Notas
Escritor brit√°nico enfermo de Alzheimer propone crear tribunales de eutanasia
Publicado por: Denisse Charpentier
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El escritor brit√°nico Terry Pratchett, enfermo de Alzheimer, propuso el establecimiento de tribunales que tengan el poder de autorizar a los allegados de enfermos incurables a ayudarles a poner fin a su vida.

Terry Pratchett

Terry Pratchett

“Si supiera que puedo morir en el momento que quiero, entonces de repente cada d√≠a ser√≠a tan valioso como un mill√≥n de libras. Si supiera que puedo morir, vivir√≠a. Mi vida, mi muerte, mi elecci√≥n”, declar√≥ Terry Pratchett en un discurso titulado “Darle la mano a la muerte”.

El popular escritor de fantas√≠a y ciencia ficci√≥n, de 61 a√Īos, se ofrece para ser el primer caso de estos tribunales de eutanasia que seg√ļn √©l deber√≠an estar compuestos por un experto legal en asuntos familiares y un m√©dico especializado en enfermedades prolongadas.

“No espero de ninguna manera que todos los m√©dicos est√©n dispuestos a ayudar a alguien a morir… Pero me parece sensato que contemos con la profesi√≥n m√©dica que desde hace siglos nos ayuda a vivir m√°s tiempo y m√°s saludables, para que nos ayude a morir en paz entre nuestros seres queridos y en nuestra propia casa sin una larga estancia en la sala de espera de Dios”, agrega el escrito en una intervenci√≥n ante el Real Colegio de M√©dicos.

Un 75% de los brit√°nicos es favorable a una nueva ley que autorice el suicidio asistido, seg√ļn un sondeo realizado por el instituto YouGov entre 2.053 personas y publicado en el Daily Telegraph.

El discurso del escritor se produce despu√©s de la absoluci√≥n de Kay Gilderdale, una mujer que ayud√≥ a su hija de 31 a√Īos aquejada de encefalomielitis a terminar con su vida.

La justicia británica aclaró en septiembre pasado la ley sobre el suicidio asistido al anunciar que las personas que ayudaban a morir probablemente no enfrentarán acciones judiciales si este gesto está motivado por la compasión o si el deseo del enfermo no deja lugar a dudas.

Pero la ley brit√°nica sobre el suicidio asistido, que acarrea penas de hasta 14 a√Īos de prisi√≥n, no fue ni abolida ni enmendada.

Las aclaraciones fueron la respuesta a una demanda entablada por Debbie Purdy, una brit√°nica aquejada de esclerosis m√ļltiple que contempla la posibilidad de someterse a una eutanasia en Suiza y teme que su marido cubano pueda ser perseguido por la justicia si le acompa√Īa.

URL CORTA: http://rbb.cl/71yn
Tendencias Ahora