Artes y Cultura
Martes 04 junio de 2019 | Publicado a las 15:33
"En tu piel": para sumirse pl√°cidamente en un drama rom√°ntico
Por Tu Voz
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

“En tu piel”, el reciente estreno chileno y √ļltima entrega del galardonado realizador Mat√≠as Bize, (En la Cama, La Vida de los Peces, La memoria del Agua) es de esos films donde el espectador se sume pl√°cidamente en la historia, un drama rom√°ntico muy bien filmado, muy bien narrado.

Texto de Manuel H√ľbner

, Escuela de Cine de Chile

Una producci√≥n dominicano-chilena protagonizada por Eva Arias (1985), actriz dominicana y ex Miss Rep√ļblica Dominicana para Miss Universo (El Idiota, Locas y Atrapadas, C√≥mplices), en su primer rol protag√≥nico, y Josu√© Guerrero (1982), reconocido actor de teatro y televisi√≥n en su pa√≠s que ha incursionado en la cinematograf√≠a con un √©xito ascendente (Duarte, Flor, Traici√≥n y Gloria).

Dos amantes, que al igual que en la anterior En la Cama, desarrollan su historia en una misma situación y locación. En este caso un apartamento, en el cual después de un primer encuentro, semanal y puntualmente (a las 19:20 hrs) desarrollan estos posteriores encuentros amatorios.

En contraposici√≥n a su anterior obra En la Cama, Bize ha desarrollado una especial sensibilidad para conducir el relato, logrando una impecable direcci√≥n en ambos actores. Lejos de relatos y di√°logos colaterales algo in√ļtiles, usual en los encuentros de amantes furtivos, aqu√≠ el trabajo conjunto con el guionista (Julio Rojas), tiende a funcionar cercano a la perfecci√≥n, logrando instantes varios, en los cuales los silencios hablan, y a gritos en algunas de las escenas.

La fotografía y cámara de Arnaldo Rodríguez (ACC) en complicidad y al servicio de lo anterior, logra captar imágenes que develan con intensidad ese silencioso conflicto que afecta a los amantes, cual es, la sombra de la finitud. Aquí ese conflicto está apenas dialogado, son las miradas, las acciones y la gestualidad imperceptible a veces de los actores, que con maestría y encuadres muy adecuados de la cámara, convierten esa emoción y sensación contenida de la historia en algo muy verosímil.

La pel√≠cula no regatea en ense√Īar piel, y m√°s piel, de hecho cada cambio situacional y cronol√≥gico en la historia, comienza con sendas y renovadas arremetidas de orden sexual, incluyendo, y valga la contradicci√≥n, una pseudo violaci√≥n consensuada.

La m√ļsica original de Andr√©s Rodr√≠guez ofrece y aporta a la atm√≥sfera tensa y conflictuada de la trama, un repertorio ad hoc que funciona como todo en este film, en complicidad con la historia as√≠ como todos los dem√°s elementos ya descritos.

En suma, un buen estreno nacional, en el cual podemos apreciar -y se agradece- que los silencios en el cine también pueden decir mucho.

Tendencias Ahora