Notas
Strauss-Kahn empieza el lunes batalla judicial por caso de crímenes sexuales
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El ex director del FMI, Dominique Strauss-Kahn, comparece el lunes ante un Tribunal de Nueva York para declararse culpable o no de intento de violación y agresión sexual contra una empleada de un hotel de Manhattan el pasado 14 de mayo, una denuncia que sacudió al mundo.

Ser√° la primera vez que Strauss-Kahn hablar√° en p√ļblico desde su detenci√≥n tres semanas atr√°s en el aeropuerto Kennedy de Nueva York a bordo de un avi√≥n que se dispon√≠a a partir a Francia, el comienzo de un ca√≠da al vac√≠o que lo llev√≥ a renunciar a su cargo pocos d√≠as despu√©s.

Inculpado de siete cargos por cr√≠menes sexuales que pueden costarle hasta 74 a√Īos de prisi√≥n, el ex director del Fondo Monetario Internacional (FMI), en arresto domiciliario, tiene dos opciones: declararse culpable o no.

En el primero de los casos, no habr√° juicio y Strauss-Kahn, que era visto como un fuerte candidato para las presidenciales francesas de 2012, ser√° enviado a prisi√≥n por un n√ļmero de a√Īos que decidir√° el juez.

Si se declara no culpable, lo m√°s factible de acuerdo con lo manifestado por sus abogados y sus dos cartas al FMI, se pondr√° en marcha un proceso en el cual la fiscal√≠a deber√° probar la veracidad de la denuncia de la mujer guineana de 32 a√Īos que lo denunci√≥ y cuya identidad no ha sido revelada.

El fiscal Cyrus Vance estar√° acompa√Īado por dos adjuntas, Joan Illuzzi-Orbon y Ann Prunty, seg√ļn una fuente judicial, que no quiso revelar su identidad, citada por el New York Times.

De su lado, la defensa de Strauss-Kahan est√° en manos de Benjamin Brafman -un temible abogado neoyorquino que ha salvado el pellejo de varios famosos en problemas- y William Taylor.

Por el momento, Strauss-Kahn se encuentra excarcelado bajo fianza en un lujoso apartamento en el sur de Manhattan, luego de haber pasado cuatro noches en la prisi√≥n de Rikers Island y varios d√≠as en una residencia temporaria de la compa√Ī√≠a de seguridad encargada de vigilarlo.

Acompa√Īado de su mujer Anne Sinclair, forzado a llevar una tobillera electr√≥nica y con un r√©gimen de salidas y visitas muy estricto, Strauss-Kahn comienza a prepararse para pasar varios meses en su jaula de oro, siempre acechado por una turba de periodistas.

Su defensa y arresto domiciliario -por el cual pagó una fianza en efectivo de un millón de dólares- le están costando una fortuna.

Por la vivienda, ubicada en TriBeCa, uno los barrios m√°s caros de Nueva York, Strauss-Kahn paga 50.000 d√≥lares mensuales. En seguridad (guardias las 24 horas del d√≠a, sistema GPS de vigilancia por video), debe abonar otros 200.000 d√≥lares al mes, seg√ļn la fiscal√≠a.

En cuanto a sus abogados, las tarifas que perciben los defensores más reputados de Estados Unidos oscilan habitualmente entre 500 y 1.500 dólares por hora, y Brafman está probablemente situado en lo más elevado de la escala.

La tremenda exposici√≥n medi√°tica de Strauss-Kahn -los tabloides de Nueva York lo apodan “Le Perv”, por “perverso”- contrastan con la invisibilidad de su presunta v√≠ctima, celosamente protegida por las autoridades norteamericanas y que tampoco ha sido muy buscada por la prensa desde el 14 de mayo.

mar/jm

Tendencias Ahora