Aunque varios dirigentes de la Alianza no quisieron entrar en el debate que generó el presidente de Renovación Nacional, Carlos Larraín, hay molestia en el sector por sus acusaciones, las que realizó poco antes de viajar fuera de Chile a un encuentro de partidos de centro derecha.

El reelecto presidente de Renovación Nacional, Carlos Larraín, afirmó en una entrevista que los senadores Alberto Espina y Andrés Allamand buscaban generar un clima de enfrentamiento permanente en la colectividad cuando proponían posponer las elecciones internas.

Sin embargo, el propio Espina no quiso polemizar con Larraín, ya que hoy se precisa la unidad para respaldar las acciones del Gobierno, recalcó.

Carlos Larraín también criticó a quienes hoy hablan de los liderazgos para la elección presidencial del 2013, como por el ejemplo el senador de la UDI Jovino Novoa, quien en una entrevista el viernes reconoció que su deseo es que el candidato del sector salga de las filas de su partido.

Pero el secretario general de la UDI, Víctor Pérez, consideró que las palabras de Larraín no afectan la relación de ambos partidos ni menos que esté involucrándose en el debate interno de su colectividad.

En cambio, el diputado Joaquín Godoy acusó a Larraín de iniciar una persecución interna en Renovación Nacional, especialmente con quienes propusieron una posición distinta en la elección interna de la entidad.

El legislador fue criticado por el presidente de su partido al decir que mantuvo una mala relación con la mesa directiva mientras fue el presidente de la bancada de diputados de RN, cosa que fue rechazada por Godoy.

Si bien Godoy dijo esperar que las críticas del presidente de su partido fueran una “pataleta momentánea”, lamentó que cada cierto tiempo aparezca con estos dichos que en nada ayudan al trabajo que debe desplegar tanto Renovación Nacional como la derecha en su conjunto.