Sociedad
Viernes 26 octubre de 2018 | Publicado a las 08:29
Pareja de ping√ľinos del mismo sexo incubaron cr√≠a ajena: hoy la cuidan como sus padres
Publicado por: Bernardita Villa La información es de: Agence France-Presse
visitas

Dos ping√ľinos machos que viven en pareja incubaron un huevo y se ocupan de la cr√≠a como padres, anunci√≥ este viernes un zool√≥gico marino australiano.

Estos dos ping√ľinos pap√ļas, llamados Sphen y Magic, “se alternan para ocuparse del peque√Īo”, nacido el 19 de octubre, cont√≥ a la agencia de noticias AFP una responsable del acuario marino de S√≠dney, Tish Hannan.

Los dos ping√ľinos llamaron la atenci√≥n de los guardias del zool√≥gico marino porque estaban siempre juntos. Al ver que hab√≠an preparado un nido con guijarros, el personal decidi√≥ darles un huevo falso.

Lo incubaron, ante lo cual el zoológico optó por proporcionarles uno de verdad, puesto por una hembra.

La pareja cumple con los criterios comunes, explica Hannan, a cargo de esta especie. “Reconocen los gritos y cantos particulares del otro. Solo los ping√ľinos en pareja logran encontrar a su compa√Īero llam√°ndolo cuando est√°n separados”, explica.

Al contrario de lo que ocurre con la mayor√≠a de los mam√≠feros, los ping√ľinos comparten las responsabilidades como padres en estricta igualdad y cada uno le dedica la mitad del tiempo.

 Sea Life
Sea Life

“No existe una gran diferencia en el cuidado de la progenitura entre machos y hembras”, afirm√≥ el especialista. Por lo tanto “es frecuente tener parejas de dos machos o dos hembras que se cortejan o comportan como padres”.

En la naturaleza estas parejas no suelen tener cr√≠as y no duran ya que cada uno de los miembros acaba decant√°ndose por otro compa√Īero.

“Como dimos a Sphen y Magic la posibilidad de una temporada de reproducci√≥n exitosa, es muy probable que vuelvan a estar juntos el a√Īo que viene”, adelanta Hannan.

Este caso ya se dio en otros zool√≥gicos, como en Berl√≠n, donde dos ping√ľinos de Humboldt machos acogieron a una cr√≠a rechazada por sus padres biol√≥gicos.

A finales de los a√Īos 1990, Roy y Silo, dos ping√ľinos yugular machos del zool√≥gico de Nueva York intentaron aparearse. Los guardias los vieron tratando de incubar una piedra y les dieron un huevo del que acab√≥ naciendo una cr√≠a. La hembra nacida de esta uni√≥n, Tango, se emparej√≥ con otra hembra.

Tendencias Ahora