El mecanismo de paridad permitió que la Convención Constitucional estuviera integrada por un número equitativo de hombres y mujeres; sin embargo, el mecanismo de incorporación del 5% de personas de situación de discapacidad en las listas de partidos políticos y de independientes no propició la incorporación de estas en la redacción de una nueva Constitución.

Esto, tomando en cuenta que según los resultados electorales de los comicios realizados el 15 y 16 de mayo pasado, las personas en situación de discapacidad (PeSD) tendrán sólo una representante dentro de la Convención Constitucional, en un contexto en que este segmento de la población obtuvo una baja cantidad de votaciones, considerando la totalidad de las personas en situación de discapacidad que existe en Chile, la que según la ENDISC II asciende a 2.606.914 personas.

En concreto, sólo cinco de los candidatos a la convención obtuvo más de 5.000 votos. Se destaca la participación de María Soledad Cisternas, figura conocida en el ámbito de los derechos humanos, quien obtuvo 12.642 votos, representando el 17,32% de su listado; sin embargo, debido al sistema de elecciones quedó fuera de la Convención Constitucional.

Existen algunos candidatos electos que se presentaron con el objetivo de trabajar por la inclusión tanto en un sentido amplio del término como en post de las personas en situación de discapacidad y eso nos da esperanza de ser consideradas algunas de nuestras demandas.

Lo último, ya que se trata de candidatos y candidatas que además son cuidadoras, madres o padres de PeSD. Tal es el caso de la candidata electa por el distrito 6, Mariela Serey, profesora de educación básica, madre y cuidadora de una persona en situación de discapacidad, y fundadora de la asociación de cuidadoras informales “Yo Cuido”, o de la conocida actriz Malucha Pinto también electa.

Si bien, sabemos que la participación política activa y efectiva de las personas en situación de discapacidad se cumple cuando son ellos mismos quienes trabajan por la redacción y elaboración directa de la nueva Carta Magna del país, (según el estudio “Candidatos Convención Constituyente en situación de Discapacidad” elaborado por la FChD), es importante señalar que la presencia de cuidadores y cuidadoras permitirá que exista algún tipo de representación, esa que necesitamos quienes somos parte del mundo de la discapacidad.

Por todo lo anterior, desde la Fundación Chilena para la Discapacidad creemos que el mecanismo del 5% de candidatos en situación de discapacidad por lista no fue suficiente para garantizar la inclusión de PeSD en la Convención Constitucional.

Una vez más estamos frente a un proceso en el que las personas en situación de discapacidad se encuentran excluidas, quedando a la suerte programática de los candidatos que resultaron electos para encontrar respuestas a sus importantes y legítimas demandas.

Así como los escaños reservados permitieron la incorporación de 17 representantes de pueblos originarios y la incorporación de independientes permitió la presencia de un importante número de personas que no provenían de partidos políticos; desde ya, quienes formamos parte de este grupo de la población y las organizaciones de la sociedad civil debemos trabajar para que el 5% se mantenga en las elecciones parlamentarias (de diputados y diputadas), y por qué no, se transforme en escaños reservados.