Artes y Cultura
Gonzalo Rojas y la conmemoración de su Centenario
Publicado por: Max Duhalde
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Ma√Īana se celebra el centenario de Gonzalo Rojas, destacado poeta nacional y exponentes de la poes√≠a hispanoamericana del siglo XX.

La celebraci√≥n de su centenario comenz√≥ hace un a√Īo. En el 2016 diferentes homenajes, charlas y publicaciones en diferentes lugares del mundo, permitieron revivir su figura en torno a la poes√≠a y talento magistral, del tambi√©n acad√©mico y profesor.

Uno de los pa√≠ses que record√≥ el trabajo de Rojas fue Espa√Īa, en las universidades de Salamanca y Alcal√° de Henare, as√≠ como tambi√©n en el Instituto Cervantes, entidad que lo galardon√≥ con el Premio Cervantes en 2003.

Alemania, fue otro de los países que no quizo quedar fuera de la conmemoración a Gonzalo Rojas. En Berlín, a través del Instituto Cervantes, se presentó una antología traducida al alemán. En Frankfurt, se organizó una mesa redonda sobre Gonzalo Rojas y se estrenó un libro que habla de su vida y obra.

Hay que recordar que durante el 2016 Р2017, se realizaron diversas traducciones de sus obras al inglés, francés, alemán, ruso, japonés, sueco, árabe, portugués, y ediciones de antologías en chino e italiano.

Para finalizar este a√Īo de conmemoraciones, ma√Īana, la librer√≠a Gonzalo Rojas realizar√° lectura de los poemas m√°s c√©lebres del literato, adem√°s de una exposici√≥n especial de su vida e hitos que marcaron su carrera.

Contra la Muerte

Me arranco las visiones y me arranco los ojos cada día que pasa.
No quiero ver ¡no puedo! ver morir a los hombres cada día.
Prefiero ser de piedra, estar oscuro,
a soportar el asco de ablandarme por dentro y sonreír
a diestra y siniestra con tal de prosperar en mi negocio.

No tengo otro negocio que estar aquí diciendo la verdad
en mitad de la calle y hacia todos los vientos:
la verdad de estar vivo, √ļnicamente vivo,
con los pies en la tierra y el esqueleto libre en este mundo.

¬ŅQu√© sacamos con eso de saltar hasta el sol con nuestras m√°quinas
a la velocidad del pensamiento, demonios: qué sacamos
con volar m√°s all√° del infinito
si seguimos muriendo sin esperanza alguna de vivir
fuera del tiempo oscuro?

Dios no me sirve. Nadie me sirve para nada.
Pero respiro, y como, y hasta duermo
pensando que me faltan unos diez o veinte a√Īos para irme
de bruces, como todos, a dormir en dos metros de cemento all√° abajo.

No lloro, no me lloro. Todo ha de ser así como ha de ser,
pero no puedo ver cajones y cajones
pasar, pasar, pasar, pasar cada minuto
llenos de algo, rellenos de algo, no puedo ver
todavía caliente la sangre en los cajones.

Toco esta rosa, beso sus pétalos, adoro
la vida, no me canso de amar a las mujeres: me alimento
de abrir el mundo en ellas. Pero todo es in√ļtil,
porque yo mismo soy una cabeza in√ļtil
lista para cortar, pero no entender qué es eso
de esperar otro mundo de este mundo.

Me hablan del Dios o me hablan de la Historia. Me río
de ir a buscar tan lejos la explicación del hambre
que me devora, el hambre de vivir como el sol
en la gracia del aire, eternamente.

Gonzalo Rojas

URL CORTA: http://rbb.cl/iu7c
Tendencias Ahora