Notas
Beyer sobre Bachelet: “Esperaba la lealtad pol√≠tica que tendr√≠a un l√≠der con sus colaboradores”
Publicado por: Guido Focacci
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Reci√©n destituido del ministerio y obligado a alejarse de cargos p√ļblicos por 5 a√Īos, Harald Beyer eval√ļa su actual situaci√≥n. Afirma que la acusaci√≥n en su contra responde a revanchismos en contra del gobierno y que Bachelet, de haber respondido con lealtad, habr√≠a evitado f√°cilmente su destituci√≥n.

Beyer habla de decepciones personales, de demagogia pol√≠tica de muchos parlamentarios a la hora de votar en estas instancias y a la hora de hablar del lucro. Tambi√©n afirma que el narcisismo se ha adue√Īado del movimiento estudiantil que, en definitiva, es el comienzo y final de su historia como ministro.

Michelle Bachelet

Harald Beyer trabaj√≥ en 3 comisiones para el gobierno de Bachelet y afirma que su aporte no fue poco, “mi rol fue, desde el punto de vista de sus intereses y de lo que ella buscaba, bien importante”.

Asegura que no quiere llorar sobre leche derramada, pero aclara que es un hecho que Bachelet podr√≠a haber detenido la acusaci√≥n constitucional en su contra, pero aquello era, seg√ļn Beyer, un gesto pol√≠tico que requer√≠a lealtad de un l√≠der a las personas que han trabajado con ella.

“Me decepcion√≥ y me deja la sensaci√≥n de que su liderazgo es de mentira”, sentencia el exministro. Bajo sus par√°metros, de un verdadero l√≠der se espera una mirada con mayor distancia, con perspectiva de largo plazo, que Michele no tuvo.

Posible renuncia

La posibilidad de zanjar el tema mediante su renuncia, es uno de los aspectos que más decepcionan a Harald Beyer. Explica que la acusación constitucional es una institución de suma importancia, que debe respetarse y que en ninguna de sus normas se establece que por la renuncia del ministro sobre el cual versa esta deba detenerse.

Es decir, cada vez que un parlamentario se acerc√≥ a decirle que, si √©l renunciaba, la acusaci√≥n reculaba, comet√≠a un “arregl√≠n” indigno. Ya que reflejaba que era capaz de cambiar un voto que s√≥lo deb√≠a sostenerse en el m√©rito de una presentaci√≥n y una defensa.

Oposición parlamentaria

Beyer asegura que vio mucha demagogia y aquello lo decepcionó. Afirma que los parlamentarios, casi en su totalidad, votaron en manada y no basándose en los méritos de este peculiar proceso constitucional.

Bianchi es el ejemplo de Harald, ya que en su exposici√≥n no cita nada de la acusaci√≥n y p√ļblicamente ofreci√≥ “salvarlo” a cambio de su renuncia. “Creo que, en general, el an√°lisis que hicieron fue muy pobre, tratando de satisfacer a la galer√≠a, pero no a sus conciencias”, asegura.

Hosa√≠n Sabag, seg√ļn Beyer, es ejemplo de lo contrario, ya que reconoci√≥ que las presiones pol√≠ticas fueron muy fuertes. A pesar de no compartir el argumento, valora la sinceridad y no la hipocres√≠a del resto que trat√≥ de argumentar sin validez, cuando en el fondo ten√≠a las mismas razones.

Confech

Dentro del proceso la Confech fue un grupo de presi√≥n m√°s. Para opini√≥n del exministro, ser√≠a muy lamentable que un parlamentario o varios hubieran permitido que esas presiones influyeran en sus votos, ya que las opiniones de aquellas no siempre corresponden con la del inter√©s general y bien com√ļn, por el cual deben velar los pol√≠ticos.

Beyer cree que existe irresponsabilidad por parte de los líderes del movimiento estudiantil, que no reconocen nada sobre el país y se dejan llevar por un infantilismo revolucionario. Estima que el movimiento ha ido adquiriendo una especie de narcisismo y que, en vez de acordar soluciones con sus gobiernos, sólo levantan el ego de sus dirigentes.

Futuro

Seg√ļn se√Īalo Beyer en su entrevista con La Tercera, no formar√° parte del comando de Allamand, pero no descarta ayudarlo en lo que √©l le pida. Su futuro pareciera estar m√°s vinculado con los Estados Unidos donde pretende estudiar m√°s sobre educaci√≥n y otros aspectos.

Tendencias Ahora