Sociedad
Carnaval de Rio: la disciplina que hay detrás del colorido y brillo de la celebración
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Entre incre√≠bles disfraces, musas con bikinis dorados que se contonean a ritmo de samba y miles de animados bailarines agitando sus caderas sin descanso, lo √ļltimo que uno espera encontrar en el Carnaval de Rio es a un hombre con una camiseta marcada con la palabra “disciplina”.

Pero detrás de los focos, de los suntuosos carros alegóricos y los sensuales bailes, las instrucciones de Paulo Roberto son la razón por la que el Carnaval tiene toda la eficiencia y precisión que parece faltar en otros muchos aspectos de este enorme y convulso país.

Enfundado en su poco glamurosa camisa, Roberto, de 50 a√Īos, es uno de los miembros de la afamada escuela de Salgueiro que se encarga de que los componentes de la comitiva lleguen a tiempo y sepan d√≥nde ir.

YASUYOSHI CHIBA / AFP

YASUYOSHI CHIBA / AFP

“Estamos aqu√≠ para que todo el mundo est√© en su sitio”, explic√≥ mientras la escuela se preparaba el lunes para marchar por los 700 metros del Samb√≥dromo en la segunda noche de los desfiles de la √©lite del Carnaval.

Los integrantes del equipo de disciplina participan del complejo proceso de colocaci√≥n para el recorrido, caminan apresurados mientras los bailarines pasan por el Samb√≥dromo y les ayudan a salir de la Avenida cuando termina el espect√°culo. “Somos como gu√≠as”, afirm√≥.

Con los 3.500 participantes en el desfile de Salgueiro preparándose, muchos de ellos portando cómicos y desgarbados disfraces, seis carros alegóricos que evocaban desde los jardines de Babilonia hasta un palacio y ante 70.000 espectadores, a Roberto le queda mucho trabajo por delante.

CHRISTOPHE SIMON / AFP

CHRISTOPHE SIMON / AFP

Lucha contra el tiempo

La producción de las escuelas de samba es un milagro de organización que convierte a miles de bailarines aficionados con disfraces hechos a mano en un espectáculo equivalente a los que se programan en los grandes teatros y óperas del mundo.

Al contrario de lo que suele ocurrir en Brasil, los desfiles comienzan puntuales y las reglas estipulan que no deben durar m√°s de una hora y veinte minutos exactos. El trabajo, sin embargo, comienza al menos seis meses antes con los ensayos, la recogida de fondos, la elecci√≥n y composici√≥n de la m√ļsica, adem√°s de la confecci√≥n de los elaborados disfraces.

CHRISTOPHE SIMON / AFP

CHRISTOPHE SIMON / AFP

Los peque√Īos e importantes detalles de los que preocuparse son infinitos. Apenas horas antes de salir a desfilar con Salgueiro, Olga Braga, de 53 a√Īos, segu√≠a cosiendo su enorme falda roja y negra. “S√≥lo para reforzarla”, asegur√≥.

Cerca de allí, un grupo de adolescentes baría el piso de los carros alegóricos, mientras hombres con camisas rojas custodiaban la ordenada pila de tambores que usarían más tarde los 300 miembros de la batería.

Espontaneidad estudiada

Una vez comienza el desfile, los miembros de la escuela se enfrentan a un grupo de 40 jueces que, como todo en el mundo de la samba, obedecen a una estricta regulación y deben puntuar hasta diez categorías diferentes.

Bajo este exigente escrutinio, un espacio demasiado grande entre las alas del desfile puede ser una tragedia. Que la bater√≠a pierda el ritmo, a√ļn peor. Hubo a√Īos, incluso, en los que carros aleg√≥ricos resultaron demasiado grandes para circular por el Samb√≥dromo a consecuencia de un mal c√°lculo.

YASUYOSHI CHIBA / AFP

YASUYOSHI CHIBA / AFP

Aunque el momento m√°s complicado es la concentraci√≥n antes del desfile, afirm√≥ Paulo Lapa, de 47 a√Īos, uno de los coordinadores de la escuela de Vila Isabel, que tambi√©n pas√≥ por el Samb√≥dromo el lunes.

“Ah√≠ es cuando es m√°s f√°cil que las cosas salgan mal”, cont√≥ rodeado de una multitud de bailarines que se pon√≠an sus disfraces en la calle.

“Una vez que salimos a la Avenida es casi autom√°tico, porque hemos ensayado mucho”, a√Īadi√≥.

Leonardo Sardou, uno de los directores de los carros aleg√≥ricos de esta escuela, valor√≥ de su lado que la intensa preparaci√≥n -normalmente una vez a la semana durante un periodo de entre seis meses y un a√Īo- es la clave. “Tenemos a casi 5.000 personas involucradas y lo m√°s importante es que todo el mundo tenga el mismo objetivo y nadie haga nada s√≥lo pensado en s√≠ mismo”, explic√≥.

Preguntado sobre el secreto de la maestr√≠a brasile√Īa para el Carnaval, Lapa respondi√≥ sencillamente que lo llevan en la sangre. “Brasil es un pa√≠s con tantos problemas que puede ser dif√≠cil de creer que podamos hacer esto”, afirm√≥. “Pero es nuestra tradici√≥n profunda”, agreg√≥.

GALER√ćA DE IM√ĀGENES | Haz clic para ampliar
Tendencias Ahora