Sociedad
Domingo 02 junio de 2019 | Publicado a las 11:22 · Actualizado a las 12:37
Irma Grese, las s√°dicas ejecuciones de quien fue conocida como la "Hiena de Auschwitz" con 20 a√Īos
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La Segunda Guerra Mundial a menudo nos sorprende con sus historias fuera del campo de batalla. Si bien son conocidos todos los vejámenes que se cometieron en los campos de concentración en Europa, poco se sabe sobre los hechos que tuvieron a mujeres como protagonistas de acciones siniestras.

En este sentido, una de las personas que pas√≥ a estar en el lado oscuro del recuerdo es una alemana llamada Irma Grese, conocida en muchos relatos como la “Hiena de Auschwitz” o el “√Āngel de la muerte de Auschwitz”. M√©ritos para llevar estos apodos tuvo, y de sobra.

Grese quedó en el recuerdo como una de las guardianas más sádicas del principal campo de concentración Nazi. Los hechos fueron relatados por algunas de sus víctimas en el juicio de Belsen, tras el cual fue sentenciada a muerte en 1945.

Irma naci√≥ en 1923 en la ciudad alemana de Wrechen, siendo hija del matrimonio entre Alfred Grese y Berta Winter. Su padre se desempe√Ī√≥ como lechero y su madre era due√Īa de casa, lo que hace suponer que la familia no ten√≠a grandes recursos.

Seg√ļn detalla el diario espa√Īol La Vanguardia, el padre de la joven era contrario a las ideas del nacionalsocialismo, por lo que constantemente se negaba a hacer acciones a favor del partido. Por el contrario, su hija se mostrar√≠a a favor de aquellas ideas desde muy peque√Īas.

Irma Grese medio) a los 17 a√Īos | Wikimedia Commons
Irma Grese medio) a los 17 a√Īos | Wikimedia Commons

Uno de los hechos que habría marcado la personalidad de esta mujer fue el suicidio de su madre en 1936. De acuerdo al relato del citado medio, esto ocurrió luego que descubriera una infidelidad de su marido con otra mujer. Tras esto habría bebido veneno y no pudieron salvarla.

Contraria a la severidad de su padre, Irma abandon√≥ su hogar en 1938 sin haber terminado el colegio. Su primer trabajo fue en una f√°brica de l√°cteos en su ciudad natal, pero no dur√≥ mucho. Con 16 a√Īos entra a trabajar como asistente en el hospital de Hohenlychen, con el objetivo de convertirse en enfermera.

No obstante, este anhelo no se concret√≥ ya que sus superiores le indicaron que era muy joven como para desempe√Īarse en el lugar con un rango mayor, por lo que en ese momento le pidieron que siguiera con su entrenamiento.

Esto no agrad√≥ del todo a Grese, quien vio una real oportunidad de ascenso en 1941, cuando se enrol√≥ como voluntaria de las SS Alemanas en el campo de concentraci√≥n de Ravensbr√ľck, el cual estaba destinado al confinamiento de mujeres.

Seg√ļn detalla la BBC, Irma debi√≥ esperar hasta cumplir 18 a√Īos para asumir como guardia del lugar, donde, al parecer, descubri√≥ su verdadera vocaci√≥n.

Fue así como desde la primeras semanas dio mucho que hablar entre los altos mandos por la severidad con que trataba a las internas y con la dureza con la que las obligaba a trabajar la tierra.

Irma Gese dentro de las SS | Wikimedia Commons
Irma Gese dentro de las SS | Wikimedia Commons

Testigos y sobrevivientes relataron, en juicios posteriores, que esta mujer parecía sentir cierto grado de placer cuando golpeaba con el látigo a las demás personas.

Siete meses le bastaron a la mujer para llamar la atención de sus superiores. A su carácter perverso se sumó su incuestionable belleza física. Era rubia, tenía ojos azules, facciones delicadas y destacaba por su porte (1.78 metros), aunque su mirada siempre inspiraba desprecio hacia el resto.

Sin ir m√°s lejos, aquellas caracter√≠sticas la hicieron conocida como el “√Āngel de la muerte”, primero en Ravensbr√ľck y luego en Auschwitz. No obstante, para las internas siempre fue la “hiena”.

En este tiempo, y con apenas 19 a√Īos, lleg√≥ a ser la supervisora l√≠der de los calabozos del lugar, empleo que le vali√≥ ser temida por las internas que ten√≠a bajo su supervisi√≥n.

La Hiena de Auschwitz

Irme Grese fue transferida a Auschwitz en enero de 1943. Si bien en un inicio tuvo que cumplir tareas de telefonista dentro del campo, con el paso del tiempo logró ascender de rango hasta convertirse en una de las principales guardias del lugar.

Al poco tiempo ya había ganado fama por ser una de las torturadoras más crueles. Para llevar a cabo esto se ayudaba con un látigo que cargaba durante todo el día en el lugar. Además, siempre llevaba consigo perros que entrenaba para atacar a las internas.

Irma Grese en Auschwitz
Irma Grese en Auschwitz

De acuerdo al diario inglés Daily Mail, relatos de los sobrevivientes aseguraban que Grese tenía sesiones diarias de torturas mediante golpes de látigo que se extendían por un promedio de 30 minutos.

Junto con eso, algunos también aseguran que no alimentaba a los perros por días, con el objetivo de lanzarlos contra las internas que no eran de su agrado. Se dice que aquellas bestias eran capaces de devorar a sus víctimas.

Olga Lengyel, prisionera h√ļngara que sobrevivi√≥ a Auschwitz, declar√≥ en el juicio de Belsen que la mujer tambi√©n se val√≠a de patadas y golpes de pu√Īo para amedrentar a quienes estaban de rehenes en el campo.

“Cuando (Grese) caminaba con un l√°tigo en la mano, apestaba con su olor a perfume barato. El l√°tigo se convirti√≥ en su marca personal, de la que hac√≠a gala especialmente cuando los guardias del campo golpeaban y torturaban a reclusos muy d√©biles”, sostuvo en esa oportunidad.

Otro hecho que protagonizó en Polonia fue un supuesto romance que tuvo con el infame médico Josef Mengele, quien quedó en el lado oscuro de la historia por realizar sus experimentos científicos con internos.

Hasta hoy se cree, si bien no est√° comprobado, que Irma Grese realiz√≥ severos abusos sexuales contra internos de distinto sexo en el lugar, lo que tambi√©n hab√≠a sido parte de su deseo de hacer da√Īo a los dem√°s.

Irma Grese con el n√ļmero 9 en juicio | Wikimedia Commons
Irma Grese con el n√ļmero 9 en juicio | Wikimedia Commons

La estadía de esta mujer en Auschwitz se extendió hasta comienzos de 1945, cuando el régimen le ordenó trasladarse hasta el campo de Bergen-Belsen, donde habría continuado con sus prácticas sádicas hacia las reclusas.

Testigos de sus atrocidades relataron en juicio que esta guardiana nunca mostró arrepentimiento por sus crímenes, sabiendo incluso que Alemania estaba pronta a perder la guerra y que en cualquier momento el lugar sería liberado.

Finalmente, el ejército inglés fue el encargado de irrumpir en la zona y tomar detenidas a todas las personas que trabajaron allí. Irma Grese entre ellas.

La historia relata que Grese y todas las personas que trabajaron en Bergen-Belsen fueron juzgadas en el juicio homónimo bajo las leyes británicas de la época.

La historia relata que Irma negó sistemáticamente más de 200 acusaciones en su contra por delitos de homicidio, tortura, abuso sexual y prácticas científicas ilegales. No obstante, los testimonios en su contra fueron tan concordantes que fue declarada culpable de todos los cargos.

Finalmente, la corte halló culpable a la mujer y todos los miembros de las SS presentes como responsables de las atrocidades cometidas en Auschwitz-Birkenau y Bergen-Belsen entre 1943 y 1945.

De acuerdo a estimaciones que se realizaron en juicio, se cree que Grese fue culpable directa e indirectamente de 30 muertes diarias en los tres campos de concentración donde estuvo.

La sentencia a muerte se conoci√≥ el 17 de noviembre de 1945 y fue ejecutada en la horca el 13 de diciembre de aquel a√Īo. En ese entonces, Irma Grese ten√≠a apenas 22 a√Īos.

Hasta hoy, se conoce a esta mujer junto a María Mandel como las guardianas nazis más letales en el periodo de la segunda guerra mundial. Ambas corrieron destinos similares cuando el conflicto terminó, ya que fueron sentenciadas y actualmente son parte del lado más perverso de la historia.

Tendencias Ahora