Sociedad
Las consecuencias que vivi√≥ una mujer tras beber 30 latas de Coca-Cola al d√≠a por 20 a√Īos
Publicado por: Scarlet Stuardo
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Donna Gunner ten√≠a un poco m√°s de 30 a√Īos cuando comenz√≥ su adicci√≥n a la famosa bebida Coca-Cola. Fue en ese entonces cuando la mujer empez√≥ a adoptar la conducta de beber esta gaseosa todos los d√≠as, al punto que adquiri√≥ la costumbre de consumir cerca de 30 latas diarias.

As√≠ se mantuvo la mujer oriunda de Somerset (Inglaterra) por dos d√©cadas, en las que consum√≠a a diario un kilo de az√ļcar y m√°s de 4 mil calor√≠as, el doble recomendadas por la Organizaci√≥n Mundial de la Salud. Es por lo mismo que su salud empez√≥ a empeorar con el tiempo y a desarrollar enfermedades propias de una dieta alta en az√ļcares.

“No ten√≠a idea de que ten√≠a un problema, pero me despertaba un par de veces por la noche y abr√≠a un par de latas, anhelando el az√ļcar y la cafe√≠na”, confiesa al portal ingl√©s Mirror. “En la ma√Īana, tambi√©n era en lo primero que pensaba”, admite.

Donna cuenta que adem√°s se tomaba dos latas antes de ir a trabajar, otra en el camino y luego otra junto a su desayuno en el trabajo. “Ten√≠a enormes cajas (de Coca-Cola) debajo de mi escritorio”, explica.

Donna Gunner
Donna Gunner
Donna Gunner
Donna Gunner

Sin embargo, m√°s temprano que tarde, su adicci√≥n le ‘pas√≥ la cuenta’. Con 50 a√Īos, Donna sufr√≠a una terrible obesidad y los doctores le hab√≠an diagnosticado Diabetes tipo 2. Por lo anterior, no le qued√≥ m√°s remedio que suprimir por completo su consumo de Coca-Cola: pero ah√≠ lleg√≥ la peor parte.

Despu√©s de tantos a√Īos consumiendo la bebida, el cuerpo de la mujer se hab√≠a acostumbrado al l√≠quido, como suele sucederle a quienes consumen drogas o alcohol. Es por lo anterior, que al dejar la famosa bebida, sufri√≥ las terribles consecuencias del S√≠ndrome de Abstinencia.

“Era totalmente adicta. Cuando trat√© de salir, literalmente me volv√≠ loca”, reconoce. “Mi cuerpo temblaba, sufr√≠a terribles jaquecas y me dol√≠a el est√≥mago al pensar en una Coca-Cola… pero sab√≠a que ten√≠a que cambiar”, agrega.

No obstante, no fueron los √ļnicos problemas que vivi√≥. Al comprar m√°s de 70 litros por semana (lo suficiente para llenar una ba√Īera) le cost√≥ un total de m√°s de 41 millones y medio de pesos (chilenos). “Mirando hacia atr√°s, me siento disgustada por la cantidad de dinero que desperdici√© y lo que le hice a mi cuerpo”, lamenta.

“No puedo soportar pensar en todas las vacaciones en las que podr√≠a haber gastado ese dinero”, a√Īade.

En un intento por bajar de peso, Donna asisti√≥ a un gimnasio pero se llev√≥ otra desagradable sorpresa: “Las m√°quinas de ejercicio simplemente se apagaron cuando puse mis manos sobre el probador de presi√≥n arterial”. “Le pregunt√© al instructor qu√© pasaba con la cinta, pero dijo que no pod√≠a entrenar por mi presi√≥n arterial”, agrega.

“Estaba tan avergonzada y realmente me di cuenta de que ten√≠a que hacer algo al respecto”, confiesa y cuenta que tuvo una reca√≠da en la Coca-Cola, pero en su versi√≥n diet√©tica; sin embargo, con mucha fuerza de voluntad, termin√≥ por dejarla por completo.

Es as√≠ como decidi√≥ pedir ayuda al doctor Peter Foley, de la cl√≠nica ambulatoria Polden Medical Practice, quien le ide√≥ una dieta baja en carbohidratos llamada Low Carb Program (Programa bajo en carbohidratos) dise√Īada para personas que sufren Diabetes tipo 2.

Con esta alimentaci√≥n junto a un trote diario, el que aument√≥ hasta 4 kil√≥metros por d√≠a, logr√≥ bajar de peso reduciendo de talla 48 a 38. Sin embargo, la parte m√°s dif√≠cil contin√ļa siendo la adicci√≥n que le provoc√≥ la Coca-Cola.

Donna Gunner
Donna Gunner
Donna Gunner
Donna Gunner

“Incluso ahora, todav√≠a tengo ganas de tomarme una lata. No hay forma de terminar con este deseo”, dice y admite que bebe agua gasificada cada vez que siente este “antojo”.

URL CORTA: http://rbb.cl/jd17
Tendencias Ahora