Notas
El Dakar se enfrenta al doble desafío de la seguridad y el medio ambiente
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Una nueva pol√©mica ha sacudido la √ļltima semana el Dakar, a pesar de los esfuerzos de los organizadores del rally m√°s importante del mundo por priorizar la seguridad y la preservaci√≥n del medio ambiente por encima de otros aspectos.

Tres semanas antes de la largada de la quinta edici√≥n de la carrera sudamericana, el cinco de enero en Lima, el director del Museo Paleontol√≥gico Mayer H√∂nninger, Klaus H√∂nninger, situado en la misma capital de Per√ļ, acus√≥ a la prueba de haber causado el a√Īo pasado un da√Īo irreparable en el desierto de Ica, donde se encuentra el mayor cementerio del mundo de f√≥siles del periodo del Mioceno.

H√∂nninger se√Īal√≥ que algunos pilotos no hab√≠an seguido el itinerario previsto en el libro de ruta y hab√≠an abandonado “toneladas de basura” durante su recorrido.

Carlos Vildoso, director del Instituto Peruano de Paleontolog√≠a, en declaraciones a al AFP hizo unas acusaciones parecidas, pero despu√©s se retract√≥ en una carta a la organizaci√≥n de la carrera asegurando que sus palabras eran valoraciones “totalmente personales”.

En el documento, del que la AFP tiene una copia, Vildoso se√Īala que a los organizadores “no se les puede imputar responsabilidades por lo sucedido con los restos paleontol√≥gicos”.

Etienne Lavigne, de 49 a√Īos, director del Rally, neg√≥ categ√≥ricamente las acusaciones.

“Los recorridos en cada uno de los tres pa√≠ses (Per√ļ, Chile y Argentina) han sido cuidadosamente estudiados y elaborados en colaboraci√≥n con las autoridades y ministerios locales (Cultura y Medio Ambiente), y pasan de largo por cualquier territorio protegido”, declar√≥ Lavigne a la AFP.

Una treintena de personas en veh√≠culos 4×4 tienen como misi√≥n vigilar la protecci√≥n ambiental y la recogida de residuos al final de cada etapa.

“Adem√°s, este a√Īo, una ONG peruana, Eco Playa, ha puesto a disposici√≥n a sus 200 voluntarios para ayudar a limpiar los restos dejados por los espectadores”, agreg√≥ el organizador.

El viernes, el ministerio de Cultura de Per√ļ tambi√©n neg√≥ con firmeza las acusaciones en una declaraci√≥n y garantiz√≥ “que el Rally no causar√° durante su recorrido ning√ļn da√Īo al patrimonio paleontol√≥gico del pa√≠s”.

El texto a√Īadi√≥ que en la edici√≥n de 2012 “no hubo ninguna queja de persona o instituci√≥n referente a da√Īos ocasionados al patrimonio”.

Lavigne, hombre de car√°cter en√©rgico que estuvo en la Infanter√≠a de Marina, tambi√©n se ha marcado como objetivo borrar la imagen del Rally en su versi√≥n africana, con accidentes en los que murieron m√°s de 50 personas (20 de ellos espectadores) en 30 a√Īos.

Al menos 150 personas, entre ellas numerosos profesionales de la seguridad (policías y bomberos), alrededor de sesenta médicos y cirujanos, cinco helicópteros, y diez vehículos médicos estarán disponibles las 24 horas durante las dos semanas que dura la competición

Otra medida tomada por Lavigne es establecer un estricto reglamento respecto al l√≠mite de velocidad. Aquellos pilotos que no respeten las restricciones en las etapas cronometradas, o cuando se atraviese una zona poblada, ser√°n sancionados seg√ļn la gravedad de la falta, incluyendo la eventual expulsi√≥n de la prueba.

“Pero estamos en un deporte extremo, el riesgo cero no existe. Los competidores son conscientes y son los √ļnicos responsables de sus acciones”, finaliz√≥ el director del Dakar.

Tendencias Ahora