Artes y Cultura
Miércoles 22 agosto de 2018 | Publicado a las 11:36
Artista brit√°nico hace grabados impresionantemente detallados en cabezas de alfileres
Publicado por: Francisca Rivas La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El brit√°nico Graham Short es un maestro en el arte del grabado en miniatura. A sus 72 a√Īos, trabaja en superficies tan diminutas como la cabeza de un alfiler o el filo de una cuchilla de afeitar, a costa de muchos esfuerzos.

El artista se inyecta b√≥tox, ingiere betabloqueadores y aprovecha la calma de la noche para realizar sus obras, cuyo precio es inversamente proporcional a su tama√Īo.

Los betabloqueadores, que regulan el ritmo card√≠aco, le dan una mayor firmeza a su pulso. El b√≥tox, al que recurre cada tres meses, relaja los m√ļsculos de sus p√°rpados. Y el hecho de trabajar de noche minimiza las vibraciones del mundo exterior.

“S√© que es un poco extremo (…) Esto me obsesiona realmente”, cuenta en su casa de las afueras de Birmingham, en el centro de Inglaterra. “Soy la √ļnica persona que hace grabados en miniatura y eso es lo que me motiva”.

Graham Short  trabajando en sus grabados | Joe Jackson | AFP
Graham Short trabajando en sus grabados | Joe Jackson | AFP

Una vez terminadas, a menudo tras varios meses de trabajo, sus obras se exponen bajo un microscopio, en una caja iluminada para mostrar las complejidades que no se pueden observar a simple vista.

Las suelen adquirir inversores en arte. La más cara, una serie que mezcla el inglés, el árabe y la caligrafía, alcanzó las 200.000 libras esterlinas (168,5 millones de pesos chilenos).

Otra obra, que representa el perfil de la reina Isabel II en una gota de oro insertada en el ojo de una aguja, se vendió por 100.000 libras.

La reina Isabel II en una gota de oro en el ojo de una aguja | Graham Short | AFP
La reina Isabel II en una gota de oro en el ojo de una aguja | Graham Short | AFP
La reina Isabel II en una gota de oro en el ojo de una aguja | Graham Short | AFP
La reina Isabel II en una gota de oro en el ojo de una aguja | Graham Short | AFP

Short tambi√©n grab√≥ “nada es imposible” en el filo de una cuchilla de afeitar, vendida por 50.000 libras a una galer√≠a del norte de Inglaterra.

Grano de sal

El artista abandon√≥ la escuela a los 15 a√Īos y sigui√≥ una formaci√≥n de seis a√Īos en una empresa de grabado. Luego lanz√≥ su propio negocio antes de cumplir 30 a√Īos y logr√≥ unos clientes prestigiosos, entre ellos la familia real.

En su tiempo libre, empezó a dedicarse a los grabados en miniatura, trabajando primero con dos lupas y luego con un microscopio. Entre su familia y su atareada vida profesional, tardó décadas en terminar su primer proyecto: grabar el padrenuestro en una cabeza de alfiler de oro de dos milímetros.

“Cuando lo termin√©, no pod√≠a dejar de mirarlo”, explica este padre de dos hijos. “Cambi√≥ mi vida”.

A medida que el grabado tradicional deca√≠a, Short fue dedic√°ndose cada vez m√°s a sus obras en miniatura, de las que hizo unas 50 en los √ļltimos 15 a√Īos, algunas de ellas por encargo.

Versículo de la biblia en una gota de oro en el ojo de una aguja | Graham Short | AFP
Versículo de la biblia en una gota de oro en el ojo de una aguja | Graham Short | AFP
Versículo de la biblia en una gota de oro en el ojo de una aguja | Graham Short | AFP
Versículo de la biblia en una gota de oro en el ojo de una aguja | Graham Short | AFP

Escribi√≥ por ejemplo la palabra “amor” en un grano de sal colocado sobre una pesta√Īa de la mujer de un cliente, un oligarca ruso que se hizo rico en las minas de sal de Siberia y quer√≠a un regalo de San Valent√≠n original.

“20 latidos por minuto”

Short se dio a conocer en Reino Unido al grabar en 2016 retratos en miniatura de la novelista Jane Austen en cuatro billetes de cinco libras. Luego los puso en circulación. Sólo se localizaron tres de esos billetes, de los cuales uno se vendió por 6.000 libras.

Este a√Īo repiti√≥ la experiencia durante el Mundial de F√ļtbol de Rusia, grabando el retrato del capit√°n ingl√©s, Harry Kane, en seis billetes de cinco libras. Cuatro est√°n en circulaci√≥n, los dem√°s ser√°n regalados a la Federaci√≥n Inglesa de F√ļtbol y al jugador.

Para lograr grabar en superficies cada vez m√°s peque√Īas, Short alcanza los l√≠mites del cuerpo humano. “Cuanto m√°s peque√Īo sea, m√°s tranquilo debo estar, absolutamente inm√≥vil”, explica.

Intent√≥ practicar la meditaci√≥n y recurrir a t√©cnicas de respiraci√≥n, pero eso fue insuficiente. As√≠ que opt√≥ por el ejercicio f√≠sico –nada 10 kil√≥metros al d√≠a– y recurre a los betabloqueadores.

“Cuando trabajo me los tomo como si fueran caramelos y puedo reducir mi ritmo card√≠aco hasta 20 latidos por minuto”, dice, muy por debajo de la frecuencia habitual para un adulto en reposo, que se sit√ļa entre los 60 y los 100 latidos por minuto.

“Luego, intento grabar cuando estoy como muerto entre los latidos”.

A Short no le gusta el proceso de creaci√≥n, s√≥lo disfruta del resultado. “Para m√≠, lo mejor es cuando [las obras] est√°n terminadas, en una galer√≠a, bajo un microscopio, y que alguien entra (…) ¬°y no se puede creer lo que est√° viendo!”.

Tendencias Ahora