Sociedad
Domingo 31 marzo de 2019 | Publicado a las 14:11 · Actualizado a las 14:26
Geli Raubal: la sobrina y obsesión sexual de Adolf Hitler que puso en aprietos a los Nazis
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El l√≠der de la Alemania Nazi, Adolf Hitler, fue nombrado Canciller de Alemania en 1933, comenzando el ascenso a la c√ļspide de su carrera pol√≠tica que terminar√≠a con su proclamaci√≥n como F√ľhrer un a√Īo m√°s tarde.

Sin embargo, todo este √©xito personal en la pol√≠tica podr√≠a haberse ido a la basura debido a una obsesi√≥n que el hombre tuvo por cerca de 10 a√Īos con una sobrina pol√≠tica. Su nombre era Geli Raubal.

Geli era hija de la hermanastra de Hitler, llamada Angela. La joven conoci√≥ a su t√≠o en 1925, cuando ten√≠a apenas 17 a√Īos y hab√≠a dejado por primera vez Linz (Austria) para viajar Alemania.

Seg√ļn detalla el diario ABC, desde un comienzo el l√≠der alem√°n sinti√≥ gran atracci√≥n por la muchacha, a la que prontamente denominar√≠a como su protegida y acompa√Īante en todas sus labores dentro de la pol√≠tica.

Debido a esta obsesión que manifestó el futuro Canciller, nombró a su hermana Angela como encargada de su casa de descanso en la ciudad de Berchtesgaden, la cual está cerca de Los Alpes.

Geli Raubal | Wikimedia Commons
Geli Raubal | Wikimedia Commons

No obstante, la muchacha se mud√≥ a un departamento que ten√≠a Hitler en el centro de Munich. Un a√Īo m√°s tarde empez√≥ a estudiar Medicina en la Universidad de Ludwig-Maximilians.

De acuerdo al citado medio, los diarios de la época describían a Geli como un joven rubia, hermosa, de una imponente altura (1 metro con 80 centímetros) y muy sociable. Todas estas cualidades hicieron que los jóvenes de la época se fijaran en ella y comenzaran a proponerle citas y visitas a su casa.

Sin embargo, todo este roce social que tuvo la muchacha enfureció a Hitler en su momento, quien no dudó en exigirle a su sobrina que diera prioridad a sus estudios por sobre las fiestas.

En un primer momento, Raubal se tomó estas advertencias de buena forma, haciendo caso de los mandatos que le daba su tío, aunque esto sería el principio de su calvario.

Ya m√°s adelante, el l√≠der alem√°n comenzar√≠a a exigir a la joven que lo acompa√Īara a sus intervenciones y actos junto al Partido Nacionalsocialista.

“Me pidi√≥ que hiciera cosas simplemente repugnantes”

Lo cierto es que aquellas advertencias de Hitler a su sobrina fueron el inicio de una especie de relación de dominación del hombre, quien cada vez se mostraba más iracundo cuando debía hacerse cargo de ella.

Wikimedia Commons
Wikimedia Commons

De acuerdo a la revista Vanity Fair, los diarios de la época ya especulaban sobre un romance entre los dos, situación que constantemente era negada por los Nazis.

No obstante, medios como el Munich Post insistían en que el político gustaba de llevar a Geli a los actos del partido como una forma de agrandar su ego y demostrar superioridad sobre el resto, mostrando a la joven como una especie de trofeo.

Si bien no existen pruebas concretas sobre alg√ļn tipo de abuso de Hitler sobre Raubal, en los √ļltimos a√Īos han salido a la luz conversaciones que tuvo ella con un aliado de su t√≠o, Otto Strasser, a quien confes√≥ que era objeto de abusos sexuales.

“Me pidi√≥ que hiciera cosas simplemente repugnantes”, le habr√≠a dicho Geli a Strasser durante una concentraci√≥n Nazi. El hombre confes√≥ estos detalles a√Īos m√°s tarde, aunque nunca se pudieron comprobar del todo.

El quiebre definitivo entre tío y sobrina se produjo cuando el líder alemán descubrió que la muchacha tenía un romance con su chofer personal Emil Maurice.

Una vez que Hitler descubri√≥ esto orden√≥ expulsar a Maurice del servicio y le impuso a la joven seguridad personal en todo momento. Seg√ļn su juicio, √©l no quer√≠a que su pariente cayera en las manos de “cualquier desaprensivo”.

Wikimedia Commons
Wikimedia Commons

Sin embargo, esta acción hizo que Geli entrara en una especie de crisis de pánico y enfrentara por primera vez a su tío, exigiéndole que la dejara marcharse a Viena.

La respuesta de Hitler fue negativa y, peor a√ļn, le orden√≥ a su sobrina quedarse d√≠as enteros encerrada en el departamento de Munich, siendo vigilada a toda hora por uno de sus guardaespaldas.

En septiembre de 1931, Hitler viaj√≥ a N√ļremberg a una nueva actividad pol√≠tica, dejando a Geli en Munich. El regreso de aquel viaje marc√≥ uno de los peores momentos de su carrera, ya que le hab√≠an notificado que la joven hab√≠a aparecido muerta en el departamento, tendida en el piso y con un impacto de bala en el coraz√≥n.

En ese entonces, Raubal ten√≠a apenas 23 a√Īos. El hecho hizo que Hitler se mostrara a√ļn m√°s contrariado respecto a su carrera pol√≠tica.

Una muerte que casi acaba con la carrera de Hitler

Medios de oposición de la época indicaron que el hecho se debió a uno de los tantos comportamientos dominantes y celópatas de Hitler, indicando que Geli fue una de sus tantas víctimas.

Seg√ļn detalla The New York Times, Hitler confes√≥ su amor por Raubal a su fot√≥grafo personal Heinrich Hoffman, quien revel√≥ el di√°logo a los jueces aliados a√Īos m√°s tarde.

“Es verdad, amo a Geli y quiz√° podr√≠a casarme con ella; pero como bien sabe usted, estoy dispuesto a permanecer soltero. Por tanto, me reservo el derecho a vigilar sus relaciones masculinas hasta que descubra al hombre que le convenga”, habr√≠a dicho el pol√≠tico en ese entonces.

Wikimedia Commons
Wikimedia Commons

Lo cierto es que el partido Nazi hizo esfuerzos supremos para esconder de la opini√≥n p√ļblica la muerte de Geli y as√≠ evitar el esc√°ndalo que esto podr√≠a haber ocasionado a la imagen de Hitler.

De esta forma, la muerte de la joven fue silenciada hasta fines de la Segunda Guerra Mundial, cuando los aliados comenzaron a indagar sobre la vida oculta del canciller alem√°n.

En ese entonces también surgieron voces que indicaron que Geli se aprovechó de su parentesco con el líder para tener mayores oportunidades en la alta sociedad.

Ernst Hanfstaengl, periodista de la época que estuvo estrechamente ligado con el ascenso político de Hitler, indicó en tiempos de postguerra que a Geli le convenía la relación con su tío, ya que económicamente dependía de él.

No obstante, el comunicador se mostró cauto al opinar sobre los supuestos que habrían existido en aquella relación, indicando que son materias que nunca se conocerán del todo.

“Tanto si pens√≥ que una joven que ya hab√≠a perdido la virginidad pod√≠a ser sometida f√°cilmente a sus peculiares gustos, como si en realidad fue la √ļnica mujer en su vida que le cur√≥ en parte su impotencia haciendo de √©l un hombre, son cosas que no llegaremos a saber con seguridad”, concluy√≥.

Cabe se√Īalar que la √ļnica mujer que tuvo un compromiso serio con Hitler fue Eva Braun, con quien se cas√≥ en 1945, horas antes de su muerte en Berl√≠n.

Tendencias Ahora