Tecnología
Luz azul: El enemigo que se esconde en las pantallas
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El temor a que la luz azul emitida por las pantallas genere trastornos del sue√Īo o deteriore la retina es motivo de preocupaci√≥n para muchos y argumento de marketing para otros. Los expertos recomiendan protecci√≥n, pero sin que cunda el p√°nico.

Desde hace unos a√Īos, los ledes (diodos emisores de luz) se han colado en los tel√©fonos inteligentes, las televisiones y los ordenadores.

Su escaso consumo el√©ctrico y fuerte intensidad seducen a los fabricantes. El problema es que muchos contienen un elevado porcentaje de luz azul, la parte m√°s energ√©tica pero susceptible de ser da√Īina para la salud.

“Es un tema de hace tiempo” y los estudios cient√≠ficos se multiplican, resume el director de marketing Stefan Sommer en el puesto de Philips del Sal√≥n de la electr√≥nica IFA de Berl√≠n.

√Čl vende una pantalla de ordenador equipada con tecnolog√≠a “SoftBlue”, supuestamente mejor para la retina. Philips comercializa con √©xito tres monitores de esta gama desde febrero, sobre todo en los pa√≠ses n√≥rdicos sensibles a los temas de salud, para “ampliar la gama”, explica.

Con estas pantallas -dice- se acaba “la imagen que tiende al amarillo”, los colores son naturales.

“Cambiamos las frecuencias de luz azul nocivas, que est√°n por debajo de 450 nan√≥metros, para subirlas por encima de 460 nan√≥metros”, detalla.

Otras marcas, como las taiwanesas Asus y BenQ, o la estadounidense ViewSonic, proponen pantallas de ordenador específicas.

La tecnolog√≠a “es un placer que culpabiliza: cuando √©ramos muy j√≥venes nuestros padres nos dijeron que pasar demasiado tiempo delante de la televisi√≥n o del ordenador era malo. Por eso una pantalla segura podr√≠a ser del agrado de los consumidores”, considera Paul Gray, analista del gabinete IHS.

‘Que no cunda el p√°nico’

“No hay que preocuparse en exceso ni tirar todas nuestras pantallas”, matiza Serge Picaud, investigador del Instituto de la Visi√≥n de Par√≠s.

El científico realizó un estudio en 2013, que exponía las células de la retira de los cerdos (parecidas a las del ser humano) a diferentes longitudes de onda y demostró que la luz entre 415 y 455 nanómetros mataba células. Dicho de otra manera, el color azul oscuro, cercano a los ultravioletas, es nocivo.

Pero “hay que relativizar, porque la intensidad lum√≠nica producida por las pantallas es relativamente d√©bil con relaci√≥n al sol. (…) Todos los que se preocupan de la toxicidad de nuestras pantallas ¬Ņse han puesto gafas este verano en la playa?”, desdramatiza el cient√≠fico.

“No hay que tener miedo de las pantallas, lo que plantea problema es la sobreexposici√≥n”, a√Īade el oftalm√≥logo Vincent Gualino.

Entre tabletas, tel√©fonos inteligentes, ordenadores y televisiones, podemos pasar “hasta seis o siete horas” diarias delante de una pantalla, apunta este experto en enfermedades de la retina.

Motivo suficiente, seg√ļn √©l, para protegerse en funci√≥n del uso.

No faltan soluciones, como las gafas especiales contra la luz azul, disponibles sin receta y de gran aceptación en Japón, país de origen de los tres premios Nobel de física que permitieron a los ledes emitir en azul.

Los j√≥venes son los que m√°s protecci√≥n necesitan, apunta el doctor Gualino, porque “tienen un cristalino claro y se expondr√°n durante 40 o 50 a√Īos”.

Seg√ļn √©l, las personas propensas a “la degeneraci√≥n macular asociada a la edad” (DMLA), deber√≠an equiparse, as√≠ como los grandes consumidores, incluso los que no tengan problemas de visi√≥n.

Otros estudios han demostrado que la energ√≠a de la luz azul influye en los ciclos del sue√Īo. Para evitarlo han surgido aplicaciones como “F.lux”, que permiten regular la luminosidad de la pantalla y su composici√≥n en funci√≥n del momento del d√≠a.

Tendencias Ahora