Notas


Libertad de expresión versus regulación en la TV Chilena: 4 bullados casos de “censura”

Pedro Ruminot | YouTube
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Presiones políticas, religiosas o, simplemente, contenidos polémicos. Estos motivos han gatillado diversos episodios donde se ha decidido interrumpir la emisión o cuestionar públicamente algunos productos audiovisuales transmitidos en la televisión abierta y por cable de nuestro país, tal como ha ocurrido recientemente con la serie animada South Park.

En Chile el ente encargado de regular los contenidos que se emiten en la TV es el Consejo Nacional de Televisión, y éste toma medidas una vez que ya han sido emitidos.

Tras el incendio de la cárcel de San Miguel, ocurrido en diciembre de 2010, el CNTV decidió sancionar por 200 UTM a cuatro canales de televisión (Mega, Canal 13, Chilevisión y TVN) por “la exhibición de numerosas secuencias truculentas, el sensacionalismo que caracterizó las emisiones y el irrespeto demostrado frente a la dignidad de las personas siniestradas y sus familiares”.

El Club de la Comedia

Sin embargo, el actuar del CNTV no siempre ha sido respaldado por la audiencia, tal como ocurrió con Chilevisión y el programa El Club de la Comedia. El actor Pedro Ruminot encarnaba a una versión desfachatada de Jesús en sketchs marcados por el humor absurdo y la chilenización de personajes bíblicos.

Lo anterior gatilló una denuncia de algunos televidentes y llevó al Consejo a presentar en agosto de 2010 cargos en contra del canal por considerar que ridiculizaba a “una figura estimada divina por los cristianos”. Pero, tres meses más tarde, el organismo desistió de los cargos en forma unánime, luego de la indignación manifestada por quienes apoyaron a los comediantes.

http://youtu.be/e59Cme3GyIw

Un país serio

Aún así, el Consejo Nacional de Televisión no ha sido reconocido sólo por levantar cargos en contra de los programas, sino que también se ha hecho reconocido por financiar programas de calidad. La emisión de Un país serio, realizado por la productora Aplaplac, estaba prevista para el 03 de mayo de 2009 y los ocho capítulos se financiaron con aportes del CNTV y Canal 13. Sin embargo el canal decidió dar pie atrás a la emisión pocas horas antes de su estreno.

No había sido la primera vez que para este programa, que representaba un ácido retrato de los chilenos y sus expresiones de jolgorio, provocara escozor en Inés Matte Urrejola 0848 Anteriormente el canal había postergado la transmisión de la serie documental, lo que le valió sanciones del Consejo. El programa finalmente fue emitido por La Red.

País Serio – Dolor from Aplaplaccl on Vimeo.

Contacto

Uno de los casos más bullados por las implicancias políticas fue el de Contacto y el reportaje dedicado a denunciar las irregularidades cometidas en la entrega de beneficios a 100 mil falsos exonerados políticos.

Canal 13 decidió suspender la emisión del reportaje en 2009 por considerar que existían puntos pendientes en la investigación. El capítulo nuevamente fue incluido en una temporada de Contacto en 2011, sin embargo el canal volvió a postergarlo. La atribución a esta medida fue hecha hacia René Cortázar, presidente del directorio del canal y ex ministro de Transportes y Comunicaciones en el mandato de Michelle Bachelet.

Finalmente el episodio fue transmitido el 04 de octubre del año pasado, generando un remezón político ya que en la denuncia se encontraban involucrados el senador Alejandro Navarro (MAS) junto a Carlos Abel Jarpa (PRSD) y Sergio Ojeda (DC).

Papavilla

No sólo los canales se han visto presionados por los contenidos de su programación. El cableoperador VTR también recibió presiones por la emisión de Papavilla (Popeville), un programa de animación realizado por la BBC de Londres donde se parodia a la curia del Vaticano. En la serie el Papa es un personaje que tiene la edad mental de un niño de cinco años, por lo que debe ser ocultado de las personas y de los medios de comunicación.

En este contexto, el movimiento conservador Muévete Chile se opuso a que MTV siguiera transmitiendo la serie a través de VTR. La empresa señaló que el contrato suscrito por ellos no permitía la modificación de la parrilla programática, por lo que la organización comenzó a presionar a los auspiciadores, provocando que algunos se restaran del auspicio. La audiencia tuvo un repentino interés tras esta polémica, sin embargo la audiencia fue baja y sólo fueron transmitidos ocho de los 10 capítulos de Papavilla.

http://youtu.be/kgdAXTg8jsc

La búsqueda del equilibro entre la libertad de contenidos y lo “políticamente correcto” ha enfrentado a realizadores, autoridades, ejecutivos de los canales de televisión en disputas que, muy probablemente, se sigan viendo en la realidad nacional.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados