Nacional
S√°bado 27 julio de 2019 | Publicado a las 11:09
¬ŅQui√©n est√° detr√°s de los ataques explosivos en Chile?
Por Verónica Reyes
La información es de Agence France-Presse
visitas

Hay muchas preguntas, pero pocas respuestas sobre la autoría de los dos nuevos ataques con explosivos -uno frustrado- que ocurrieron en Santiago, específicamente en la comuna de Huechuraba, el jueves.

Poco después del mediodía, un paquete explosivo -entregado a su destinatario por una funcionaria de correos- estalló al interior de una comisaría, dejando a ocho policías lesionados, uno de ellos está en riesgo de perder un ojo.

Un segundo artefacto fue detectado antes de estallar.

Su destinatario era Rodrigo Hinzpeter, exministro del Interior y Seguridad del primer gobierno de Sebasti√°n Pi√Īera (2010-2014), al frente hoy de uno de los grupos econ√≥micos m√°s importantes del pa√≠s.

Hasta ayer viernes nadie había reivindicado la autoría, aunque las autoridades consideran que los ataques pueden estar vinculados con grupos anarquistas descontentos con el modelo económico neoliberal.

Para el Gobierno de Pi√Īera, se trata de “actos terroristas”.

“Aqu√≠ no puede haber ninguna duda, no puede haber ninguna ventana, porque el enemigo que tenemos al frente es un enemigo cruel, implacable, adem√°s de muy poderoso como lo demostr√≥ ayer”, se√Īal√≥ este viernes el Mandatario, tras visitar el cuartel policial atacado el jueves.

El Ejecutivo activó un comité de emergencia y llamó al Congreso a acelerar la tramitación de una modificación de la Ley Antiterrorista que data desde la época de Augusto Pinochet (1973-1990), promulgada para hacer frente a los grupos insurgentes que luchaban para acabar con el régimen, que dejó miles de muertos y desaparecidos.

Hechos similares, pero con diferencias

Agencia UNO
Agencia UNO

Seg√ļn los expertos, los ataques del jueves presentan diferencias con otros atentados registrados en Santiago en los √ļltimos tiempos.

En enero pasado, un artefacto explosivo estall√≥ en un paradero de autob√ļs de la capital, dejando a dos personas heridas.

En mayo se desactiv√≥ un paquete explosivo enviado al presidente del Metro de Santiago, Louis de Grange, mientras que dos a√Īos antes una carta explosiva estall√≥ al interior de la casa del entonces presidente de la cupr√≠fera estatal Codelco, Oscar Landerretche.

Despu√©s de tres a√Īos la investigaci√≥n sobre el ataque de Landerretche no hay ning√ļn inculpado todav√≠a.

Violencia como forma de “expresarse”

Aunque no han generado v√≠ctimas fatales, estos √ļltimos ataques han puesto en entredicho tanto al sistema de inteligencia chileno como la labor de la polic√≠a, incapaces de identificar a los autores de estas acciones, vinculadas hasta ahora a grupos anarquistas descontentos con el sistema econ√≥mico imperante.

“Evidentemente hay grupos que est√°n utilizando o que creen que la utilizaci√≥n de la violencia es una forma de expresarse”, dijo la experta en materia de seguridad de la Universidad de Santiago, Luc√≠a Dammert.

Pero más que de grupos terroristas organizados -como los que existieron para enfrentar a Pinochet- detrás de estos ataques estarían individuos radicalizados, contrarios al desigual sistema económico del país.

Christian Borcoski | RBB
Christian Borcoski | RBB

“Ac√° no hay grupos. Lo que vamos a encontrar es tal vez algunas redes de gente que comparte su malestar frente al sistema (‚Ķ) y que los comparte en redes formales e informales y que eventualmente alguno de sus miembros entran en un proceso de radicalizaci√≥n”, agreg√≥ Dammert.

Uno de los sectores m√°s agitados es el estudiantil, donde algunos alumnos muy politizados han instalado la violencia en algunos centros del sistema p√ļblico, como el emblem√°tico Instituto Nacional, principal “escal√≥n de la meritocracia chilena”, donde se han registrado enfrentamientos con la polic√≠a y lanzamientos de c√≥cteles molotov que han amenazado con el cierre de la instituci√≥n.

Chile tambi√©n tiene otro foco de violencia en el sur del pa√≠s, con algunos grupos radicales de ind√≠genas mapuches, que reivindican acciones en contra de empresas forestales destinadas a recuperar las tierras que consideran suyas por derechos ancestrales y expulsar a estas compa√Ī√≠as de su territorio.

Tendencias Ahora