La activista de 17 años que da voz a los adolescentes chilenos: Hay una sociedad muy adultocentrista

Creditos: Instagram

Lunes 08 marzo de 2021 | Publicado a las 15:37 · Actualizado a las 15:55

visitas
visitas

Con sólo 17 años, Julieta Martínez tiene una larga trayectoria como activista en temas medioambientales, sociales y feministas. Aún no termina el colegio, pero ha sido embajadora de organizaciones de talla mundial como Ashoka, Fiis y ONU Mujeres, además de creadora de una plataforma global.

Muchos podrían pensar en ella como la “Greta Thunberg chilena”, pero la verdad es que su lucha va más allá, peleando no sólo contra el cambio climático, sino contra la desigualdad en diferentes aspectos.

La primera vez que Julieta salió de la burbuja que era su casa y el colegio fue a los 12 años, cuando sus padres accedieron para ella a una bomba de insulina, que le permitiría tratar la diabetes melitus que sufre desde los tres años y tener una vida más normal.

“Cuando me pasaron la maquina, mis papás me dijeron que la cuidara mucho, pero hubo una frase que me marcó hasta el día de hoy: ‘Cuídala por favor, porque recuerda el tremendo privilegio que tienes al tener acceso a la bomba"”, afirmó la joven en conversación con BioBioChile.

“Fue la primera vez que me cuestioné a mí misma y me pregunté qué es tener un privilegio”, añadió. Luego de eso, comenzó a investigar más sobre el tema y “me encontré con conceptos como desigualdad del sistema de salud, el plan Auge y cómo funciona. Me frustró muchísimo, fue un choque de realidad”, dijo.

Con 12 años, Julieta participó en su primera marcha para exigir que la bomba de insulina entrara al plan Auge y fuera reconocida por la ley Ricarte Soto. “Eso marcó un antes y un después. Poco a poco me dí cuenta que si podía hacerlo con la diabetes, podía hacer con otras cosas también”, relató.

Y ese fue el principio de su carrera como activista.

Algunos años después, la adolescente se convirtió en una de las fundadoras de Tremendas, “una plataforma global, que actualmente está presente en 18 países dentro y fuera de Latam, que trabaja en la visibilización, conexión y todo lo que es potenciar el talento con sentido de niñas, jóvenes y adolescentes”.

Pero ¿qué es el talento con sentido?

“Me refiero a talento con propósito, en el fondo, cómo las niñas ponen sus habilidades y conocimientos al servicio de su comunidad, cómo impactar positivamente a su comunidad, y con comunidad me refiero al barrio, la comuna, el país e incluso el mundo entero”, explicó.

“La idea es estar constantemente actuando local, pero siempre estar pensando global. Seguir avanzando, pero sabiendo también que no estoy sola, que tengo una red de contactos potentes en este espacio, donde puedes encontrar compañeras de distintos países, de distintas partes del mundo que están trabajando constantemente por un futuro sostenible”, añadió.

La base de esta plataforma está en los 17 objetivos de desarrollo sostenibles de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para generar acciones de impacto social, usando sus talentos o habilidades. De hecho, este 8M Tremendas se unió a Dafiti para crear una colección única de poleras ilustradas cuya recaudación de fondos se destinarán en un 100% al colectivo de jóvenes y adolescentes.

Por su parte, Julieta tiene una mirada muy clara de lo que es sostenibilidad y sustentabilidad. Para ella es “lograr erradicar las desigualdades y alcanzar la verdadera igualdad de género, enfrentar la crisis climática, entre otras cosas”.

El futuro

Pero más allá de sus ideales, Julieta sabe que hay un elemento que es vital que requiere la sociedad para conseguir un mundo más justo. “La educación es un pilar fundamental”, aseguró.

“Si llegamos a tener una educación de calidad, podemos mejorar una cantidad de problemáticas gigantescas. Es como un efecto dominó, se soluciona uno y se soluciona otro”, planteó.

A eso sumó la importancia de la representación de los jóvenes en las decisiones. “Creo que hoy en día hay una sociedad muy adultocentrista, falta mucho, y si bien poco a poco se ha trabajado el diálogo, creo que hay que tratar a la juventud como pares y tenerlos presente en el proceso de tomas de decisiones, que puedan alzar la voz y que haya diversidad de voces en la conversación, que no sean sólo de un espacio en particular”, dijo.

Ver los comentarios

Lo último