En este contexto de transformación de las formas de trabajo, impulsado por la emergencia sanitaria, el liderazgo dentro de las organizaciones cobra mucha relevancia para el repunte y, en otros casos, sobrevivencia de las empresas en estos tiempos de crisis. De acuerdo con un estudio de Randstad, el 39% de los trabajadores chilenos expresa que ha tenido dificultades para adquirir las habilidades necesarias y adaptarse al home office o teletrabajo.

Para los líderes que tienen a su cargo grupos de personas, les hago un llamado a conocer el estado emocional del equipo. Estamos atravesando una situación compleja, y si hay un personal con niveles altos de estrés, de presión o de tensión, entonces no es el momento de exigir resultados. En otros casos, los superiores “no quieren exigir al equipo porque estamos en pandemia” y los trabajadores reclaman una baja exigencia por parte del líder. Por esto, es fundamental involucrarse con el equipo e identificar hasta dónde pueden tolerar un nivel de tensión.

Estamos viviendo una serie de hechos fácticos que no se pueden cambiar y los equipos necesitan que el líder tenga claridad de estas situaciones. Mantener conversaciones que favorezcan el hacernos cargo de las cosas que sí podemos cambiar, ayudará a guiar a los trabajadores y sostener una identidad de grupo. No sacamos nada con hablar de cuánto tiempo va a durar la pandemia (hecho fáctico); es mejor debatir cómo están las medidas de autocuidado, cómo mejorarlas, qué podemos hacer para conectar mejor con el equipo…

Los líderes deben inspirar propósitos y conectar con los valores que mueven al equipo de trabajo, para obtener información respecto de las fortalezas que han demostrado tener como grupo, cuáles son las virtudes que les han permitido salir de las adversidades, pero también el para qué hacemos lo que hacemos y el sentido que tiene la tarea cotidiana. En este sentido, generar un ambiente contenedor es vital, junto con mantener una autoridad formal clara. Al subir una cumbre con un guía, si viéramos a este temblar de miedo, ¿subirías la cumbre con él? Probablemente no. El líder en estos tiempos requiere de certezas dentro del contexto de incertidumbre.

La situación del mercado laboral es preocupante, y los trabajadores perciben el miedo de sus superiores, lo que podría afectar su motivación y rendimiento. El informe Workmonitor de la consultora Randstad, reveló que un 19% de los consultados aceptaría un aumento de su jornada sin un alza en su paga, lo que demuestra el miedo de la población asalariada a perder su fuente de ingresos. A pesar de que Chile tiene las jornadas laborales más extensas de los países de la Ocde, las personas son conscientes que no es el mejor momento para cambiar de empleo.

Claudia Elizondo
Gerente general de Componente Humano.