Notas
Coautor de la investigación sobre células STAP duda de su existencia
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Uno de los investigadores que participó en el estudio de las supuestas células STAP declaró a la prensa que no tiene pruebas de su existencia, acrecentando el escepticismo sobre los resultados de la joven investigadora japonesa Haruko Obokata.

El profesor Teruhiko Wakayama, de la Universidad de Yamanashi, explicó el lunes a la prensa que Obokata no le había presentado muestras que probaran la existencia de las células STAP, las cuales supuestamente vuelven a un estadio casi embrionario gracias a un proceso químico inédito que había inventado la investigadora.

“Todos los resultados de los an√°lisis (realizados con elementos proporcionados por Obokata) van en el sentido de una negaci√≥n de la existencia de las c√©lulas STAP, aunque no puedo decir con absoluta seguridad que no existen”, explic√≥ Wakayama.

El instituto p√ļblico de investigaci√≥n Riken, donde trabaja Obokata, dijo que ha descubierto en el laboratorio de la joven un frasco con la etiqueta “c√©lulas madre embrionarias” que son del mismo tipo que las supuestas STAP entregadas por Obokata a Wakayama.

En el centro de una fuerte polémica desde febrero, la joven Haruko Obokata ha aceptado hace unos días retirar sus dos artículos sobre las células Stap publicados a finales de enero la revista científica británica Nature.

Obokata se√Īal√≥ que hab√≠a logrado crear c√©lulas sin diferenciar, capaces de evolucionar despu√©s para crear diferentes √≥rganos, lo que supon√≠a una revoluci√≥n para la medicina regenerativa.

Desde el momento que se publicaron los artículos en Nature, Wakayama fue el primero en denunciar la presencia de datos inexactos.

Una comisi√≥n de investigaci√≥n del instituto Riken concluy√≥ que Obokata hab√≠a retocado las im√°genes publicadas, pero la interesada manten√≠a que sus experimentos son justos y que las modificaciones de los visuales eran una “error de inmadurez” que no pon√≠a en entredicho sus trabajos.

Pero la comunidad científica tiene cada vez más dudas y espera impaciente que alguien pueda reproducir con éxito sus experimentos.

Tendencias Ahora