido a que ya hab√≠a protagonizado otros dos accidentes fatales en 2010 y 2012.

No s√≥lo eso. L√≠nea Azul es una de las compa√Ī√≠as de transporte m√°s multadas del pa√≠s, con un 57% de sus controles derivando en infracciones. No me sorprendi√≥. Durante un periodo de mi vida no me qued√≥ alternativa que tomar estos buses para transportarme, y comprob√© que el mal estado de los buses y la imprudencia de sus conductores era una constante de la empresa.

(Y s√≠, tambi√©n comprob√© hasta el hartazgo que, al momento de querer denunciarlas a la Seremi de Transportes, el proceso era engorroso e in√ļtil).

Ahora, adem√°s del conductor del malogrado bus, tambi√©n est√°n bajo arresto el jefe de taller de L√≠nea Azul y el due√Īo de la empresa, de quien a√ļn no se aclara si fue detenido mientras iba a entregarse o intentaba huir.

Hans Scott | Agencia Uno
Hans Scott | Agencia Uno

No es de extra√Īar entonces que la justicia haya decretado la incautaci√≥n de los 14 buses que a√ļn pose√≠a la empresa, y el Ministerio de Transportes iniciara el proceso de cierre de L√≠nea Azul.

¬ŅO s√≠ deber√≠a extra√Īarnos?…

Quiz√° porque las acciones que en cualquier pa√≠s civilizado ser√≠an evidentes, en el nuestro tardan en llegar hasta que los da√Īos se traducen, incluso, en muertes. Y cuando se trata de sanciones, de haberlas, estas acaban siendo irrisorias.

En el caso de Essal, la empresa inicialmente había ofrecido compensar a sus clientes (o mejor dicho, rehenes gracias a las bondades de los monopolios naturales) con 40 días de agua gratis.

Disc√ļlpenme, pero ni Col√≥n trat√≥ de engatusar a los ind√≠genas con semejante chucher√≠a.

Luego la presión ciudadana la hizo anunciar dos meses de agua gratis, pero ello no cubrirá las tremendas pérdidas del comercio, que debió paralizar sus funciones y dejó de recibir ingresos que hoy tienen a muchos locales en riesgo de quebrar.

¬ŅLo peor? Que muy fresca de cuerpo, Essal advirti√≥ que la legislaci√≥n no permitir√° que les quiten la concesi√≥n de aguas anunciada por el SISS. Es que, ahora s√≠ recordaron su “estricto apego a la ley de servicios sanitarios”.

Y probablemente la empresa tenga raz√≥n en su desfachatez pues vaya que las leyes la favorecen. El superintendente de servicios sanitarios, Jorge Rivas, aclar√≥ que nuestra legislaci√≥n no permite exigir una compensaci√≥n a las empresas de agua potable, sino s√≥lo sancionar con una multa que no puede superar los 600 millones de pesos, es decir, menos del 5% de las ganancias obtenidas por Essal el a√Īo pasado.

Esta indulgencia en nuestra legislaci√≥n hacia las empresas nace de la misma indiferencia de las autoridades hacia sus transgresiones. En 2013, nuestro colega Crist√≥bal Vaccaro fue parte de un reportaje que demostr√≥ c√≥mo el a√Īo anterior, L√≠nea Azul hab√≠a tenido 266 infracciones (¬°una cada 1,3 d√≠as!), incluyendo algunas tan graves como transitar con m√°quinas suspendidas (¬Ņles suena?), el parabrisas roto, sin cinturones de seguridad o con exceso de pasajeros.

En vez de alarmarse, el Ministerio de Transportes de la fecha les respondi√≥ que si bien estas infracciones permit√≠an clausurar la empresa, prefer√≠an no hacerlo para “no matar la marca” y evitar dejar a muchas personas botadas por falta de movilizaci√≥n, sobre todo hacia lugares donde L√≠nea Azul era la √ļnica oferente.

Y vaya que en vez de matar la marca, acabaron matando personas.

Ejemplos de esta inoperancia estatal tenemos por montones. Recibimos alegremente 7 mil pesos de compensación por la colusión de las empresas de papel higiénico CMPC y TSA, lo que les arrojó ganancias de 480 millones de dólares. Si nos hubieran entregado el total de estas ganancias mal habidas -como suele obligar la Unión Europea- cada uno de los 17 millones de chilenos debería haber recibido más de 20 mil pesos.

Suma y sigue, desde el perdonazo de 125 millones de d√≥lares del SII a la cadena Johnson’s, hasta la multa de apenas 24 millones de pesos con que la extinta SBIF sancion√≥ al banco BCI por cobrar intereses ilegales a m√°s de 47 mil clientes de tarjetas de cr√©dito, cuyos montos, hasta la fecha, desconocemos.

Ni mencionemos al grupo Penta, que tras protagonizar el mayor esc√°ndalo financiero en la historia del pa√≠s con m√°s de 20 mil millones de d√≥lares de fraude al fisco -con gran parte de las sumas destinadas al financiamiento ilegal de campa√Īas pol√≠ticas- termin√≥ con un bullado acuerdo judicial que “castig√≥” a sus dos principales protagonistas, Carlos D√©lano y Carlos Lav√≠n, con escribir 100 veces en una pizarra que “esas cosas no se hacen” (s√≠, literalmente).

Quiz√° por todas estas razones, los chilenos solemos sentir un recelo intr√≠nseco hacia todo quien lleve el nombre de “empresario” y una desesperanza en cualquier proceso sancionatorio o de compensaci√≥n (¬Ņalguien todav√≠a conf√≠a en obtener algo del Sernac?).

Y esto no es algo propio de un gobierno, de izquierda o derecha, es parte de nuestro Estado en su conjunto, de los tres poderes, como quienes debieran ser garantes de nuestros derechos. Con fiscalizaciones oportunas y suficientes, y con normativas que impongan sanciones realmente severas.

Por ahora, sólo nos queda seguir esperando no ser los próximos en abrir la llave y no tener agua. O subirnos a un bus que jamás debió haber estado circulando.

Tendencias Ahora