temas del día

Notas


Rajoy admite equivocación en caso de corrupción pero descarta dimitir

Archivo | Pedro Cerda/AGENCIAUNO
Publicado por
Envíanos tu corrección

El jefe del gobierno español, Mariano Rajoy, admitió este jueves haberse equivocado al confiar en Luis Bárcenas, ex tesorero de su partido imputado por corrupción, pero aseguró que el escándalo no le “impedirá gobernar” pese a la exigencia de dimisión de la oposición.

“Me equivoqué en mantener la confianza en alguien que ahora sabemos que no la merecía”, afirmó el conservador Rajoy ante el Congreso de los Diputados en referencia al que fue gerente y tesorero del Partido Popular (PP) de 1990 a 2009.

Bárcenas, a quien se le descubrieron 47 millones de dólares en Suiza, se halla en prisión provisional desde finales de junio por presunto fraude fiscal. En sus declaraciones ante la justicia, aseguró haber llevado durante años una contabilidad oculta en el PP, con donaciones anónimas de empresarios que habría utilizado para pagar sobresueldos no declarados a numerosos dirigentes, entre ellos Rajoy.

“En el Partido Popular ni se ha llevado ninguna doble contabilidad ni se oculta ningún delito”, aseguró el jefe del gobierno en una comparecencia destinada, dijo, a “ofrecer las aclaraciones necesarias”.

“¿Se han pagado sueldos? Sí ¿Se han pagado remuneraciones complementarias por razón del cargo? Sí”, afirmó. Pero “se ha pagado por un trabajo, se ha pagado en blanco y se ha incluido en la contabilidad”, subrayó. “Declarar los ingresos pagados a Hacienda ya es una responsabilidad individual”, agregó.

Rajoy, bajo creciente presión desde que en enero su nombre se vio envuelto en este escándalo, aceptó romper su silencio sobre Bárcenas compareciendo ante una cámara donde dispone de mayoría absoluta.

El ex tesorero, convertido en uno de los personajes más mediáticos y controvertidos del país, mantuvo durante meses a Rajoy al margen del escándalo, pero recientemente lo implicó en declaraciones desde la cárcel al diario conservador El Mundo.

El rotativo calculó que el ahora jefe de gobierno recibió un total de 343.700 euros en sobresueldos durante dos décadas, precisando unas acusaciones que Rajoy ya había negado en febrero.

Rajoy rechaza renunciar y advierte sobre impacto de la agitación política en los mercados

La publicación de esta información y de una serie de SMS en los que Rajoy expresaba su apoyo al extesorero hasta hace pocos meses, llevaron al Partido Socialista a pedir su dimisión. Una exigencia a la que este jueves se sumó buena parte de los partidos de la oposición.

“Usted está haciendo daño a España. Por eso hoy le pido a usted que se marche. Le pido un acto de solidaridad para un país que no puede sufrir por tener al frente un presidente como usted”, lanzó el líder de los socialistas, Alfredo Pérez Rubalcaba.

“Usted hoy no es creíble, no es garantía de estabilidad [...] Asuma usted su responsabilidad, hágale un favor a España, dimita y convoque elecciones generales”, reclamó por su parte el ecolo-comunista Cayo Lara.

“Este país no se merece tener a un corrupto de presidente del gobierno. El único camino digno es dimitir”, agregó un diputado catalán, Joan Coscubiela.

Rajoy dejó sin embargo claro que este escándalo no lo hará dejar un cargo al que llegó a finales de 2011, esgrimiendo para su continuidad la incipiente y tímida mejora de la economía nacional.

“Nada relacionado con este asunto me ha impedido ni me impedirá gobernar”, afirmó.

España, cuarta economía de la Eurozona, se halla sumida en la recesión desde hace dos años y enfrenta un desempleo galopante, de más del doble del promedio del bloque monetario, aunque en los últimos meses los indicadores dan señales de mejoras: la contracción del PIB pasó de 0,5% en el primer trimestre a 0,1% en el segundo y el paro descendió del 27,16% al 26,26%.

El líder conservador considera que está empezando a recoger los frutos de las duras medidas de austeridad que aplicó para recuperar la confianza de los mercados y de sus socios europeos y asegura que su principal preocupación es que la oposición provoque una inestabilidad política que comprometa esos avances.

“Un país con un déficit público del 6,5 % del PIB y con la necesidad de financiar su deuda pública debe tener un exquisito cuidado en las señales que transmite a los mercados financieros internacionales”, advirtió Rajoy, alertando contra “la gestión irresponsable de determinadas actuaciones políticas”.

“No aceptamos desde nuestro grupo parlamentario la tesis de que hablar de Bárcenas perjudica a España”, le respondió el nacionalista catalán Josep Antoni Duran i Lleida. “Lo que perjudica a España es ignorar lo que Bárcenas está diciendo y no dar respuestas claras y trasparentes”, sentenció.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados