Sociedad
Domingo 11 agosto de 2019 | Publicado a las 16:01
"Evangelio de la esposa de Jes√ļs": el papiro milenario que cuestion√≥ a Cristo y termin√≥ siendo falso
visitas

En 2012 comenz√≥ todo. Un papiro milenario, publicado en esa fecha por acad√©micas estadounidenses, puso en jaque todo lo ense√Īado por el cristianismo por cientos de a√Īos. ‚ÄúJes√ļs les dijo: ‚Äėmi esposa‚Äô‚Ķ‚ÄĚ, dice en idioma copto. Esa frase bast√≥ para que comenzara una gran investigaci√≥n.

El escrito, para algunos expertos, suger√≠a que Jes√ļs de Nazaret, el l√≠der del cristianismo, que seg√ļn la Sagrada Biblia es hijo de Dios y muri√≥ crucificado para salvar al mundo de los pecados, tuvo una esposa.

Fueron Karen Leigh King y su colega AnneMarie Luijendijk, de la Escuela de Divinidad de la Universidad de Harvard, quienes dieron a conocer el descubrimiento un 18 de septiembre de 2012, dos milenios despu√©s de la existencia de Cristo. Lo llamaron Evangelio de la esposa de Jes√ļs.

Jes√ļs, nacido en Nazaret, genera discordancia entre las religiones. Mientras que para el cristianismo tiene naturaleza divina, otros credos lo consideran s√≥lo un ser mortal, ya sea un maestro, un profeta o un “iluminado”.

Lo que se sabe de su vida proviene de los evangelios plasmados en las Escrituras, principalmente de los de Mateo, Marcos, Lucas y Juan, aunque tambi√©n existen otros conocidos como ‚Äúap√≥crifos‚ÄĚ, que fueron apartados del libro.

Lo que dec√≠a y la “respuesta” de la Iglesia

El papiro est√° escrito en lengua copta, la √ļltima utilizada por el Antiguo Egipto. En √©l, el autor narra c√≥mo Jes√ļs de Nazaret se refiere a si una disc√≠pulo mujer -posiblemente Mar√≠a Magdalena- ser√≠a digna de serlo, seg√ļn registr√≥ el portal de la BBC.

El medio a√Īade que el texto relata c√≥mo los disc√≠pulos debaten sobre esta disc√≠pulo y su ‚Äúvirtuosidad‚ÄĚ. ‚ÄúJes√ļs, les dijo ‚Äėmi esposa‚Äô (…) Ella puede ser muy disc√≠pula”, consigna el escrito.

La idea caus√≥ impacto. M√°s a√ļn cuando Dan Brown hab√≠a publicado hace menos de 10 a√Īos su novela best seller El C√≥digo Da Vinci, que supon√≠a la existencia de una “compa√Īera” de Cristo e incluso descendencia del l√≠der religioso.

El Vaticano, centro administrativo de la Iglesia Cat√≥lica Apost√≥lica Romana que hasta 2015 congreg√≥ a 1.285 millones de bautizados -casi un 18% de la poblaci√≥n mundial-, no tard√≥ en responder. Gian Maria Vian, editor del diario dependiente del Estado L’Osservatore Romano, escribi√≥ en una editorial que el papiro ‚Äúen cualquier caso, es una falsificaci√≥n‚ÄĚ.

El te√≥logo y profesor de la Universidad de Durham, con diversos estudios sobre el Nuevo Testamento, argument√≥ en la misma l√≠nea que la Iglesia. ‚ÄúEs bastante improbable que sea aut√©ntico‚ÄĚ, dijo a Reuters, a√Īadiendo que podr√≠a tratarse de un escrito falsificado durante el siglo XX o en el comienzo del XXI.

Por otro lado, en 2014, el sacerdote jesuita y director de la revista Mensaje, fundada por el padre Alberto Hurtado, Antonio Delfau, asegur√≥ que el documento ten√≠a poco “valor hist√≥rico”.

‚ÄúQue exista este manuscrito del siglo V donde aparezca un posible matrimonio de Jes√ļs a m√≠ me parece que tiene poco valor real hist√≥rico, pero no por defenderme de forma nerviosa respecto a la posibilidad de que √©ste hubiese sido casado‚ÄĚ, dijo.

Los estudios

Dos a√Īos despu√©s de la revelaci√≥n, estudios de las Universidades de Columbia y Harvard, adem√°s del Massachusetts Institute of Technology, concluyeron que el papiro no era una falsificaci√≥n reciente, sino que databa de entre los siglos VI y IX, consigna la BBC.

‚ÄúTodos estos an√°lisis y el contexto hist√≥rico indican que es pr√°cticamente seguro que este papiro es producto de los cristianos antiguos y no un falso de hoy‚ÄĚ, concluy√≥ el estudio en la revista teol√≥gica de Harvard en 2014.

Estos an√°lisis, seg√ļn inform√≥ el medio, incluyeron pruebas de carbono y un estudio espectrosc√≥pico de la tinta, adem√°s de caligraf√≠a y gram√°tica.

El egipt√≥logo de la Universidad de Brown, Leo Depuyd, tuvo una visi√≥n distinta. Acus√≥ errores gramaticales y que la dataci√≥n respond√≠a s√≥lo a una asimilaci√≥n a papel y tinta antigua. Esto √ļltimo, afirm√≥, es f√°cil de reproducir con cera de vela y aceite.

El reportaje

Un reportaje publicado por The Atlantic mostr√≥ algunas pistas sobre la procedencia del papiro, algo en lo que los expertos a√ļn no hab√≠an indagado.

“Cuando comenc√© a cavar, sin embargo, descubr√≠ m√°s de lo que esperaba: un laberinto de secretos y mentiras que abarcaba desde los distritos industriales de Berl√≠n hasta la escena de los swingers del suroeste de Florida, y desde los pasillos de Harvard y el Vaticano hasta la sede de Alemania Oriental”, escribi√≥ el autor del reportaje, Ariel Sabar.

Y efectivamente, el comunicador se encontr√≥ con toda una historia de enga√Īo. El papiro proven√≠a de un hombre an√≥nimo -m√°s tarde revelar√≠a su nombre- que lo hab√≠a adquirido junto a otros documentos, a trav√©s de una compra en noviembre de 1999.

Su antiguo propietario sería Hans-Ulrich Laukamp, quien los habría obtenido en 1963, en la Alemania Oriental.

Con los seis papiros venían copias de cartas. Una de ellas fue de 1982, supuestamente escrita por Laukamp, en la que se advertía que el escrito podría ser una parte extraviada del Evangelio de Juan.

No obstante, sus familiares admitieron que el hombre ten√≠a la escolaridad m√≠nima en Alemania, por lo que “se echaron a re√≠r” y desmintieron que pudiera haber pensado en que estaba frente a tal descubrimiento.

En otro documento, en manuscrito y sin firma ni fecha, el desconocido se√Īalaba que se tratar√≠a de “el √ļnico ejemplo de un texto en el que Jes√ļs usa el discurso directo con referencia a tener una esposa”.

Todos quienes tenían relación con el papiro habían fallecido, excepto una persona: Walter Fritz. Se trata de un hombre oriundo de Florida, Estados Unidos, que se dedicaba a la industria automotriz y había cursado estudios en Egiptología en la Universidad Libre de Berlín.

En un correo electr√≥nico, reconoci√≥ que “Yo, Walter Fritz, certifico que soy el √ļnico propietario de un fragmento de papiro (…) que fue llamado Evangelio de la esposa de Jes√ļs“.

Fritz, que habr√≠a obtenido los papiros de Laukamp, sospechosamente, el mismo a√Īo que King dio a conocer su descubrimiento inscribi√≥ en la web el dominio gospelofjesuswife.com.

Walter Fritz tiene un historial que lo desacredita. Estudió y abandonó rápidamente Egiptología en la Universidad Libre de Berlín, con lo que obtuvo conocimientos sobre lengua copta. Aunque no reconoció haber falsificado, todo apunta a que lo hizo.

La promesa de Fritz

En la √ļltima reuni√≥n del periodista con Fritz, luego de haber recabado todos los antecedentes anteriores, el hombre realiz√≥ una extra√Īa proposici√≥n. Le pidi√≥ escribir un libro sobre “la historia de Mar√≠a Magdalena” y c√≥mo la Iglesia suprimi√≥ el “elemento femenino”.

“Har√≠a todo el trabajo por ti, y no querr√≠a nada a cambio”, le dijo. “La gente quiere algo que pueda llevar a la cama. Los hechos solos, realmente no importan. Lo que importa es el entretenimiento”, a√Īadi√≥.

Sabar pensó rápidamente en Dan Brown y su éxito, El Código Da Vinci.

Fritz, que quer√≠a tener un bajo perfil en el proyecto, le prometi√≥ vender “un mill√≥n de copias en el primer mes” y que el trabajo en conjunto “realmente podr√≠a hacer una gran diferencia. El costo: ‘inventar muchas cosas"”.

La respuesta del periodista vino de inmediato. “Relato hechos, no ficci√≥n”, le dijo. Y cuando se iba, lo not√≥. Era la misma metodolog√≠a que us√≥ con la doctora King. “Sab√≠a lo suficiente acerca de sus tratos con King y Laukamp para reconocer todos los signos: la solicitud de secreto, la moderaci√≥n estrat√©gica, el uso de otras personas para sus propios fines enigm√°ticos”, escribi√≥ el comunicador.

“Me hab√≠a prometido fama y fortuna. Todo lo que ten√≠a que hacer era bajar la guardia y confiar en √©l con todos los detalles importantes”, sentenci√≥.

La respuesta de King

Tras la investigaci√≥n, la doctora de la Universidad de Harvard sostuvo que “si me preguntan hoy hacia qu√© direcci√≥n me inclino m√°s -hacia un texto antiguo o una falsificaci√≥n moderna ‚Äď sobre la base de esta nueva evidencia, me inclino hacia la falsificaci√≥n moderna‚ÄĚ.

Tendencias Ahora