Científicos de la Basura: la idea ambiental chilena que se replicó en el mundo

Créditos: Actividad de Científicos de la Basura en playa Chinchorro. Sernapesca
Publicado por Barinia Montoya
La información es de Mongabay Latam

La información es de Mongabay Latam

Sábado 11 diciembre de 2021 | Publicado a las 10:00 · Actualizado a las 10:01

visitas
visitas

En 2008, el programa Científicos de la Basura, integrado por niños de todo Chile, realizó el primer muestreo de la basura en las playas del país. Con el correr de los años, la información recabada ha permitido impulsar políticas públicas para intentar controlar y detener el problema. Este 2021, el muestreo se desarrollará en 11 países de América Latina con el objetivo de estandarizar información a nivel internacional. A 13 años de su origen, la iniciativa dio paso a la creación de la red internacional ReCiBa y a la inmersión de niños en diferentes países en materias ambientales de la mano de una metodología adecuada especialmente para ese grupo etario.

El programa Científicos de la Basura es una idea científica chilena enfocada en niños, que estudian la contaminación de las playas.

Tanto éxito tuvo que se replicó de Coquimbo al resto del país y luego a otros países del mundo.

¿Cómo partió todo?

En 2007, Thiel, junto a un grupo de investigadores, navegaba por las costas de Chile con el propósito de realizar una investigación sobre biología marina.

Pero bastó unos minutos para que dicho propósito cambiara la línea investigativa de los profesionales.

Inesperadamente, los especialistas comenzaron a observar grandes cantidades de basura flotante, y en la playa el panorama no era muy distinto.

“La basura estaba alojada en todos lados”, recuerda el biólogo marino.

Fue tal el impacto que causó en los profesionales comprobar que la basura intervenía el paisaje costero que comenzaron a preguntarse de dónde provenían los residuos y si estos llegaban producto de las corrientes marinas de otros países.

Al no encontrar respuestas ni información sobre la contaminación por basura decidieron plantearse una nueva investigación bajo el prisma de la educación ambiental.

¿Qué? Invitar a niños en etapa escolar a participar del muestreo de basura en las playas.

De Detectives de la Basura a Científicos de la Basura

La fórmula surtió efectos y fruto de ello nació ese mismo 2007 el grupo Los Detectives de la Basura.

Este comenzó investigando la basura en barrios, playas, cerros y colegios.

La idea era responder a incógnitas como ¿de dónde viene la basura?, ¿cuál es el tipo de basura encontrada? y ¿cómo varía a lo largo del año la cantidad de basura?

Dado el éxito de la convocatoria para participar en el programa la iniciativa cambió su nombre a Los Científicos de la basura.

No obstante, ahora focalizando la investigación en la contaminación de basura, netamente en las playas.

A medida que avanzaba el programa “el equipo se dio cuenta que el vacío de información sobre basura marina escalaba al resto de la costa del Océano Pacífico”, cuenta Thiel.

De Científicos de la Basura a Red Latinoamericana de Científicos de la Basura

Fue así como en 2018 surgió la idea de extender las investigaciones por toda la costa del Pacífico Este.

Así se dio origen a la Red Latinoamericana de Científicos de la Basura (ReCiBa).

Actualmente once países, 44 escuelas y más de 700 escolares participan en ReCiBa.

Todos se involucran con la problemática de la contaminación de basura en las playas y utilizando una metodología en común.

Este 2021 se realizará el primer muestreo internacional de basura en playas de América Latina.

El evento convocará a Perú, Panamá, Costa Rica, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Ecuador, Guatemala, Chile y Colombia.

La ruta del plástico

Desde sus inicios, Científicos de la Basura ha estado compuesto por científicos, investigadores, profesores y voluntarios.

Eso a modo de acercar a los escolares a la ciencia y al método científico y fomentar el respeto con el cuidado hacia el medio ambiente.

Además, buscan generar información científica que ayude a diseñar estrategias para disminuir el problema de la basura en la naturaleza.

En su primer año (2007), Científicos de la Basura comenzó investigando la basura en las playas de Coquimbo.

Rápidamente se expandieron a las regiones más cercanas y luego a todo el país.

Fue así como se realizó el “primer muestreo nacional de la basura en las playas”.

La iniciativa permitió poder empezar a estudiar esta contaminación a través del método científico.

¿Qué metodología científica usan los niños de Científicos de la Basura?

La metodología que utiliza el programa fue desarrollada por un equipo de científicos de la Universidad Católica del Norte.

Daniela Honorato, bióloga marina e integrante de dicho equipo, explica que es muy simple de aplicar pues está pensada para que la utilicen niños.

Se trata de trazar transectos — líneas imaginarias — que van de forma perpendicular a la playa, comenzando en la línea del agua hasta el término de esta.

“Lo ideal es que estas líneas estén distanciadas, unas de otras por lo menos por unos 20 metros”, explica la investigadora.

Posteriormente, dentro de cada transecto se crean cuadrados de 3×3 metros constituyendo cada uno una estación de medición de basura.

Es en esa zona específica donde los niños investigan la basura que está presente.

Thiel, quien además es director de Científicos de la Basura, detalla que las estaciones pueden llegar a un número de seis en total.

“Solo se contabiliza la basura que sea mayor a 2,5 centímetros”, es decir, desde las tapas de botella hacia arriba.

Además, agrega que los niños solo investigan basura superficial, y hace hincapié en que no es necesario cavar en la arena.

Tanto Honorato como Thiel coinciden en decir que mientras más estaciones se logre trazar “más representativa es la muestra del estado de la playa”.

A la vez, ambos destacan que es importante elegir zonas al azar.

“No hay que ir a lugares donde hay más o menos basura, sino que dirigirse a una zona aleatoria”, destaca la bióloga marina.

La ruta del plástico en Europa

Todo partió con un e-mail que llegó a la bandeja de entrada de Thiel hace cinco años.

El investigador alemán, radicado hace más de 20 años en Chile, es actualmente profesor de biología marina de la Universidad Católica del Norte.

Esta institución aloja al programa Científicos de la Basura.

Thiel recuerda que su máxima sorpresa fue al leer el remitente: Katrin Knickmeier, excompañera de biología de la Universidad de Kiel en los años 1990.

Thiel no sabía nada de ella desde esos años. En el correo, Knickmeier le comentó que había leído sobre los Científicos de la Basura y le señalaba “quiero hacer lo mismo acá (Alemania)”.

Fue así que, aprovechando la metodología de Los Científicos de la Basura, realizaron un estudio que comparó la contaminación costera en ambos países.

Resultados

Los principales hallazgos de la investigación, que se publicó en 2019 en la revista científica internacional Marine Pollution Bulletin, “fueron en términos de abundancia de basura y composición”, explica Honorato quien es coautora de la publicación.

El estudio detectó que las densidades de basura fueron sustancialmente más altas en Chile que en Alemania.

“La abundancia de basura por metro cuadrado en las playas chilenas es mucho mayor que en las playas alemanas”, alerta la experta.

Este dato preocupa y sorprende a los profesionales, ya que “la diferencia es muy grande”, asegura Honorato.

Playas de Chile versus las de Alemania

Hay que tomar en cuenta que la densidad poblacional del país europeo respecto a Chile es aproximadamente diez veces más alta.

“Podía esperarse que en Alemania hubiese menos basura porque es un país del primer mundo que tiene mejores prácticas y leyes más estrictas”, pero también podía darse al revés, “porque la densidad poblacional es bastante mayor allá que en Chile”, dice la investigadora.

Según el tercer informe del estado del medio ambiente, elaborado por el Ministerio de Medio Ambiente en Chile, 9,6 millones de toneladas de residuos se generan anualmente en el país.

Solo un 22% se valoriza o recicla, aunque el volumen reciclado corresponde casi en totalidad a residuos industriales.

“Las cifras son preocupantes y ningún hábitat se escapa de la presencia del plástico”, asegura Honorato.

Esa afirmación la comparten los más de 1.500 escolares que participaron en 2008 en el primer muestreo nacional.

Thiel afirma que los datos recopilados los años posteriores (2012-2016-2020) “no han variado”.

Así, sostiene que “el plástico sigue siendo el elemento predominante en cada monitoreo”.

Los resultados lo demuestran ya que todos los muestreos coinciden en que la basura en la costa chilena continental está compuesta principalmente por plástico y colillas de cigarros (entre el 60% y 70%).

El resto corresponde a papeles, vidrios y metales.

Una experiencia internacional

Es tan clara la problemática actual frente a la contaminación de la basura en las playas a nivel mundial, y la falta de información y soluciones a este problema, que los Científicos de la Basura en Chile calificaron este hecho como de importancia mundial, de ahí la idea de cruzar las fronteras geográficas.

Este año, Los Científicos de la Basura escalan un paso más allá y llevarán — por primera vez — el muestreo nacional de macrobasura en playas de arena a todos los países que componen (ReCiBa).

Eso convocando a colegios y a instituciones privadas con competencias en temas medioambientales.

El fin de la actividad, señala Thiel, es que además de acercar a las personas a la ciencia, a través de la ciencia ciudadana, “se realice una publicación científica para difundir los datos más relevantes de la investigación internacional”.

Basura en Colombia

Juan Saldarriaga, científico investigador del Instituto de Investigación Marina (Invemar) de Colombia, organismo que estudia ecosistemas marinos y costeros, es el encargado de capacitar a los jóvenes y niños en el muestreo internacional de basura en las playas de ese país.

Saldarriaga explica que el problema de la basura es tan latente que ya han realizado investigaciones sobre ello.

“Nos unimos a ReCiBa con la intención de recoger y recibir información estandarizada a nivel internacional para enfrentar de mejor manera esta problemática”, afirma el especialista.

Saldarriaga cuenta que ya se realizó, a inicios de octubre, en la playa de Juanchaco, localidad ubicada en el distrito de Buenaventura, el primer muestreo de los dos que tienen contemplados hacer.

“En primera instancia se identificó que la basura es local y que el plástico es el elemento que más abunda”, señala el científico.

Según adelantó, el segundo estudio se realizaría a fines de noviembre.

Todos los expertos internacionales coinciden en que una de las grandes fortalezas del muestreo internacional es que se desarrolla bajo la misma metodología, elaborada por Los Científicos de la Basura de Chile.

Por lo tanto afirman que “la información recabada será clave para estandarizar datos y así poder enfrentar con mayores herramientas el problema de la basura en las playas en la costa del Pacífico Este”.

Voluntarios realizan muestreo de basura en playas de Juanchaco, Colombia. Invemar
Invemar

Basura en México

Jessica Michel es subdirectora de la Escuela Preparatoria Kepler, ubicada en México, otro país integrante de ReCiBa.

Según cuenta, conocieron a Los Científicos de la Basura a través de un trabajo colaborativo que realizaron con Pro Esteros.

Se trata de una organización ciudadana que vela por la conservación de humedales de la ciudad de Ensenada, Baja California.

“Nos encantó la idea de colaborar en esta iniciativa”, expresa Michel.

Fue entonces que desde 2018 Michel y un grupo de alumnos se aventuraron a ser parte de la red, sumando ya tres años en la iniciativa.

Lo primero que realizaron fue una fase exploratoria para entender de qué se trata Científicos de la Basura.

“Desde Chile nos enviaban unas guías para trabajar con los estudiantes”, recuerda la subdirectora.

Posteriormente, concluida la inducción, trabajaron en su primera investigación colaborativa.

Michel expresa que “consistió en una encuesta que tenía como objetivo conocer las percepciones de las personas de la localidad acerca de la basura”.

Este trabajo colaborativo concluyó con más de 1.500 personas encuestadas en 47 localidades del programa ReCiBa.

Los principales resultados indicaron que más de 700 encuestados consideran que la basura depositada en las playas proviene de turistas y gente de la zona.

Es decir, de fuentes locales, y que las principales soluciones son la educación ambiental y la aplicación de multas.

En 2019, Michel y el grupo de estudiantes de la preparatoria Kepler participaron en otra actividad colaborativa.

Ese fue un muestreo de interacciones bióticas, es decir, observaron si es que habían indicios de que animales u otros organismos marinos hayan interactuado con la basura.

En este estudio participaron 46 playas del programa ReCiBa.

“Se recolectaron más de 15 mil objetos de basura, de los que menos de un 10% presentó interacciones de adherencia y/o mordidas por parte de organismos marinos”, recuerda Thiel.

El académico destaca que estos resultados sugieren que muy poca de la basura encontrada ha llegado desde el mar a través de las corrientes marinas.

“Por lo tanto, más del 90% de la basura ha sido depositada directamente en la playa”.

En esa línea, apunta a fuentes locales y es enfático en señalar que “tenemos una buena legislación pero aún no está bien implementada en Chile”.

El aporte de Científicos de la Basura

Thiel es tajante a la hora de señalar que es necesario que la manera de elaborar productos en Chile y en el mundo cambie.

“Existen leyes para regularizar esta situación pero la fiscalización es baja”, lamenta.

Nelsón Vásquez, cofundador de Científicos de la Basura, destaca que uno de los aportes más concretos del programa ha sido la generación de datos científicos en materia de basura en las playas.

Tanto así que la ley contra las colillas de cigarros tomó, como una de sus bases, el último muestreo de basura del programa “para saber cuánta era la presencia de este residuo en las playas del país”, asegura el biólogo.

A esto se suma que en 2022 entrará en vigencia la Ley de Responsabilidad Extendida del Productor y Fomento al Reciclaje (Ley REP).

Esta iniciativa tiene como objetivo principal establecer una industria que se responsabilice por sus productos.

¿Cómo? A través de la prevención de generación de residuos y de su recuperación y reciclaje.

“Trazabilidad desde la cuna a la tumba de los productos”

En conversación con Mongabay Latam, Cristóbal de la Maza, Superintendente del Medio Ambiente, dice que “ya se están preparando instrucciones generales que establecerán mecanismos de trazabilidad desde la cuna a la tumba de los productos prioritarios (envases y embalajes), de tal manera de mantener una vigilancia electrónica en tiempo real del cumplimiento de las metas y en los avances en valorización de residuos”.

Vásquez asegura que “al ser el tema de la basura un problema global” es importante trabajar a nivel nacional e internacional con el objetivo de generar información científica a nivel regional.

“De ahí la importancia de propagarlo por Latinoamérica”, asevera el especialista.

Además, agrega que Científicos de la Basura entiende que “para lograr cambiar conductas y valores en las personas se debe trabajar con un programa que perdure en el tiempo para saber cómo atacar el problema.

Este artículo fue publicado originalmente en el medio de comunicación de noticias ambientales Mongabay Latam.

Ver los comentarios

Lo último