Cultura
“Otello” en el Met impresiona por su dramatismo y su perfecci√≥n l√≠rica
Publicado por: Johnny Teperman
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La √≥pera “Otello” de Giuseppe Verdi, segunda de la temporada 2015/2016 de transmisiones en directo, v√≠a sat√©lite, desde el Metropolitan Opera House de Nueva York, que llega a 2 mil salas de cines de 70 pa√≠ses, fue exhibida en el Teatro Nescaf√© de las Artes, con una versi√≥n que satisfizo plenamente al p√ļblico asistente, impresi√≥n que compartimos totalmente.

La magistral adaptación de la obra del británico William Shakespeare realizada por Verdi se muestra ahora en una nueva producción a cargo del norteamericano Bartlett Sher, modernizada en varios siglos y con un Otello de figura impresionante, pero de tez blanca y sin barba.

La caracter√≠stica principal de esta versi√≥n es su dram√°tica teatralidad y las poderosas voces de los cantantes acompa√Īados por la calidad incomparable de una orquesta, la cual muy bien conducida por el director franco canadiense Yannick N√©zet‚ÄĎS√©guin, nos entrega un torrente de sonido, que armoniza a la perfecci√≥n con los cantantes, todos muy bien en sus roles, con sobresaliente participaci√≥n del bar√≠tono serbio Zeljko Lucic como el villano Iago (muy bueno su “Credo”), envidioso factor de odio y promotor absoluto del intenso y dram√°tico desarrollo de la obra y de la ca√≠da del celoso Otello encarnado por el tenor leton√©s Aleksandrs Antonenko, quien impresion√≥ por su voz, con un rol de ingenuo hombre poderoso,que se deja enga√Īar facilmente por uno de sus ayudantes. Luci√≥ en gran medida, en las arias “Esultate” del comienzo y “Niun me tema”, tras el crimen de Desd√©mona.

La nueva soprano estrella, la b√ļlgara Sonya Yoncheva como su inocente esposa y v√≠ctima, es otra de las grandes revelaciones de esta versi√≥n, destacando en todos los aspectos y protagonista principal de los hermosos duos con Antonenko y con brillantes interpretaciones de las arias del “Sauce” y el “Ave Mar√≠a”, considerada por comentaristas avezados, como superior a otras grandes sopranos de √©pocas recientes y pasadas.

Los demás artistas, el también impresionante coro y los desplazamientos de una escenografía, racional, incluso claustrofóbica, completan este panorama positivo que da el balance final para esta ópera, de una nueva temporada lírica del Met, que comienza a a avanzar sin tropiezos.

Tendencias Ahora