Artes y Cultura
Viernes 22 mayo de 2020 | Publicado a las 10:21 · Actualizado a las 11:36
"Abogado, Arturo Prat": desconocida tesis de título del héroe de Iquique sale a la luz
Por Emilio Contreras
Con información de Comunicado de Prensa.
visitas

En el momento en que el capit√°n de Corbeta Arturo Prat Chac√≥n fallec√≠a en la cubierta del monitor Hu√°scar en la bah√≠a de Iquique el 21 de mayo de 1879, su carrera naval, iniciada a los 10 a√Īos en 1858, lo hab√≠a llevado a participar de los combates de Papudo y Abtao -donde coincidi√≥ con Miguel Grau en la escuadra aliada de Chile y Per√ļ- en la guerra contra Espa√Īa, y al R√≠o de la Plata en Argentina como agente secreto.

Pero una faceta un poco m√°s desconocida es su labor como abogado, tras convertirse en el primer oficial de la Armada de Chile en servicio activo en obtener ese t√≠tulo, y que ejerci√≥ durante casi tres a√Īos, hasta su muerte en la Guerra del Pac√≠fico.

El profesor de la Facultad de Derecho, Mario Arnello, destac√≥ que sus primeros a√Īos de estudio fueron “muy dif√≠ciles, porque los ten√≠a que hacer a distancia por sus funciones navales, estudiaba de noche y daba ex√°menes libres, y por su carrera naval le permitieron no cumplir horarios de clases. Luego, ese esfuerzo y entereza se expres√≥ como abogado a la hora de defender causas dif√≠ciles, incluso contrariando a los almirantes, revelando una dimensi√≥n moral muy importante”.

Entre las dificultades que debi√≥ enfrentar Prat, el profesor Arnello se√Īal√≥ los continuos traslados y diferentes tareas que debi√≥ asumir.

“Estuvo destinado en Antofagasta, despu√©s fue director de la Escuela Naval, entonces era dif√≠cil, porque ten√≠a que trasladarse a Santiago para los ex√°menes, y adem√°s a los jefes no les gustaba esto. Un almirante habr√≠a dicho que no le gustaban los marinos literatos, aludiendo que Prat -en vez de juntarse con sus compa√Īeros de guarnici√≥n que estaban con sus chanzas, sus entretenciones en restoranes y bares- se iba a estudiar”, dijo

Ya titulado, Arturo Prat tuvo un estudio en la ciudad de Valparaíso, en el cual combinó su profesión con su carrera en la Armada. En 1872, mientras estudiaba, se le había pedido su opinión sobre el Proyecto de Ley de Navegación, incorporándose varias de sus enmiendas.

A lo largo de los a√Īos particip√≥ en la defensa de Ricardo Owen, ingeniero 2¬į de la Covadonga, quien fue acusado por su oficial de insultarlo, caso que gan√≥. Posteriormente defendi√≥ a su amigo Luis Uribe, entonces teniente y que ser√≠a su segundo en la Esmeralda el 21 de mayo, quien fue llevado a Corte Marcial por el Almirante Go√Īi luego de un incidente en Inglaterra, donde se encontraban en misi√≥n especial, por casarse sin autorizaci√≥n.

Al recordar el incidente, el profesor Arnello releva “que un capit√°n defendiera a un teniente contra un almirante en un tribunal militar era una situaci√≥n muy dif√≠cil, y lo hizo con gran entereza, salvando la carrera de Uribe. Este caso, demostr√≥ su capacidad jur√≠dica, pero sobre todo su defensa del derecho y de la justicia”.

Su an√°lisis de la ley electoral

Su tesis, presentada el 26 de julio de 1876 en la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile con el t√≠tulo “Observaciones a la Lei Electoral Vijente (sic)”, reviste especial inter√©s por el an√°lisis que realiz√≥ del sistema electoral que hab√≠a sido reformado dos a√Īos antes.

Esto, con el objetivo de ampliar el n√ļmero de personas con el derecho a votar mediante la sustituci√≥n de la presunci√≥n de renta para ejercer el voto, por el criterio basado en la capacidad de saber leer y escribir.

Este √ļltimo punto, el capit√°n Prat lo catalogaba en su tesis como “la forma m√°s inteligente y la √ļnica aceptable del sufragio universal”, y que junto a la justicia electoral por jurados, “importaban innovaciones tan trascendentales” que impulsaron a la actividad a partidos pol√≠ticos opositores aletargados y condenados a una “forzosa abstenci√≥n” por las condiciones electorales vigentes.

La ley original, aprobada en 1861, había sido revisada en 1874, realizándose una serie de enmiendas a su funcionamiento que entre otras cosas, abarcaron la creación de un poder electoral que sustituía a los municipios en esas labores, y la prohibición impuesta a la junta receptora para objetar la calidad de electores, con el objetivo de limitar la intervención electoral del gobierno de turno, además de la ampliación de los votantes.

Sin embargo, tras entrar en vigor la reforma, el oficial de la marina asegur√≥ que “se notaron nuevas deficiencias que fue indispensable salvar por medio de otras leyes promulgadas por tel√©grafo. Bajo el imperio de la nueva ley de elecciones y sus complementarias, se han efectuado las elecciones de Congreso y Municipalidades. Este primer ensayo ha venido a manifestar, a la vez que la excelencia de los principios que le sirven de base, la subsistencia de algunos defectos de detalle en su reglamentaci√≥n”, que procedi√≥ a analizar, y proponer soluciones.

De forma cr√≠tica, propositiva y rigurosa, el capit√°n Prat entrega a lo largo de las 35 p√°ginas de su tesis una lectura de la ley y los vac√≠os que ten√≠a, de manera de asegurar que no quedara ninguna duda sobre su aplicaci√≥n, y se respetara el esp√≠ritu de la misma, asegurando que se alcance “el alto objeto a que est√° destinada: ser garant√≠a eficaz de que el resultado de las urnas sea la fiel expresi√≥n de la voluntad nacional”.

Así, sus observaciones incluyen proponer la modificación de la formación del registro de electores, al proceso de nombramiento de las juntas encargadas para evitar la intervención de las autoridades en las elecciones, ajustes a la organización de la junta de mayores contribuyentes -que reemplazaron a los municipios en las tareas electorales-, y a la justicia electoral, entre otros puntos.

Aprobada su tesis ese 26 de julio y aprobado en su examen de licenciatura, recibió el grado de Licenciado en Ciencias Jurídicas con la firma del Rector Ignacio Domeyko.

Cinco días después, se le otorgó el título de abogado en la Corte Suprema, presidida en ese momento por el ex Presidente Manuel Montt.

En ese hito, al entrar, “se saca su espada, se la entrega al ujier, y le dice: ‘esta es la √ļnica vez que entregar√© mi espada’, y entra de uniforme a la sala a jurar desarmado como muestra de respeto”, al deponer las armas ante el Derecho, como relata el profesor Arnello.

Menos de tres a√Īos alcanz√≥ a ejercer el derecho Arturo Prat antes de partir con la Armada de Chile al norte al iniciarse la Guerra del Pac√≠fico, lo que lo llevar√≠a a terminar sus d√≠as en la bah√≠a de Iquique. Un marino at√≠pico, comprometido con la justicia y que en su tesis plasm√≥ para el futuro su compromiso con la democracia y el sufragio universal.

Revisa aquí la tesis completa de Arturo Prat.

Tendencias Ahora