Internacional
Al parecer no había lugar para ellos en Europa: refugiados afganos regresan a su país
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El a√Īo pasado, m√°s de 1,25 millones de extranjeros hicieron una solicitud de asilo en la Uni√≥n Europea (UE), un nivel jam√°s registrado por la Oficina Europea de Estad√≠sticas. Los sirios son los m√°s numerosos, y los afganos ocuparon el segundo lugar con 178.230 pedidos.

Meses después, la situación ha cambiado, pues muchos afganos se han devuelto a su país o han escapado de Europa, donde no han encontrado un lugar para desarrollarse.

Seg√ļn la Organizaci√≥n Internacional para Migrantes, 1.000 refugiados afganos han pedido abandonar Alemania. “Dejar su pa√≠s, es sobre todo dif√≠cil para los hombres j√≥venes y solos, debido a la separaci√≥n familiar”, destaca Jochen Oltmer, especialista de los movimientos de migraci√≥n de la universidad de Osnabr√ľck (Allemania).

Mohamed Asif Nuri so√Īaba con “una vida c√≥moda” en Alemania. Pero su complejo periplo hasta Europa y dos meses de pesadilla en centros de refugiados hicieron que regresara a Kabul, a pesar de la violencia y el desempleo.

En medio de serios problemas econ√≥micos, Asif Nuri, licenciado en Econom√≠a de 26 a√Īos, emprendi√≥ su √©xodo el a√Īo pasado.

El joven afgano relata un agotador periplo que lo llevó de Kabul a Francfort, en Alemania, pasando por Irán, Turquía, Grecia, Macedonia, Serbia, Croacia, Eslovenia y Austria.

“Lo m√°s dif√≠cil fue pasar de Ir√°n a Turqu√≠a” afirma. “Hab√≠a en nuestro grupo un chico afgano algo gordo, que ten√≠a dificultades para caminar en la monta√Īa. Los traficantes le dieron un patada, cay√≥ por una pendiente y jam√°s encontramos su cuerpo”.

En Alemania, trasladado de un centro de acogida a otro, Mohamed Asif conoci√≥ a sirios, a iraqu√≠es, y constat√≥ algo inamovible: “El nacionalismo europeo”.

“Los europeos creen que vamos a destruir su cultura” asegura. Y esa desconfianza ante los migrantes se agrav√≥ tras la noche de San Silvestre en Colonia, cuando decenas de mujeres fueron agredidas sexualmente por hombres presentados por las autoridades como mayoritariamente procedentes del Maghreb.

Al cabo de dos meses, Mohamed Asif ya estaba harto y volvió a Afganistán gracias a la OIM, sin esperar siquiera que su demanda de asilo fuera tramitada.

“Europa ha sido una amarga experiencia para m√≠”, afirma.

Muchos a√ļn quieren probar suerte

Una pesadilla similar padeci√≥ su compatriota Abdul Ghafur Aryan, de 24 a√Īos, que tambi√©n vivi√≥ en un centro de refugiados. Pas√≥ tres meses en Fulda, al noreste de Fr√°ncfort, tras un viaje por el que pag√≥ 7.500 d√≥lares.

“Los ba√Īos estaban sucios, y en todas las comidas s√≥lo ten√≠amos derecho a mermelada y mantequilla”, explica.

Y luego, est√° esa impresi√≥n de ser tratado como un refugiado de segunda clase. Los sirios tienen derecho a clases de alem√°n pero no lo afganos, asegura. “Los alemanes deber√≠an saber que Afganist√°n est√° en guerra, igual que Siria. Deber√≠amos ser tratados de la misma forma”.

Abdul Ghafur aprovechó un vuelo de la OIM organizado hace diez días para regresar a Kabul. Un total de 135 refugiados afganos hicieron lo mismo.

Pero ni esta constataci√≥n, ni el llamado del presidente del Consejo europeo Donald Tusk a los migrantes econ√≥micos a no venir a Europa, desalientan a otros aspirantes a viajar, como Nomyalay Sa√Įd.

Este antiguo int√©rprete de las fuerzas estadounidenses en Afganist√°n no tiene trabajo y pasa sus d√≠as en un parque de Kabul. Si las cosas no cambian, este joven afgano tomar√° contacto con un traficante de migrantes para “ir a Europa”.

Tendencias Ahora