Rayén Araya: “Cuidado con los estereotipos tras los bombazos”

Con el estallido de una nueva bomba en la capital, la “tranquilidad” que buscaba transmitir la autoridad luego de la formalización de tres personas -presuntamente responsables- por el bombazo en el Subcentro de Escuela Militar, se pierde entre las notas policiales.

Era algo esperable, pues probablemente no son las únicas personas que están dispuestas a colocar un explosivo. ¿Quiénes en nuestra sociedad llegarían a algo así? ¿enfermos? ¿jóvenes? ¿drogadictos? Cuidado con los “perfiles” que se trata de establecer, como patrones de conducta en la vida de quienes hasta el momento, siguen siendo “presuntos responsables”, y desde ahí querer explicar la colocación de una bomba.

Bienvenida modernidad, oficialmente, con bombas y todo lo que eso implica.