TV y Espect√°culo
El complejo momento que vive Paulina Nin: debe costear medicamentos de 2 millones de pesos
Publicado por: Bernardita Villa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Con una gran entereza la ex conductora de televisión, Paulina Nin de Cardona, está enfrentando el difícil momento de salud y económico que le ha tocado vivir.

As√≠ lo demostr√≥ durante su participaci√≥n en el programa de Canal 13 V√©rtigo, donde revel√≥ la compleja situaci√≥n en la que se encuentra. “En este minuto yo estoy bien. Estoy viviendo con lo justo, como mucha gente en este pa√≠s. Pero s√≠ he estado ‘cagada’ de plata al punto de tener que vender zapatos car√≠simos que ten√≠a y carteras”, reconoci√≥ estoicamente en el espacio conducido por Cecilia Bolocco y Mart√≠n C√°rcamo.

En el episodio emitido este jueves, la ex animadora del TVN, se√Īal√≥ que la mayor√≠a de sus problemas comenzaron luego de una gran estafa de la que fue v√≠ctima por parte de su contador. Posteriormente a eso, no s√≥lo perdi√≥ su casa, sino que tambi√©n se separ√≥ de su marido. “Qued√© absolutamente sola”, se√Īal√≥.

Paralelamente, Nin de Cardona tambi√©n tuvo que hacer frente a la enfermedad de Crohn que la aqueja desde hace varios a√Īos. “Yo tengo una enfermedad cr√≥nica, que no tiene cura y que es car√≠sima. Ruego a Dios todos los d√≠as, por todos los miles de enfermos de este pa√≠s, para que salga la ley Ricarte Soto lo antes posible“, dijo.

En la producci√≥n tambi√©n coment√≥ que para poder sobrevivir requiere de un medicamento que cuesta dos millones de pesos, los cuales ya no le es posible costear por s√≠ sola. “Lleg√≥ un momento en que no pude seguir en la salud privada y ahora estoy en la salud p√ļblica, estoy en Fonasa, y me atiendo en el Hospital Salvador“, explic√≥.

Cada 6 semanas debe asistir hasta el centro asistencia para poder recibir su vital medicina, la cual logra obtener “a veces con la buena voluntad de amigos, a veces con la buena voluntad del hospital”.

A pesar de todo lo que ocurre en su vida, la animadora se√Īala que nunca quiso preocupar a su familia, especialmente cuando su madre estaba viva, por miedo a que algo les pudiese a ocurrir. “Lo he pasado muy mal y creo que a esta altura, cuando tengo 54 a√Īos, creo que es momento de dejar de decirle a la gente que ‘no me afecta’ ‘no me duele’, porque me lo he llorado todo”, reconoci√≥.

Sin embargo, la animadora no teme a la muerte.”Tengo contacto con mi madre, y s√© que la cosa est√° mejor all√° que aqu√≠”.

Puedes revivir el momento aquí

Tendencias Ahora